PHI INDUSTRIAL RECHAZA COMPRAR LA JUGUETERA

Imaginarium se queda sin PHI industrial, su salvador, y se acerca a la quiebra

PHI Industrial ha rechazado inyectar dinero en la empresa juguetera, que actualmente está en causa de disolución y no dispone de liquidez para comprar productos

Foto: Una tienda de Imaginarium. (EFE)
Una tienda de Imaginarium. (EFE)

Imaginarium va a necesitar mucha imaginación para evitar el cierre tras la retirada de la oferta que PHI Industrial había hecho a Félix Tena, su mayor accionista. Según han confirmado fuentes próximas a las conversaciones, el fondo de capital riesgo ha decidido no continuar con las negociaciones para inyectar dinero en la compañía zaragozana y sacarla de su actual situación de liquidación. La juguetera necesita dinero inminente para poder comprar productos de cara a la próxima campaña de Navidad.

Las mismas fuentes señalan que la complejidad de las cuentas de Imaginarium, la postura inflexible de Tena, que quiere seguir mandando en la compañía, y la poca flexibilidad de los bancos a aceptar una quita relevante de la deuda han llevado a PHI Industrial a rehusar adquirir la empresa, que en mayo reconoció estar al borde de la quiebra técnica. La solución para salir de esta situación solo pasaba, y sigue pasando, por una aportación de fondos nuevos, pero los inversores que han sondeado su adquisición —Sherpa Capital también ha analizado la transacción— han rechazado entrar en su capital. La juguetera no tiene capacidad para hacer frente a la deuda contraída con CaixaBank, Sabadell, Bankinter, BBVA y Santander.

La oferta de PHI Industrial, que en enero sacó de un apuro similar a Lladró, permitió al dueño de Imaginarium ganar tiempo para evitar someter a la junta general de accionistas la necesidad de realizar una ampliación de capital de, al menos, cinco millones de euros para restituir el patrimonio y salir del actual estado de causa de disolución. “Habida cuenta de que las pérdidas acumuladas han dejado reducido el patrimonio neto por debajo de su capital social, la sociedad debe adoptar las medidas necesarias para restablecer su equilibrio patrimonial o, en su defecto, promover su disolución”, rezaba el primer punto del orden del día de la junta.

Félix Tena. (Reuters)
Félix Tena. (Reuters)

Tena esgrimió el pasado 19 de junio que Imaginarium había recibido el interés de diversos inversores y que contaba desde tres días antes con una oferta vinculante por parte de un inversor interesado en aportar recursos suficientes para subsanar la situación patrimonial y financiera, así como para acometer su plan de negocio. El inversor era PHI Industrial, cuya propuesta dependía de que previamente se alcance un acuerdo con los bancos acreedores para alargar el vencimiento de la deuda.

Pero CaixaBank, como banco agente, y el resto de entidades acreedoras, asesoradas por Deloitte, no han aceptado la propuesta del fondo liderado por Alexander Wit. La clave de las negociaciones era que los tenedores de la deuda aceptasen una quita sobre los 40 millones de euros que debe Imaginarium, cuya generación de 'cash flow' hace imposible cumplir con sus obligaciones. De hecho, la compañía, que ha llegado a tener ebitda negativo en momentos puntuales, ya no pudo atender el pago de los préstamos, pese a que fueron refinanciados hace menos de dos años.

PHI Industrial había pedido a CaixaBank, Sabadell, Santander, BBVA y Bankinter —que aplican una quita “significativa” a la deuda financiera— reestructurar el pasivo resultante y mantener abiertas las actuales líneas de financiación del circulante. Su propuesta contaba “con el visto bueno del consejo de la sociedad”, es decir, de Félix Tena, que perdería la mayoría de control de la cadena de juguetes, pero finalmente tampoco se han puesto de acuerdo.

El verdadero problema es que los productos no se venden, además de errores graves como la expansión a Rusia e Italia

El presidente y fundador había mostrado su confianza en la entrada inminente de PHI Industrial para aportar el capital suficiente. “No solo para solventar la actual situación financiera y patrimonial, sino para asegurar el futuro y poder acometer con éxito el plan de negocio de la compañía, permitiendo a Imaginarium recuperar la posición que ha tenido y merece en el mercado”, aseguró en un comunicado hace casi dos meses. Un tiempo vital para Imaginarium, que necesita liquidez inmediata para poder encargar los juguetes que vende en la campaña de Navidad, un periodo en el que se juega el 70% de su ebitda.

Lo cierto es que Tena lleva más de un año negociando con distintos potenciales compradores sin que hasta la fecha ninguno se haya comprometido a inyectar capital. Según algunos de los que han visto los números de Imaginarium, además de los gruesos errores estratégicos, como su expansión por Rusia e Italia, el verdadero problema es que los productos no se venden.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios