sale a la venta sidecu por unos 200 millones

El ‘outsider’ del capital riesgo se hace de oro con la cadena de gimnasios Supera

Fernando Chinchaurreta, exdirectivo de Portobello e Ibersuizas, pone a la venta Sidecu, que gestiona casi 40 centros deportivos y por la que pide unos 200 millones

Foto: Foto: Centros Supera.
Foto: Centros Supera.

La nueva industria del deporte y el bienestar va a protagonizar una de las operaciones con mayor rentabilidad que se recuerdan en el mundo del capital riesgo. Fernando Chinchurreta, el inversor que se fue de Portobello y que se enfrentó a varias de las familias más ricas de España, ha decidido poner a la venta Sidecu, la compañía con base en A Coruña que gestiona cerca de 40 gimnasios bajo la marca Supera. La operación, encargada al banco de negocios Greenhill, se valora en cerca de 200 millones de euros.

Si Chinchurreta, que tiene alrededor del 40% del capital con su familia, y el resto de socios, entre los que se encontraba una filial del Pastor (ahora Banco Popular), consiguen un comprador, la transacción pondrá de manifiesto la buena forma en la que se encuentran el capital riesgo y las inversiones en el deporte. Porque el exdirectivo de Portobello, la mayor firma de capital riesgo de España en la actualidad, adquirió una participación mayoritaria junto a la entidad financiera gallega en 2008 por 66 millones cuando Sidecu estuvo a punto de pasar a manos de Corpfin Capital.

Estas sociedad tenía un acuerdo con los accionistas minoritarios, que controlaban el 35% del capital, pero a última hora Chinchurreta y el Banco Pastor movieron ficha y tomaron la mayoría. Aquel regate acabó en un litigio entre el inversor y Corpfin Capital, el segundo de relevancia del exbanquero de inversión de JP Morgan y socio de Ibersuizas entre 1997 y 2010. Ese año, los socios de esta firma de capital riesgo rompieron con sus partícipes, entre los que se encontraban la familia García Baquero o Fernando Martín, el dueño de Martinsa Fadesa y presidente interino del Real Madrid. El enfrentamiento cayó de su parte y de sus colegas, que montaron Portobello con 450 millones bajo gestión.

Fernando Chinchurreta. (Portobello Capital)
Fernando Chinchurreta. (Portobello Capital)

Chinchurreta abandonó Portobello a finales de 2015 y ahora está a punto de cerrar una de las operaciones más exitosas del mercado del capital riesgo. Según fuentes financieras, la valoración que exigen los propietarios de Supera ronda los 200 millones, por lo que multiplicarán por cerca de tres veces la inversión inicial. Una transacción que va a llevar a cabo después de que en 2015 comprasen por 6,3 millones el 49% de una filial que estaba en manos de bancos como Ibercaja, CaixaBank, Kutxabank, BBVA, Sabadell y Mare Nostrum. Esta subsidiaria era dueña de cinco gimnasios de una red total del grupo de 40.

Los interesados tienen que dirigirse a Greenhill, el banco de negocios estadounidense que esta primavera fichó a parte del equipo de fusiones y adquisiciones de BBVA, Javier González y Carlos Gómez de la Rubia, para liderar su oficina en España. Fuentes financieras han indicado que la valoración que piden Chinchurreta y ahora Banco Santander es muy agresiva, pero en línea con la última transacción que se hizo en la industria del deporte cuando Torreal y Mutua Madrileña tomaron la mayoría de Ingesport.

El fondo de Juan Abelló y de la aseguradora adquirió el 80% de esta sociedad que opera 40 gimnasios municipales en régimen de concesión bajo la marca Go Fit por una cifra próxima a los 250 millones. La operación, adelantada por El Confidencial en diciembre de 2015, se firmó finalmente en abril de 2016 tras recibir la autorización de competencia y puso en valor competidores similares como Supera. El vendedor fue precisamente Corpfin Capital, que tras no poder adquirir Sidecu, se hizo con Go Fit ante los problemas financieros del Ayuntamiento de Madrid y de otras capitales de provincia de España.

La valoración que exigen los propietarios de Supera ronda los 200 millones, por lo que multiplicarán por cerca de tres veces la inversión inicial

Fuentes del sector indican que entre los compradores van a estar firmas del sector de capital riesgo que han estado analizando recientes operaciones, pero que se quedaron fuera de la fase final. Entre otras, destacan Advent, Permira, Apax y Carlyle. En principio, Abelló y Mutua Madrileña no tienen previsto pujar por uno de sus competidores, según indican fuentes próximas a Ingesport. Otros interesados pueden ser Viva Gym, una cadena 'low cost' apoyada por el fondo Bridges Ventures, Forus, controlada desde 2014 por Baring Private Equity Parntres, o Enjoy Wellness, participada mayoritariamente por el fondo Espiga Capital.

El auge de la inversión del capital riesgo en la industria del deporte y el bienestar también se ha extendido por Europa y Estados Unidos, donde en los últimos dos años se han registrado grandes transacciones, como la adquisición de Total Fitness en Reino Unido, o la compra de numerosas cadenas de yoga al otro lado del Atlántico. Se estima que el negocio de los gimnasios mueve cerca de 3.000 millones en España.

El anterior precedente en este sector fue la compra de la cadena de lujo Holmes Place en 2006 por parte de Mercapital y N+1 (ahora Alantra) a Permira y Bridgepoint por 110 millones de euros. La inversión, realizada en los meses previos al estallido de la crisis, acabó en manos de los bancos acreedores —Espirito Santo, Abanca y BBVA—, que en 2012 se la revendieron a la familia Fisher, los fundadores.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios