El fondo Sherpa intenta frenar la venta de Imtech a ACS y pone en jaque 1.100 empleos
  1. Empresas
concurso de acreedores

El fondo Sherpa intenta frenar la venta de Imtech a ACS y pone en jaque 1.100 empleos

El fondo ha solicitado al juez concursal que paralice la adjudicación, retraso que pone en juego el futuro inmediato de la empresa, que ya está teniendo problemas para pagar la extra de verano

placeholder Foto: La venta del negocio industrial de Imtech permitirá salvar cerca de 1.100 empleos.
La venta del negocio industrial de Imtech permitirá salvar cerca de 1.100 empleos.

Pocos días después de que la administración concursal de Imtech hiciera un informe favorable a la oferta presentada por Masa, una filial de Grupo ACS, para hacerse con la división industrial, los otros dos candidatos a comprar la empresa, el fondo oportunista Sherpa Capital y el consorcio formado por Ditecsa y Dominion, han presentado alegaciones contra esta decisión y han solicitado al juez de lo mercantil no respaldar la propuesta de los administradores concursales.

En concreto, el fondo dirigido por Eduardo Navarro, que cuenta con un derecho preferente de tanteo, defiende que la adquisición de Imtech por parte de ACS debe ser sometida al dictamen de la CNMC —Comisión Nacional del Mercado de Valores—, y solicita al juzgado en su escrito "dejar en suspenso la tramitación de la venta" de la concursada hasta que se aclaren las alegaciones presentadas.

El fondo, que podría desbancar a Masa ejerciendo su derecho preferente de tanteo mejorando su oferta, ha pedido dejar en suspenso la adjudicación

Esta dilación pone en jaque unos 1.100 puestos de trabajo de la división de industria, ya que Imtech se encuentra en una situación muy delicada e, incluso, está negociando un aplazamiento de parte de la extra de verano, ante la falta de recursos para hacer frente al pago en fecha. Fuentes próximas a Sherpa rechazan que sus alegaciones supongan, obligatoriamente, dilatar todo el proceso y aseguran que si el juez considera que la oferta de Masa es correcta y no requiere pasar por la CNMC, en el plazo de tres días decidirá si ejecuta, o no, su derecho de tanteo.

Imtech fue adquirida por Springwater a finales de 2015 y en poco más de un año, el pasado enero, se declaró en concurso de acreedores. Posteriormente, la firma de asesoramiento de Martin Gruschka concedió a Sherpa Capital una exclusiva para negociar la compra de Imtech, privilegio al que se opusieron la dirección y la administración concursal de la compañía, por considerar que era más beneficioso abrir un proceso competitivo. Esa oposición recibió finalmente el respaldo del juzgado encargado del caso, pero concediendo al fondo un derecho preferente de tanteo.

Tres ofertas diferentes

A mediados de junio, se abrieron los sobres de las dos únicas ofertas que accedieron a pujar por Imtech: la presentada por Masa, que incluye el pago de 2,1 millones en efectivo y el mantenimiento de unos 1.100 empleos, excluyendo la unidad de negocio de Tenerife, y la de Dominion-Ditecsa, que se compromete a garantizar un número similar de puestos de trabajo, incluyendo la isla, pero solo aporta 800.000 euros. La propuesta de Sherpa asciende a 700.000 euros y 675 empleos, incluido Tenerife.

La administración concursal se ha manifestado contraria a la oferta de Dominion-Ditecsa por haberse presentado con un día de retraso, sin los avales y garantías requeridos, y con peores condiciones económicas. A pesar de ello, junto con Masa, contó con unos días para ajustar su propuesta, mejoras que se conocieron el pasado viernes, según las fuentes consultadas.

La compañía se encuentra en una situación crítica y necesita urgentemente un comprador, ya que está teniendo problemas para pagar la extra de verano

Aquí entra en juego otro de los puntos recogidos por Sherpa en sus alegaciones. El fondo sostiene que este periodo adicional se concedió para aclarar las propuestas, no para mejorarlas, como sostiene que ha hecho Masa, punto sobre el que también deberá pronunciarse el juez, cuyo fallo podría retrasarse hasta mediados de este mes.

Otro interrogante que queda por dilucidar es si, como defiende Sherpa, la filial de ACS necesita contar con el dictamen de Competencia, el magistrado deberá decidir si espera hasta conocer el pronunciamiento, o considera que al tener este condicionante la oferta debe ser retirada, como sostiene el fondo en sus alegaciones. La otra opción es que respalde la opinión de los administradores concursales y adjudica la empresa a la filial de ACS.

Masa cuenta con el respaldo mayoritario de los representantes de los trabajadores, hasta el punto de que tanto UGT como CCOO han realizado sus propias valoraciones de las tres ofertas y han remitido al juzgado y a la administración concursal sendos escritos defendiendo su respaldo a ACS, "por considerar que la misma es la que más garantía ofrece como proyecto industrial de futuro".

Imtech es una de las empresas que compraron la firma de asesoramiento Springwater a finales de 2015. En un año, fue declarada en concurso

Más allá de las ofertas en efectivo y del empleo que cada concurrente se ha comprometido a mantener, los administradores han analizado las propuestas teniendo en cuenta otros aspectos, como la fiabilidad del plan de integración y desarrollo tras la compra y la valoración de los ahorros en indemnizaciones que depende no solo del número de trabajadores salvados, sino también de las características de sus contratos de trabajo en lo relativo a antigüedad, tipo (fijo o temporal), posibles condiciones de subrogación asociadas a convenios provinciales...

Con todos estos elementos, el informe de los administradores concursales considera que la valoración neta de la oferta de Masa es superior a la de Sherpa en unos cinco millones, cálculos que también han sido rebatidos por Sherpa en sus alegaciones.

La filial de ACS, si resulta adjudicataria, está dispuesta a adelantar hasta 2,5 millones para garantizar las necesidades fundamentales de financiación, según afirman fuentes conocedoras, que ven en esta propuesta un auténtico balón de oxígeno que garantiza la viabilidad inmediata del grupo. Además, una rápida venta del grueso de la división industrial a Masa agilizaría la apertura de otro proceso de venta solo sobre la unidad de Tenerife, en la que ya han mostrado interés varios industriales y que cuenta con unos 40 trabajadores.

Springwater Concurso de acreedores Sherpa Capital CNMC Ingeniería
El redactor recomienda