Sacyr aprovecha el calentón inmobiliario para sanear Vallehermoso e intentar venderla
  1. Empresas
negocia con la banca liquidar la deuda

Sacyr aprovecha el calentón inmobiliario para sanear Vallehermoso e intentar venderla

El grupo de infraestructuras negocia con los acreedores de Vallehermoso liquidar la mayoría de su deuda este mismo año, para poder así vender los restos del otrora gigante promotor

Foto: Junta general de accionistas de Sacyr.
Junta general de accionistas de Sacyr.

El desatado apetito de fondos internacionales por el mercado inmobiliario español ha llevado a Sacyr a redoblar las negociaciones con las entidades acreedoras de su filial promotora, Vallehermoso, para acelerar la liquidación de pasivos y poder traspasar así los últimos restos de esta compañía, que apenas es una sombra de lo que fue, pero que sigue teniendo una marca reconocida en el mercado.

Esta es, precisamente, la carta que quiere jugar Sacyr: aprovechar el apetito de grandes inversores extranjeros para ofrecerles una plataforma con amplia experiencia en el mercado promotor nacional y un nombre familiar para los compradores. Pero, antes de llegar a este punto, necesita terminar de sanear financieramente el grupo.

La propia compañía presidida por Manuel Manrique reconoce en sus cuentas del primer semestre que en la primera mitad de este año “se ha avanzado en las negociaciones con las entidades financieras acreedoras, para reducir la deuda durante el presente ejercicio de forma significativa”. Vallehermoso cerró 2016 con unos compromisos financieros de 30 millones de euros, cifra similar a la arrojada el ejercicio anterior, pero consiguió rebajar sus números rojos de 32,5 millones a 7 millones de euros.

Foto: sacyr-vende-activos-inmobiliarios-de-vallehermoso-a-sareb-por-409-millones

Fuentes conocedoras aseguran que Sacyr confía en poder liquidar el pasivo de su filial en el plazo de un año para así poder vender la compañía en este mismo horizonte temporal. No obstante, actualmente no existe ningún mandato formal de venta ni proceso organizado, ya que los esfuerzos están centrados en lograr primero un acuerdo con la banca.

Los activos actuales de Vallehermoso están valorados en 135 millones de euros, según la última tasación realizada por Gesvalt al cierre de 2016. De esta cantidad, 129,9 millones corresponden a suelos y 5,1 millones a producto terminado e inversiones inmobiliarias. Estas cifras distan mucho de los 7.000 millones en activos que llegó a tener bajo su paraguas la compañía antes de la burbuja, un horizonte ya muy lejano y del que apenas quedan los restos tras siete años consecutivos en pérdidas.

El grupo afirma estar en avanzadas conversaciones con la banca para sellar, este mismo año, una fuerte reducción de deuda de su filial promotora

De hecho, en febrero de 2015, Sacyr se vio obligada a salir al rescate de su filial, cuando le inyectó 248,4 millones de euros para reestablecer el equilibrio patrimonial, ya que la promotora había cerrado el ejercicio anterior al borde de la quiebra, con un patrimonio neto que era inferior a la mitad de la cifra de su capital social.

Desde entonces, no obstante, Vallehermoso ha logrado que sus bancos acreedores acepten quitas en las ventas que va realizando para poder acelerar el desagüe del activo terminado, al tiempo que han ido sellando daciones en pago para dar salida también a suelos, estrategia que Sacyr confía en poder redoblar este ejercicio para terminar de sanear la compañía y venderla.

Liquidación por capítulos

Fue en 2013, en los peores momentos de crisis financiera e inmobiliaria, cuando el grupo de infraestructuras decidió desconsolidar su filial promotora y contabilizarla como activo disponible para la venta, movimiento que junto a la venta de Testa y las operaciones con derivados realizadas sobre su participación del 8% en Repsol ha permitido al grupo reducir su deuda en más del 75% en los últimos cinco años, hasta situarla en 2.986 millones a cierre del pasado junio.

Un año después, a finales de 2014, Sacyr traspasó a Sareb 1.000 millones de euros en activos de Vallehermoso en dos operaciones consecutivas que supusieron la práctica liquidación del grupo. Con la venta de Testa a Merlin, la promotora también consiguió transferir un equipo de profesionales que han terminaron formando parte del equipo inicial de Aedas, la promotora creada por Castlelake con el asesoramiento del equipo de Ismael Clemente.

Desde entonces, Sacyr mantiene a Vallehermoso como activo disponible para la venta, operación que nunca termina de cerrar, pero que en los próximos meses confía en poder cristalizar si las nueva ronda de conversaciones con sus entidades financieras rinde los frutos esperados.

Noticias de Sacyr Vallehermoso Mercado inmobiliario Inversores Venta Banca Manuel Manrique Sareb
El redactor recomienda