Operación Chamartin: Operación Chamartín: cronología de 25 años de trabas y negociaciones. Noticias de Empresas
principio de acuerdo

'Operación Chamartín': cronología de 25 años de trabas y negociaciones

Desde que se gestó la idea en 1991, los desencuentros y los bloqueos han sido los protagonistas del desarrollo del proyecto urbanístico estrella en Madrid

Foto: Operación Chamartín
Operación Chamartín

La 'Operación Chamartín' entra este jueves en una nueva fase, después de que el Ayuntamiento de Madrid y el Ministerio de Fomento hayan logrado un acuerdo para desbloquear el proyecto inmobiliario más esperado de la ciudad, que lleva sobre la mesa de negociación casi un cuarto de siglo. Si bien todavía falta mucho tiempo para que se convierta en una realidad, el ahora llamado 'Madrid, Nuevo Norte' dará cabida a unas 11.000 viviendas, menos de las prometidas inicialmente, aunque su desarrollo queda supeditado a la aprobación definitiva del proyecto, que podría culminar a finales de 2018.

El camino para llegar a este punto ha sido largo y durante los últimos años el proyecto se ha enfrentado tanto a la oposición por parte de miembros del PP durante el período del Madrid de Ana Botella, fiel defensora del proyecto, como al de la actual alcaldesa, Manuela Carmena, que el año pasado anunció una propuesta para sustituir a la 'Operación Chamartín' con la que buscaba reducir a la mitad el área urbanizable y restringiendo el número de viviendas construibles.

Imagen del desarrollo de la 'Operación Chamartín'
Imagen del desarrollo de la 'Operación Chamartín'

1993: Arranca el proyecto

La 'Operación Chamartín' inicial fue ideada en 1991 por el entonces presidente del Gobierno, Felipe González, acompañado de Joaquín Leguina al mando de la Comunidad de Madrid y de Agustín Rodríguez Sahagún como alcalde de la capital. No recibió el pistoletazo de salida hasta dos años después, cuando Renfe, organismo dependiente del entonces ministro de Fomento Josep Borrell, adjudicó a Argentaria (actual BBVA) el desarrollo urbanístico de Chamartín.

Durante 15 años, los antiguos propietarios del suelo, expropiados por el Estado para la construcción del ferrocarril, pelearon en los tribunales para recuperar sus terrenos después de que Renfe decidiera cambiar su uso. No obstante, en 2012 el Tribunal Supremo confirmó que no procedía la reversión de los territorios al no estar desafectados del objeto para el que fueron expropiados.

2004: El atentado del 11-M, golpe a la historia

El 11 de marzo de 2004, el día que tuvo lugar el mayor atentado de la historia de España, en el que perdieron la vida 190 personas y cerca de 2.000 resultaron heridas, era el mismo día en que estaba previsto que el Partido Popular, entonces en el Gobierno, aprobara el lanzamiento de la operación. Con el Ministerio de Fomento, la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento de la capital gobernados por los 'populares', nada hacía pensar que el proyecto urbanístico no fuera a seguir adelante. Salvo un atentado de estas características.

Y después del duro golpe, José Luis Rodríguez Zapatero llegó al Gobierno, tirando por tierra las esperanzas para avanzar en el proyecto al comenzar a mostrar el Ejecutivo del socialista su disconformidad con algunos aspectos de la 'Operación Chamartín'.

2008: Estalla la crisis

Si bien el Gobierno de Rodríguez Zapatero logró un acuerdo parcial entre Fomento y Duch —ahora Distrito Castellana Norte (DNC), la sociedad conjunta entre BBVA y Grupo San José, promotora del proyecto— que permitió firmar un Convenio para la Gestión y Ejecución del Plan en diciembre de 2008. Pero este mismo año estalló la crisis económica, la mayor que se recuerda desde la Segunda Guerra Mundial, y que afectó con especial dureza a los sectores bancario e inmobiliario.

En este contexto, la entonces presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, había aprobado una limitación de cuatro alturas que provocó que se necesitara un Plan Parcial de Reforma Interior y que no se firmó hasta 2011, continuando así con el retraso del desarrollo.

Manuela Carmena, alcaldesa de Madrid (EFE)
Manuela Carmena, alcaldesa de Madrid (EFE)

2015: Resurrección y 'huracán Carmena'

A principios de año, los 'populares' Ana Pastor, en Fomento; Ignacio González, en la Comunidad; y Ana Botella, en el Ayuntamiento capitalino, anunciaron junto al presidente de BBVA, Francisco González, la que entonces se creía la 'luz verde' definitiva al desarrollo del plan. No obstante, las elecciones municipales le quitaron la Alcaldía a Botella para colocar a una Manuela Carmena que ya se había mostrado reacia a la 'Operación Chamartín' original. Y a pesar de la presión recibida por parte del directyor del área inmobiliaria de BBVA, Antonio Béjar, la entonces alcaldesa saliente tuvo que despedirse de un proyecto del que había tratado de convencer a los detractores dentro de su propio partido.

Carmena presentó su propia propuesta sin contar con Fomento, Comunidad y BBVA, necesarias para que el proyecto tenga viabilidad

El presidente de BBVA avisó entonces a Carmena, a la que advirtió de que paralizar el proyecto urbanístico supondría la privación de los 120.000 puestos de trabajo que se estima que irán asociados al desarrollo y de más riqueza "para todos", no sólo para los directamente implicados. No obstante, la alcaldesa se comprometió a estudiar el plan con su equipo de Gobierno. Así lo hizo y, meses después, tras un breve revuelo provocado por la ausencia, inicial y después rectificada, del promotor del proyecto, DCN —controlada por BBVA— en la mesa convocada por el Ayuntamiento para debatir la Prolongación de la Castellana, el proyecto siguió su rumbo adelante.

Pero en el camino, Carmena presentó su propia propuesta para reducir el ámbito de actuación del proyecto, acompañada de la promesa de no levantar rascacielos. Propuesta que lanzó sin contar con Fomento, Comunidad y BBVA, entidades necesarias para que la propuesta tuviera algún tipo de viabilidad. Fomento amenazó con exigir 700 millones si el Ayuntamiento tumbaba la operación, y la Comunidad llegó a presentar un recurso contencioso-administativo contra el acuerdo con el que el Ayuntamiento anulaba el plan original y lo sustituía "de manera unilateral" por el plan 'Madrid, Puerta Norte'.

2016: Bloqueo, desbloqueo y acuerdo inicial

Ante esta situación y en un nuevo intento por poner fin al bloqueo de la operación, la alcaldesa estableció una comisión en la que estuvieran representadas todas las partes, de Fomento a la comunidad de propietarios, pasando por la Comunidad, el Ayuntamiento, Adif y DCN. En febrero Carmena y la entidad promotora acercaron posturas y comenzaron a redactar un principio de acuerdo que tenía previsto desbloquear el proyecto, inicialmente, en 2016.

Tras la llegada de Íñigo de la Serna a la cartera de Fomento, el Gobierno optó por enterrar las armas y buscar el consenso con el Ayuntamiento de Madrid, al mismo tiempo que lo hizo DCN a finales de año, que accedió a prorrogar otros dos años el convenio que le confiere los derechos de promoción del ámbito, y el Ayuntamiento de Madrid, que aceptó diseñar un nuevo plan, diferente al ya planteado con 'Madrid, Puerta Norte'.

2017: Principio del final

Los seis meses de negociaciones dieron su fruto y el pasado mes de junio se firmó el principio del acuerdo de cara al plan definitivo de la ansiada 'Operación Chamartín', con la cesión al consistorio del liderazgo del plan —que dejará de ser una iniciativa privada para ser pública— como una de las claves del mismo.

Y, por fin, la 'luz verde' definitiva, la noche del 25 de julio, con el respaldo de los tres grupos de la oposición en el Ayuntamiento, PSOE, PP y Ciudadanos.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios