Procedentes de los créditos fiscales

Santander puede reclamar a Hacienda 610 millones en efectivo por comprar el Popular

Sería la parte correspondiente a los créditos fiscales que se pueden solicitar en líquido por las pérdidas incurridas por la entidad. Santander no ha querido confirmar si lo hará

Foto: La presidenta del Banco Santander, Ana Botín. (EFE)
La presidenta del Banco Santander, Ana Botín. (EFE)

El Banco Santander podrá reclamar, en los 25 primeros días de julio, 610 millones en efectivo ante la Agencia Tributaria por la compra del Banco Popular. Es consecuencia de la pérdida de miles de millones que sufrió la entidad en el año 2016, que permite activar una cláusula especial en el impuesto de sociedades. Esto significa que cuando los nuevos administradores del Popular (el equipo de Santander) presenten la autoliquidación del tributo correspondiente al último ejercicio, tendrán la posibilidad de solicitar esta cuantía que el Estado tendría que abonar en efectivo. El Santander no ha querido confirmar ni desmentir si ejecutará esta opción.

El artículo 130 del impuesto de sociedades recoge las situaciones en las que una entidad puede convertir un crédito fiscal garantizado (DTA, por sus siglas en inglés) en un “crédito exigible frente a la Administración tributaria”. Existen dos escenarios en que se puede solicitar esta conversión. El primero es cuando se liquida una compañía, ya que en ese momento dejaría de existir y, por lo tanto, si Hacienda no se lo pagara en efectivo, el activo se perdería para siempre. Este no es el caso del Popular, ya que la entidad no ha sido liquidada, sino resuelta por la Junta Única de Resolución (JUR).

Eduardo SegoviaEduardo Segovia

El segundo caso sí afecta al Popular, ya que determina que se puede exigir la devolución de los activos en el caso de que “el contribuyente registre pérdidas contables en sus cuentas anuales, auditadas y aprobadas por el órgano correspondiente”. El banco registró unas pérdidas en 2016 que superaron los 3.400 millones de euros tras reformular sus cuentas, y este hecho es el que permite al Popular, ahora como filial del Santander, solicitar a Hacienda el reintegro de los créditos fiscales monetizables.

Para calcular la cuantía exacta que el Popular puede reclamar a Hacienda, hay dos pasos. El primero es el porcentaje de las pérdidas sobre los fondos propios (capital y reservas) de la entidad. En este caso, sus pérdidas de 3.400 millones representan el 30% de sus fondos propios. Una vez obtenido este porcentaje, se aplica al total de créditos fiscales monetizables para obtener la cuantía exacta que puede solicitar. Popular tenía un volumen de DTA monetizables por valor de 2.036 millones al cierre del ejercicio, por lo que podrá solicitar esos 610 millones de euros a la Agencia Tributaria.

Popular registró unas pérdidas en 2016 que superaron los 3.400 millones, lo que permite ahora reclamar una parte de sus DTA garantizados

Este periódico ha confirmado con diversos inspectores de Hacienda que no hay ninguna excepción en la normativa que impida al Santander solicitar estos créditos a la AEAT. Además, la autoliquidación del impuesto se presenta con el Popular como entidad independiente, ya que así lo era en 2016. Aunque ahora será el Santander quien se beneficie de esos ingresos en caja si los pide finalmente. La entidad cántabra no ha querido comentar si lo hará, pero sí ha confirmado públicamente que no generará más DTA con el saneamiento que tenga que hacer este año del balance del Popular.

El portavoz de Economía del Grupo Socialista en el Congreso, Pedro Saura, ya solicitó información al ministro de Economía, Luis de Guindos, la semana pasada, pero no obtuvo respuesta. “Nos dijo que la resolución del Popular no iba a costar ni un euro de dinero público, no sé si nos mintió”, indicó Saura.

El ministro de Economía, Luis de Guindos. (EFE)
El ministro de Economía, Luis de Guindos. (EFE)

5.000 millones de ahorro

Estos 610 millones son una parte del total de 4.900 millones que se podrá ahorrar el Banco Santander en el impuesto de sociedades durante los próximos años gracias a la compra del Popular. La entidad ha acabado acumulando esta cuantía de créditos fiscales en su balance después de todas las pérdidas y provisiones que ha tenido que realizar durante la crisis. Estos activos pasarán todos al balance del Santander, con la excepción de los 610 millones que puede solicitar en efectivo este mismo año.

Estos activos fiscales ya existían en el balance del Popular, por lo que no es una ayuda que dé Hacienda al Santander por la operación; sin embargo, el Banco Popular hubiese tardado muchos años en aprovechar todos sus créditos fiscales debido a su baja (o nula) capacidad de generar beneficios. Por el contrario, Santander los compensará rápidamente gracias a su potencial para sumar beneficios.

[La plantilla del Santander teme una purga por el Popular]

Los DTA garantizados son otra de las consecuencias de la crisis del sistema financiero español. En el año 2014, la Comisión Europea empezó a sospechar que los créditos fiscales podrían considerarse ayuda de Estado, ya que formaban parte del capital de máxima calidad sin ningún coste. Para evitar que la CE eliminase todos esos activos del cálculo del capital, Guindos acordó que el Estado garantizaba una parte de todos los DTA a cambio de que los bancos pagasen una tasa del 1,5% para conservarlos. Fue así como las entidades salvaron en torno a 40.000 millones en créditos fiscales garantizados y ahora el Santander podría beneficiarse de la posibilidad de monetizar estos activos.

Estos 610 millones son una parte del total de 4.900 millones que se podrá ahorrar el Banco Santander en el impuesto de sociedades

Además de los DTA monetizables, existen otros dos tipos de créditos fiscales en la banca. Por un lado están los DTA no monetizables, que no cuentan con esa garantía, por lo que su aprovechamiento depende de que la entidad tenga beneficios en el futuro. Provienen de fondos de comercio o de la pérdida de valor de las inversiones del banco, y suman 1.332 millones en el Popular.

Finalmente, están las bases imponibles negativas, que se generan cuando un banco da directamente pérdidas en algún año. Popular tiene 1.540 millones, 680 anteriores a 2016 (procedentes en su mayor parte del Banco Pastor) y otros 860 generados por las fuertes pérdidas del año pasado, de 3.611 millones tras la 'reexpresión' de sus cuentas. Estas pérdidas se restan de los impuestos futuros siempre que la entidad tenga suficientes beneficios en el futuro, como en el caso anterior. Santander puede apuntárselos en balance porque tiene mucha más capacidad de generar beneficios futuros que el Popular.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios