CVC cancela la salida a bolsa de Lecta y deja en el aire el futuro de 3.300 personas
  1. Empresas
por falta de demanda en la OPS de Torraspapel

CVC cancela la salida a bolsa de Lecta y deja en el aire el futuro de 3.300 personas

El fondo de capital riesgo ha decidido suspender a última hora la oferta de acciones de la antigua Torraspapel, que arrastra pérdidas y un endeudamiento muy alto

placeholder Foto: Foto: Lecta.
Foto: Lecta.

CVC Capital Partner ha decidido suspender la oferta pública de suscripción (OPS) de Lecta, la antigua Torraspapel. El fondo de capital riesgo ha optado por cancelar la salida a bolsa de la compañía papelera por la falta de demanda registrada en el periodo de colocación entre inversores institucionales. Una decisión imprevista, por una parte, dado los contactos previos llevados a cabo por UBS y Credit Suisse, y esperada, por otra, debido al escaso número de empresas del sector que han conseguido dar el salto al parqué en Europa en los últimos años.

Concretamente, ninguna en las últimas tres décadas, según indican fuentes financieras especializadas en este tipo de operaciones. Un dato más que contundente por el que competidores de Lecta y bancos de inversión españoles e internacionales se vieron sorprendidos cuando CVC Capital Partners anunció la intención de colocar en el mercado una compañía que adquirió en 1999 y en la que arrastraba fuertes pérdidas. Fue un anuncio que se produjo después de dos intentos fallidos de venta a compañías del sector o a otros fondos de capital riesgo, como adelantó El Confidencial en diciembre de 2016.

Teniendo en cuenta que el plazo medio de inversión en el sector del capital riesgo oscila entre los cinco y los siete años, los 18 años que el fondo liderado en España por Javier de Jaime lleva invertidos en Torraspapel era un tiempo excepcionalmente amplio al que quería dar carpetazo en el primer semestre de 2017. Como es habitual, CVC controla Lecta desde una sociedad domiciliada en el Gran Ducado de Luxemburgo con el fin de rebajar el pago de impuestos, una estructura basada en un 'holding' que también ha costado entender a los inversores.

La intención del fondo británico era que Lecta debutase en bolsa la próxima semana tras un proceso de 'book building' o colocación entre fondos de inversión, de pensiones y aseguradoras para tratar de conseguir 315 millones de euros mediante una OPS o ampliación de capital. Pero el interés de los inversores institucionales ha sido tan paupérrimo que Credit Suisse y UBS, los dos bancos coordinadores, han acordado con Rothschild, el banco asesor de CVC, aplazar la salida a los mercados de capitales. Todo un palo para estos tres bancos de inversión, que llevaban cerca de nueve meses buscando cómo vender la papelera.

Con esta oferta de acciones, los propietarios de la antigua Torraspapel querían captar el dinero suficiente para amortizar parcialmente los 600 millones de deuda que tiene en bonos corporativos. Su previsión era liquidar el 100% de esta emisión en 2022 por 225 millones y otros 131,2 millones de otra colocación de títulos que vence en 2023 (por valor de 375 millones). El objetivo era adecuar su estructura de capital respecto a su pasivo, ya que al cierre de 2016 la ratio entre el beneficio operativo o ebitda —125 millones— y la deuda superaba las cinco veces.

Un futuro incierto

Una equivalencia muy alta, prácticamente el doble de la media europea y muy por encima de la que tienen otras compañías españolas del sector cotizadas, como Miquel y Costas, Iberpapel, Ence y Europac. La suspensión de la OPS deja en el aire el futuro de Lecta, a la que Credit Suisse, UBS y Rothschild habían otorgado una valoración próxima a los 800 millones una vez realizada la salida a bolsa. Una tasación “disparatada”, según fuentes de una firma de capital riesgo que hace poco más de un año estuvo negociando adquirir la compañía por un euro más la deuda.

La compañía, que da empleo a 3.300 personas, ha registrado pérdidas durante muchos años. La última vez que obtuvo beneficios fue en 2011, cuando ganó 23,8 millones. Pero en 2016 se anotó números rojos por 11,7 millones. El ebitda había conseguido remontar paulatinamente gracias sobre todo a los planes de ajustes llevados a cabo por el consejero delegado, Eduardo Querol, que puso en marcha despidos para 600 personas y exigentes recortes salariales.

CVC, uno de los fondos de capital riesgo internacionales con éxito en España, tras las ventas de Quirón, Abertis y R Cable, entre otras, acumula una serie de inversiones con resultados discretos, Entre ellas, la propia Lecta, por la que en 1999 pagó 312 millones y asumió otros 264 de deuda, Cortefiel y Deoleo.

CVC Credit Suisse Torras Papel Cortefiel Salidas a bolsa
El redactor recomienda