rechaza darle la autorización administrativa

Feijóo bloquea a Villar Mir (Ferroglobe) la venta sus centrales hidráulicas gallegas

La Xunta, en conflicto con la familia, ha denegado la autorización obligatoria para poder vender sus centrales hidráulicas al fondo canadiense Brookfield por 255 millones

Foto: Fábrica de Ferroglobe en Cee. (Foto: Ferrogloble)
Fábrica de Ferroglobe en Cee. (Foto: Ferrogloble)

Malas noticias para el Grupo Villar Mir y, especialmente, para Ferroglobe. La filial británica del 'holding' español, presidida por Javier López Madrid, ha recibido el rechazo de la Xunta de Galicia a la venta de sus plantas hidráulicas, operación que el 'holding' había cerrado el pasado mes de febrero con el fondo canadiense Brookfield por 255 millones de euros. La promesa de la familia de poner en marcha unas inversiones millonarias para calmar los ánimos de los trabajadores y de Alberto Núñez Feijóo en la región no han servido de mucho.

Así lo ha reconocido Ferroglobe en un comunicado a sus accionistas, en el que asegura que no ha conseguido la necesaria aprobación regulatoria de la Entidade Pública Empresarial Augas de Galicia, el administrador hidráulico de la comunidad autónoma española. Esta era una de las condiciones 'sine qua non' para poder traspasar sus plantas a Brookfield, por lo que la operación queda ahora anulada. La compañía cotizada en el Nasdaq asegura que “explorará todas las opciones, incluidas alternativas para obtener el visto bueno oficial, para captar todo el valor de estos activos”.

Entre los activos que Grupo Villar Mir ha vendido en los últimos 12 meses, destaca el edificio de oficinas Torre Espacio

Las 12 plantas hidroeléctricas que Ferroglobe pretendía vender, incluidas la de Aragón, la convertían en el primer productor independiente de energía de este tipo en España. Las instalaciones suman una potencia instalada de 209 MW y son capaces de generar unos 650 millones de kilovatios a la hora (KWh).

La negativa de la Xunta de Galicia es un varapalo para Ferroglobe y para Grupo Villar Mir, que había descontado obtener un ingreso neto de unos 165 millones de dólares, cerca de 150 millones de euros al cambio actual. Un dinero que la matriz y la filial habían descontado, fundamental para hacer frente al elevado endeudamiento de ambas. Esta era una más de las numerosas operaciones llevadas a cabo para ajustar sus obligaciones con los acreedores, que les han obligado a desinversiones para reducir la deuda.

Entre los activos que Grupo Villar Mir ha vendido en los últimos 12 meses destaca el edificio de oficinas —Torre Espacio— que tenía en Madrid, uno de los cuatro rascacielos del norte del paseo de la Castellana por el que sacó 558 millones de euros. Además, traspasó una participación significativa de su proyecto inmobiliario de lujo Canalejas a Mohari Limited, sociedad controlada por el empresario israelí Mark Scheinberg, fundador de Poker Stars, por otros 225 millones.

Juan Miguel Villar Mir (i) y Juan Villar-Mir de Fuentes. (Reuters)
Juan Miguel Villar Mir (i) y Juan Villar-Mir de Fuentes. (Reuters)

La familia también se ha desprendido de su paquete en Abertis, de la que llegó a tener el 15%, y del que contaba en Inmobiliaria Colonial, de la que fue el mayor accionista con el 24% del capital en sus manos. También ha traspasado sus activos hoteleros en México por unos 200 millones y ha intentado deshacerse de su negocio de concesiones en Latinoamérica. Sin embargo, como le ha pasado con las centrales hidráulicas, la operación tampoco ha llegado a cerrarse, en este caso por falta de compradores.

Grupo Villar Mir perdió 596,6 millones de euros en 2016, frente al beneficio de 60,2 millones que logró un año antes, según las cuentas de la compañía, cuyas principales participadas cerraron el ejercicio con números rojos. En especial, OHL, cuyas minusvalías ascendieron a 432 millones. Los ingresos del grupo bajaron el 11%, hasta los 6.445,8 millones de euros, y el resultado bruto de explotación (ebitda) descendió el 82% y se situó en 198,5 millones.

En sus cuentas, Villar Mir explica que 2016 fue un año muy desafiante para el grupo porque, por primera vez en su historia, todas sus principales empresas presentaron "resultados mucho peores" de lo esperado. Así, OHL presentó resultados "muy negativos" tras sanear sus cuentas por valor de 670 millones para compensar proyectos fallidos, lo que para el grupo Villar Mir, que tiene el 54,4% a través de la Inmobiliaria Espacio, conllevó pérdidas de 224,6 millones de euros, frente al beneficio de 32,7 millones de 2015.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios