un contrato valorado en 300 millones de euros

Choque entre Boeing y Airbus por fallos en la producción de piezas de motores en Cádiz

La multinacional aeronáutica europea tendrá que pagar una multa millonaria al gigante estadounidense tras los problemas en los capós ('fan cowls') del avión 737MAX

Foto: Un avión Boeing 737MAX, tras completar su producción en Seattle. (Reuters)
Un avión Boeing 737MAX, tras completar su producción en Seattle. (Reuters)

Airbus Space & Defence tendrá que pagar una multa millonaria a Boeing por fallos en la producción de los capós (‘fan cowls’) de los motores del Boeing 737MAX. El contrato está valorado en más de 300 millones de euros. Los 'fan cowls' se producen en la factoría de Airbus CBC (Centro Bahía de Cádiz). CBC es el administrador único mundial de las piezas. Este programa aeronáutico no ha conseguido entrar en la senda de los beneficios.

Diversas fuentes del sector aeronáutico confirmaron a El Confidencial que en el CBC, para producir las piezas de un modo más rápido, se había acortado el plazo para que estuvieran listas para su entrega a Boeing. Lo que se produjo fue un aumento al doble de la temperatura del ciclo de estufado de los componentes, lo que supuso el desprendimiento de toda la protección de la fibra del vidrio en vuelo. La situación ha provocado la devolución de 60 aviones, esto es, 240 capós.

El responsable de la factoría portuense es Prudencio Escamilla, que también formó parte del equipo del centro de entregas del A400M, el programa estrella de la aeronáutica europea, plagado de problemas y sobrecostes, con 7.000 millones de euros en pérdidas, como reconoció la compañía el pasado mes de abril. La relación de Escamilla con Airbus (antes CASA) se remonta a hace más de 30 años.

“‎No vamos a hacer ningún comentario sobre temas contractuales con nuestros proveedores”, destacó a El Confiencial un portavoz oficial de Boeing. Otro representante de Airbus en España también calcó idéntica respuesta a la pregunta formulada por este diario en relación a los problemas surgidos en el CBC. Boeing quiso precisar que la producción y las entregas de los 737MAX continuaban “de acuerdo a los planes previstos”. El 737MAX es el competidor directo del modelo A320-neo que fabrica Airbus y que, de hecho, también se produce en la misma planta de Puerto Real. Boeing planea trasladar la carga de trabajo del CBC Cádiz a Asia por falta de confianza en la planta gaditana.

El ‘cortijo’ del CBC

Fuentes del sector aeronáutico de Andalucía confirmaron que en el centro de Cádiz “se estaban echando muchas horas extra sin cobrar”. “Aquello es un cortijo”, resaltaron estas fuentes, “la cadena de suministro está soportando las pérdidas del programa”. El absentismo laboral en el CBC está aumentando “debido a la presión de la producción para recuperar el retraso en la entrega”.

Los problemas en la factoría andaluza han coincidido con una suspensión temporal de los vuelos de los Boeing 737MAX debida a problemas con el motor, que hacen conjuntamente General Electric (Alemania) y Safran (Francia). “No hay problemas de seguridad para los viajeros, porque no hay aerolíneas que estén volando, pero podría significar una interrupción costosa si el problema persiste”, según informó Reuters.

En Airbus existe gran preocupación por estos problemas. Por el efecto arrastre en la industria aeronáutica andaluza, por unos precios cada más ajustados y con más presión para que las entregas lleguen a tiempo. “Los proveedores están cada vez más asfixiados”, indicaron a El Confidencial fuentes internas del gigante europeo.

“Podría ocurrir que este fallo tan importante de calidad se convierta en un punto negativo para que Airbus asigne a otras factorías de Europa otros programas que nos ayudarían a seguir con la línea de trabajo”, insistieron estas mismas fuentes.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios