pallete reúne a botín, fainé, isla, roig y fg

Los seis grandes de la empresa española se citan en Telefónica por el problema catalán

El presidente de la operadora de telecomunicaciones organiza una cena con los máximos responsables de Banco Santander, BBVA, CaixaBank, Inditex y Mercadona

Foto: El presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete. (EFE)
El presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete. (EFE)

Los presidentes del Ibex 35 guardan silencio sobre el impacto que tendría en sus cuentas la independencia de Cataluña de España. Su mutismo, sin embargo, no quiere decir que no les preocupe el órdago separatista. Según han confirmado distintas fuentes, el presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete, organizó días atrás una cena en la que se trató el desafío soberanista con sus homólogos de Banco Santander, BBVA, CaixaBank, Inditex y Mercadona. Un cónclave que recuerda a los que convocaba el desaparecido Consejo Empresarial de la Competitividad (CEC), que dirigía César Alierta y que fue disuelto. Portavoces de la operadora han reconocido que estos encuentros son frecuentes e informales, pero no cuentan siempre con los mismos invitados ni obedecen a un objetivo concreto.

Álvarez-Pallete reunió el pasado 4 de septiembre en la Ciudad de las Telecomunicaciones, sede central de Telefónica, a Ana Botín (Santander), Francisco González (BBVA), Isidre Fainé (CaixaBank), Pablo Isla (Inditex) y Juan Roig (Mercadona), con el fin de repasar la situación general de la economía y la política en España. Un evento restringido para los presidentes de cinco de las empresas más grandes del Ibex 35 y el máximo accionista del mayor grupo de alimentación, cuyo tema central no fue otro que la independencia de Cataluña y la situación política. Una velada, por tanto, que juntó a los máximos responsables de empresas, que suman una capitalización de 327.000 millones si se agregan los 13.000 millones de valor que se otorgan a la empresa valenciana de supermercados.

El presidente del BBVA, Francisco González (d), junto a la presidenta del Santander, Ana Patricia Botín.
El presidente del BBVA, Francisco González (d), junto a la presidenta del Santander, Ana Patricia Botín.

La conclusión, según fuentes conocedoras del encuentro, es que hay pocas posibilidades de que se produzca un referéndum el próximo 1 de octubre con un mínimo de garantías, y que a partir del día siguiente se pasará a un nuevo escenario entre los secesionistas y el Gobierno de Mariano Rajoy, condenados a sentarse a negociar una salida pactada y legal al problema catalán. El análisis de varios de los asistentes es que la Generalitat convocará elecciones autonómicas antes de final de año y que la votación se celebrará entre finales de enero y febrero. Unos comicios de los que saldrá un nuevo Govern con el que se buscará una solución dentro del marco democrático.

En la cena, Álvarez-Pallete y sus invitados también abordaron el impacto que está teniendo esta tensión política en la economía, ante los primeros síntomas de desaceleración registrados este verano y el riesgo de que los grandes inversores institucionales pongan su dinero en países con más estabilidad. Un factor que les preocupa mucho a todos, por la posibilidad de que una pinza entre un PSOE indeciso y la vertiente más extrema de Podemos pudiera desbancar a Mariano Rajoy dada su falta de mayoría en el Parlamento.

El presidente de Inditex, Pablo Isla (d), junto al presidente de Mercadona, Juan Roig. (EFE)
El presidente de Inditex, Pablo Isla (d), junto al presidente de Mercadona, Juan Roig. (EFE)

La reunión de estos cinco presidentes del Ibex 35 más el de Mercadona ha provocado sorpresa en el ámbito empresarial y político. Especialmente, porque en enero de este año se disolvió el Consejo Empresarial de la Competitividad, creado en febrero de 2011 por las 15 mayores corporaciones del país y el Instituto de la Empresa Familiar. Un organismo fomentado y liderado por César Alierta con el fin de ayudar a salir a España de la crisis en un momento en el que existía un riesgo evidente de intervención por parte de las autoridades europeas.

Sin embargo, aquel ‘think tank’, cuyos miembros hicieron varias rondas entre inversores internacionales para defender la salud financiera y el potencial de crecimiento de España, fue identificado por las nuevas fuerzas de la izquierda como un ‘lobby’ vinculado al Gobierno que, por tanto, perdía su razón de ser y su credibilidad como entidad independiente. Pese a su voluntad de ayudar a fomentar la solvencia del país, la dura crisis económica y social y las acusaciones de Pedro Sánchez tras ser destituido como secretario general del PSOE hicieron que sus miembros fueran poco a poco desvinculándose del CEC.

Ausencias muy relevantes

Florentino Pérez, uno de los grandes ausentes. (EFE)
Florentino Pérez, uno de los grandes ausentes. (EFE)

Hasta el punto de que algunos de ellos, como Ignacio Sánchez Galán, rechazaran la propuesta de sustituir a Alierta cuando se acercaba el vencimiento de su mandato. Como no se encontró ningún candidato voluntario, la organización decidió no continuar con sus reuniones con el argumento oficial de que se habían “cumplido los objetivos que motivaron la creación” tras la consolidación de la recuperación económica.

La sorpresa en el mundo empresarial se debe a la ausencia a esa cena de algunos de los apellidos más ilustres de la empresa española, exmiembros del consejo de administración del CEC. Entre ellos, Florentino Pérez, presidente de ACS, José Manuel Entrecanales (Acciona), Rafael del Pino (Ferrovial), Antonio Brufau (Repsol), Dimas Gimeno (El Corte Inglés), Antonio Huertas (Mapfre), Simón Pedro Barceló (Grupo Barceló) y Javier Moll (Prensa Ibérica). Sin embargo, anotan las fuentes, estos encuentros son frecuentes, se abordan distintos temas y cuentan en la mesa con muy diversos comensales según la ocasión.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
17 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios