Suspende las licencias de obra

Carmena vuelve a paralizar Valdebebas y deja en el aire el futuro de miles de viviendas

En contra de lo que dijo hace ocho meses, el Ayuntamiento de Madrid ha vuelto a paralizar la concesión de licencias de obra hasta que se resuelvan las disputas judiciales en marcha

Foto: Desarrollo urbanístico de Valdebebas.
Desarrollo urbanístico de Valdebebas.

Por segunda vez en menos de un año, el Ayuntamiento de Madrid ha decidido suspender la concesión de licencias de obra en el ámbito de Valdebebas, el desarrollo residencial en marcha más importante del norte de la capital, y también el más codiciado por los promotores inmobiliarios, cuyo renovado interés por la vivienda en España ha disparado el precio de estos solares.

Con esta decisión, el consistorio dirigido por Manuela Carmena ha dejado en el aire el arranque de las obras de cerca de 1.000 viviendas, según las estimaciones realizadas por la Junta de Compensación, además de situar en el limbo a otros 3.400 hogares que prevén levantarse en las 47 parcelas todavía pendientes de desarrollo.

Desde la Concejalía de Desarrollo Urbano Sostenible, han reconocido la suspensión en la concesión de licencias, a la espera de conocer el fallo del Supremo respecto al Plan Especial del ámbito. Este se conocerá en las próximas semanas, ya que actualmente se está redactando la sentencia, y se teme que confirme la nulidad dictada en marzo del año pasado por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM).

Precisamente, fue este pronunciamiento el que llevó al Juzgado de lo Contencioso-administrativo número 24 a declarar también nulo el Proyecto de Reparcelación Económica apenas un mes después, en abril de 2016, fallo que fue refrendado por el TSJM hace mes y medio, y que ha desencadenado la paralización de las obras.

No obstante, el criterio ahora aplicado contrasta con el defendido el pasado octubre por el consistorio. Entonces ya se sabía que sendos procesos podían seguir arrojando sentencias en contra, a pesar de lo cual los servicios jurídicos del ayuntamiento respaldaron volver a conceder licencias de obra en todo el ámbito, con la única excepción de la pastilla comercial.

Su decisión se basó en la sentencia del Tribunal Supremo de septiembre de 2016, que confirmaba la legalidad del plan urbanístico de Madrid, y que abría la puerta a poder hacer legalizables las obras aunque los procesos en curso respecto al Plan Especial y al Plan de Reparcelación se siguieran fallando en contra, como está ocurriendo.

En el entorno de los afectados por este cambio de criterio del consistorio, se sospecha que el ayuntamiento, en su decisión de hace ocho meses, no había contemplado la posibilidad de que los tribunales atacaran también a este ámbito por otro frente: las licencias de primer ocupación. El TSJM ya ha declarado nulas tres de ellas, poniendo así la espada de Damocles sobre las 61 promociones que contaban ya con este permiso del consistorio y que suman 4.434 hogares, amenaza que parece estar detrás del cambio de criterio del equipo de Carmena.

La decisión del consistorio de congelar las obras no cuenta con el respaldo de la Junta de Valdebebas, que además de advertir sobre el impacto económico de esta decisión, recuerda que este fallo no es firme, y que el Plan General avalado por el Supremo ya contiene la ordenación pormenorizada de Valdebebas.

Suma y sigue, porque también está pendiente de resolverse el futuro del área conocida como pastilla comercial, superficie que inicialmente iba a acoger el mayor centro comercial de Europa, pero donde posteriormente se decidió construir un colegio, un millar de viviendas, oficinas y un centro comercial más pequeño.

Los propietarios de los terrenos de esta zona llevan un año negociando con el ayuntamiento una solución, especialmente el colectivo más débil, los 65 cooperativistas de Valdecam, que se encuentran en una situación agónica.

Sin embargo, a la luz de los últimos acontecimientos, todo parece indicar que el consistorio esperará a conocer la decisión del Supremo respecto al Plan Especial y, si como se espera, refrenda la nulidad, el ámbito estará abocado a volver al modelo originario, sustituir la actual reparcelación económica por otra y, después, hacer la modificación del Plan General que permita transformar la pastilla comercial.

Como señala uno de los afectados: "Esto es una especie de cortocircuito general".

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios