negociaciones avanzadas con gmp

La nueva Savills-Aguirre Newman predica con el ejemplo: se muda a la City madrileña

El nuevo gigante de la consultoría inmobiliaria quiere un edificio emblemático para su cuartel general y está en avanzadas conversaciones para instalarse en Azca, el corazón financiero de Madrid

Foto: Foto de familia con los principales responsables de la nueva Savills-Aguirre Newman
Foto de familia con los principales responsables de la nueva Savills-Aguirre Newman

Los gurús del alquiler de oficinas buscan sede. Savills, que el pasado verano acordó la compra de Aguirre Newman por 67 millones de euros, quiere que el nuevo gigante español de la consultoría inmobiliaria predique con el ejemplo y convierta sus futuras oficinas en el mejor escaparate de su saber hacer.

Dicho y hecho, la filial española se ha puesto en marcha para trasladar sus oficinas a uno de los principales rascacielos de la capital, deseo que ha hecho llegar a los principales patrimonialistas del país y que, tras diversas reuniones, puede terminar inclinando la balanza en favor de Azca, el corazón financiero de la capital, según afirman fuentes de mercado. Desde la compañía, han declinado hacer comentarios.

Aunque todas las opciones están todavía abiertas, también es cierto que Savills-Aguirre se encuentra en avanzadas conversaciones con GMP para instalarse en uno de los rascacielos que la inmobiliaria de la familia Montoro posee en la City madrileña: Castellana 81, la famosa torre negra que albergó la sede de BBVA, y Castellana 77, edificio que adquirió hace casi tres años, precisamente, al banco presidido por Francisco González.

El contrato que termine firmándose está llamado a protagonizar una de las operaciones de alquiler de oficinas más significativas del año, y no solo porque sus protagonistas son especialistas en la búsqueda de sedes empresariales, sino también por sus dimensiones, ya que Savills-Aguirre Newman está interesada en hacerse con unos 5.000 metros cuadrados para poder alojar a los cerca de 500 empleados que sumará tras la fusión de las dos firmas.

Una consecuencia directa de esta mudanza será que el actual cuartel general de Aguirre-Newman se quedará vacío. Ubicado en la calle General Lacy, muy cerca de la estación de Atocha, la todavía sede de la consultora española es un antiguo almacén de Tabacalera que la propia firma transformó por completo convirtiéndolo en la mejor tarjeta de presentación de su manera de trabajar, hasta el punto de que le ha valido varios premios nacionales e internacionales.

Hace dos años, este edificio protagonizó una curiosa historia de reventas entre grandes fondos inmobiliarios, ya que en poco tiempo pasó por las manos de tres propietarios distintos.

En el verano de 2015, la gestora de fondos alemana Triuva se la vendió a Ares Management dentro de un paquete formado por 30 edificios de oficinas repartidos por media Europa. El nuevo dueño apenas lo tuvo bajo su control unos meses, ya que rápidamente se lo vendió a la gestora Royal Metropolitan, por unos 21 millones de euros.

Por aquel entonces, el comprador ya tenía conocimiento de que el contrato de alquiler de Aguirre Newman vencía a finales de este año. Savills, por su parte, tiene sus actuales oficinas en el número 45 de José Abascal, en un señorial edificio adquirido por Colonial el pasado ejercicio.

Cuando Savills anunció la compra de Aguirre Newman el pasado verano, ya adelantó que el cierre definitivo de la operación está previsto para el próximo 30 de noviembre, momento a partir del cual se prevé que pueda sellarse también el acuerdo de arrendamiento de la nueva sede. Un cuartel general que, si nada se tuerce hasta entonces, podría situarse en Azca.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios