una realidad incómoda para los bufetes

Maternidad, prejuicios y cuotas: ¿por qué hay tan pocas socias en los despachos?

Un reciente 'ranking' publicado por 'Iberian Lawyer' revela que solo el 16% de los socios en los despachos de abogados son mujeres. Hace tres años, esa cifra era el 14%

Foto: Imagen: iStock.
Imagen: iStock.

El número de socias en los principales despachos de abogados de España crece, pero no lo suficiente. Es una de las conclusiones de la publicación 'Iberian Lawyer', que recientemente ha publicado el 'ranking' de los bufetes más relevantes del sector junto con el número de socias que tienen en proporción.

De acuerdo con la citada publicación, solo uno de cada seis socios es mujer. En términos generales, solo el 16% son mujeres. Hace tres años, eran el 14%. Pese a ello, cada vez más despachos cuentan con políticas específicas para reducir estas diferencias e incluso personas dedicadas a promover la igualdad de género en el seno de la empresa, según destaca 'Iberian Lawyer'.

Por segunda vez consecutiva, Baker & McKenzie es el despacho que en proporción tiene un mayor número de socias. "Desde 2012, hemos adoptado una política de género específicamente diseñada para fomentar la contratación, la retención y las oportunidades de carrera profesional de las mujeres", explican desde la firma a este diario.

Cada vez más despachos cuentan con políticas específicas para reducir estas diferencias e incluso personas dedicadas a promover la igualdad interna

El bufete internacional ha establecido como objetivos a conseguir un 40% de socias locales, un 30% de directoras y que un 30% de puestos de liderazgo sea ocupado por mujeres.

Una estrategia que casa con la opinión de Alejandro Kress, socio director de la empresa de 'headhunting' legal SSQ, quien cree que las firmas internacionales están más concienciadas que las españolas en buscar ese equilibrio.

Para Kress, el bajo número de socias responde a una variedad de razones, siendo la conciliación una de las más relevantes. "Muchas abogadas priorizan la vida familiar sobre la profesional y eso hace difícil la carrera para socio, que requiere largas jornadas y una agenda poco previsible, al servicio de los clientes", señala a este diario.

Sobre las maratonianas jornadas de trabajo, también tiene una opinión Lidia Zommer, socia directora de la agencia de 'marketing' legal Mirada360: "La dedicación actual en los despachos de abogados es inconciliable con tiempo para una vida personal razonable: exige jornadas larguísimas de lunes a viernes y renuncia frecuente a fines de semana", explica a este diario. "Esta circunstancia imposibilita el progreso del profesional excelente, más allá de sus resultados, si no renuncia a su vida personal".

Para esta abogada, la explicación a ese 16% de socias radica en el "prejuicio sobre la preferencia [que puede a la postre ser real o solo presunta] por parte de las mujeres de un plan de vida incompatible con esa dedicación, un plan de vida que incluya el tiempo para dedicar a la familia: como si ese fuera el tipo de plan de vida que eligen las mujeres y solo las mujeres".

Por su parte, el directivo señala que a la hora de reclutar abogadas experimentadas, muchas manifiestan que no son promocionadas a socias por ser mujeres y/o por tener hijos. "Son tiempos nuevos, pero en un despacho si eres socio [de cuota], no eres empleado de la firma y, por muchos intentos por fomentar la conciliación, tendrás que estar al servicio de tus clientes", apunta Kress. "Y eso en el sector legal significa estar disponible 24 horas, fines de semana incluidos". Pese a todo, el directivo destaca cómo ya hay mujeres al timón de varias firmas de primer nivel como DLA Piper (Pilar Menor), Ashurst (María José Menéndez), Watson Farley Williams (María Pilar García) o Jones Day (Mercedes Fernández), por poner unos ejemplos.

"El prejuicio es asumir, sin preguntar, que las mujeres privilegiarán la conciliación ante la disponibilidad sin límite que exige la abogacía", añade Zommer. "No se les pregunta a las mujeres cuál es su opción, se presume que, llegado el momento de la maternidad, optarán por limitar su horario de trabajo". Para esta abogada, es fundamental que la conciliación se entienda como una demanda generalizada, "no únicamente de las mujeres".

Sobre los sistemas de cuotas, el cazatalentos cree que "la discriminación positiva es un error" y que hay que elegir al mejor para cada puesto, algo de lo que discrepa Zommer: "Creo que es un mal no solo necesario, sino imprescindible. La efectividad de las cuotas es evidente: la sociedad actual es fruto de siglos y siglos de cuota masculina".

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios