Acciona negocia comprar las redes de Isolux, que vende terrenos para pagar nóminas
  1. Empresas
la división de transporte y distribución

Acciona negocia comprar las redes de Isolux, que vende terrenos para pagar nóminas

La constructora de la familia Entrecanales ha mantenido conversaciones para adquirir la división de Transporte y Distribución de la compañía en concurso de acreedores

placeholder Foto: Fotografía cedida por Acciona de su presidente, José Manuel Entrecanales. (EFE)
Fotografía cedida por Acciona de su presidente, José Manuel Entrecanales. (EFE)

Isolux puede tener a las puertas de su concurso de acreedores a un competidor que salve al menos parte de los activos y de la plantilla. Según han confirmado hasta tres fuentes próximas al proceso, Acciona ha estado negociando la compra de la división de Distribución y Transporte, que engloba las concesiones de líneas de transmisión que la compañía de ingeniería tiene en Brasil, Argentina, Estados Unidos y África. Mientras tanto, el nuevo consejo de administración negocia la venta de unos terrenos en San Sebastián de los Reyes y en Estepona para poder pagar las nóminas.

El grupo que preside José Manuel Entrecanales, que ha declinado hacer ningún comentario sobre esta información, es uno de los que se han postulado en las últimas semanas para comprar parte de los negocios que aún se pueden salvar de Isolux. Así lo han asegurado desde la propia empresa presidida hasta el pasado 4 de julio por Nemesio Fernández Cuesta y lo han corroborado otras fuentes involucradas en el fallido intento de rescate de la multinacional participada por CaixaBank, Bankia, Santander, Sabadell y Goldman Sachs, entre otros bancos.

Las conversaciones con Acciona han sido mantenidas por Alantra y Rothschild, los dos bancos asesores contratados por Isolux para encontrar uno o varios compradores para sus diferentes divisiones, como la de ingeniería o EPC, los 'parkings' y las concesiones de infraestructuras. Al tanto de las negociaciones también han estado Alvarez & Marsal, la firma de consultoría que preparó el nuevo plan estratégico, distintos bufetes de abogados y todo el consejo de administración de Isolux, entre los que se encontraban exbanqueros de BBVA —Francisco Rey— y Merrill Lynch, como Cristina García-Peri, actual directora general de Hispania Activos Inmobiliarios, así como Ana Plaza, secretaria general de CEOE.

Según distintas fuentes, Acciona ha preferido esperar a que Isolux entrase finalmente en concurso de acreedores para tratar de cerrar con el nuevo administrador la compra de los 10.000 kilómetros de líneas de trasmisión que la compañía ahora quebrada tenía entre Argentina, Brasil, Estados Unidos y África. Una estrategia que persigue simplificar el complejo mapa organizativo que el grupo creado por Luis Delso tenía en determinados países, difícil de entender incluso para los propios exadministradores, que tardaron más de tres meses en aprobar las cuentas de 2016.

Acciona no es la primera constructora que intenta comprar este negocio de Isolux. Ferrovial ya estuvo en conversaciones avanzadas durante el pasado año. En concreto, el grupo controlado por parte de la familia Del Pino quiso adquirir dos de las 10 líneas de transmisión que la multinacional en manos de la banca tenía en Brasil. Una operación que ascendía a una inversión aproximada de 200 millones, pero que finalmente se frustró en febrero de este año cuando la Agencia Nacional de la Energía Eléctrica (ANEEL) del país latinoamericano le expropió las concesiones por incumplimiento de contrato.

Anteriormente, Ferrovial había querido adquirir toda la división, que también tiene activos en México, India, Qatar, Angola, Mauritania, Marruecos, Mozambique, Argelia, Kenia, Gabón y Guinea Ecuatorial. Los Del Pino negociaron la compra por unos 500 millones de euros, pero las conversaciones no llegaron a buen puerto. Como tampoco las que Isolux mantuvo con el fondo canadiense Brookfield, que se retiró a última hora por la citada complejidad de la estructura accionarial de los negocios y la diferencia de la valoración. Si Acciona culminase la compra de esta división, Isolux podría salvar unos 400 de los 1.000 empleos viables del grupo.

Mientras tanto, la compañía está intentando vender dos terrenos que tenía a través de su área inmobiliaria para poder hacer frente a las nóminas de los casi 4.000 trabajadores que aún mantiene en España y en más de una veintena de países en el extranjero. Desde el pasado mes de marzo, la plantilla cobraba a final de mes gracias a los préstamos puente que estaban concediendo tanto CaixaBank como Bankia. Pero ninguno de los dos bancos tiene ya más obligaciones legales ni morales para seguir abriendo el grifo tras otorgarle créditos por cerca de 25 millones que no recuperarán.

Según distintas fuentes, Isolux dispone de unos suelos en San Sebastián de los Reyes, en el norte de Madrid, y en Estepona (Málaga) que ha puesto en el mercado para intentar obtener liquidez urgente y poder hacer frente a los sueldos de julio, incluida la paga extraordinaria de verano. 'Peccata minuta', según explican fuentes internas de Isolux, porque el valor de estos activos daría para hacer frente a una mensualidad y poco más.

Noticias de Acciona Luis Delso Concurso de acreedores José Manuel Entrecanales Noticias de Isolux Nemesio Fernández-Cuesta Transporte
El redactor recomienda