en la recta final de su venta

Deutsche Bank se enfrenta a un millonario juicio por la fábrica de Cacaolat en Barcelona

En la recta final del proceso de venta de su filial española, la entidad se enfrenta a un juicio por incumplimiento de acuerdo de exclusividad en el que le reclaman más de 70 millones

Foto: Fábrica de Cacaolat en Barcelona. (Google Maps)
Fábrica de Cacaolat en Barcelona. (Google Maps)

Nuevo escollo en el complejo proceso de venta de la filial española de Deutsche Bank. La entidad alemana acaba de ver que el juzgado de instrucción número 60 de Madrid ha admitido a trámite la demanda presentada contra ella por el grupo inversor South Boston, que reclama al banco 3,5 millones por incumplimiento de un acuerdo de exclusividad y hasta 70 millones más por lucro cesante.

En el epicentro de la disputa se encuentra la fábrica de Cacaolat en Barcelona, un solar ubicado en una cotizada zona de la ciudad condal, a pocas manzanas del Parlamento de Cataluña y del Puerto Olímpico, y cuyo propietario, Proactiva BCN La Marina, se encuentra en situación concursal.

Según el auto al que ha tenido acceso este medio, la demanda se dirige tanto contra la unidad española como contra la casa madre en Fráncfort, lo que está dilatando todo el proceso, debido a que se están traduciendo todos los documentos. Desde Deutsche Bank, han declinado hacer comentarios.

Hace tres años, Eneas, firma gestora de South Boston, se acercó a Proactiva para negociar la compra de la planta de Cacaolat que estaba hipotecada en virtud de un préstamo mancomunado por Banco Santander, BBVA y la antigua Caja Madrid, que se lo había traspasado a Sareb, cuyo principal ascendía a 69 millones de euros.

En diciembre de 2014, South Boston adquirió sus dos terceras partes del crédito a Santander y BBVA por 22 millones de euros y entabló negociaciones con Sareb para comprar también su parte. Un año después, la promotora abrió una ronda de negociaciones con diversos bancos para lograr la financiación necesaria para adquirir su parte a la entidad presidida por Jaime Echegoyen, conversaciones en las que participó Deutsche Bank y que incluyeron la firma de un acuerdo de confidencialidad y compromiso de exclusividad.

DB adquirió a Sareb un tercio de la hipoteca que está detrás de este activo a través de Londres, cuando Madrid tenía compromiso de no pujar por él

"Deutsch Bank fue una de las entidades más exigentes en cuanto a solicitud de información y documentación se refiere", afirman los demandantes en su escrito, en el que también se destaca que el compromiso de exclusividad "obliga expresamente a no realizar la operación, o explorar su realización, a través de vehículos distintos del promotor, ya directa, ya indirectamente", incumplimiento que conlleva el pago de 3,5 millones de euros a Eneas.

Este punto es uno de los aspecto críticos de la demanda, ya que tras rechazar conceder la financiación a South Boston, DB se hizo con esta parte del préstamo a través de una operación de su oficina en Londres, compra que realizó a finales de 2016, cuando la promotora española ya había llegado a un acuerdo con Sareb para cerrar la operación por 10 millones de euros.

La privilegiada ubicación de la fábrica, cerca del puerto y del Parlament.
La privilegiada ubicación de la fábrica, cerca del puerto y del Parlament.

"La noticia de la compra del crédito supuso un tremendo impacto para la actora, pues resultaba difícil entender cómo una entidad de —supuesta— reputación como Deutsche Bank podía haber adquirido el crédito, cuando lo tenía, como hemos expuesto, contractualmente prohibido directa o indirectamente en virtud del acuerdo de exclusividad", destaca el escrito.

La posibilidad de poder ejecutar este préstamo en breve, unida a las ofertas de compra en firme que ya tenía South Boston de empresas como Construcciones Amenabar y Comsa, por hasta 63 millones de euros, así como el plan de negocio ya existente para promover vivienda ella misma en estos terrenos, han llevado a South Boston a reservarse también el derecho a reclamar lucro cesante a partir de un informe pericial encargado a IPF.

Según señala la promotora en su escrito de demanda, la decisión de solicitar medidas cautelares dependerá de la evolución del proceso de venta de la filial española, y dichas medidas "irían encaminadas a evitar que se perjudicara la presente reclamación económica dirigida contra Deutsche Bank". Consultado por este medio, un portavoz de South Bank reconoció estar trabajando ya en esta línea y que el informe pericial eleva hasta los 70 millones el lucro cesante que tratarán de salvaguardar con las cautelares.

Esta cifra representa entre el 10% y el 17% de la horquilla de precios en que se está valorando la venta de la unidad española, traspaso por el que DB está pidiendo unos 700 millones, y por el que ha recibido algunas ofertas de 400 millones.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios