emblemático y polémico rascacielos de sevilla

El reto del 'otro' Amancio: convertir en un hotel-destino la millonaria Torre Pelli

La cadena catalana Hotusa vaticina que será rentable ya desde el primer año. El edificio, que le ha costado 335 millones a CaixaBank, aún tiene libres las plantas más caras

Foto: La Torre Sevilla, en 2013, cuando aún estaba en construcción. (EFE)
La Torre Sevilla, en 2013, cuando aún estaba en construcción. (EFE)

Torre Pelli, Torre Cajasol y ahora Torre Sevilla. Esta última es la denominación fija, ya oficial, del mayor rascacielos de Andalucía, aunque en la capital andaluza casi todos siguen hablando de la Torre Pelli. Sin hotel era inasumible un proyecto diseñado cuando la burbuja económica pinchó, Cajasol aún era independiente y la Unesco quería tumbar el edificio o al menos parar las obras. Ahora es una realidad que ha costado 335 millones. CaixaBank ha destinado 30 millones al hotel, la cadena catalana Hotusa invierte cuatro millones en cocinas y mobiliario, 20 millones se invirtió en el Caixa Fórum. El resto se destinó a la construcción de la estructura y del centro comercial.

El Eurostars Torre Sevilla ocupará 19 de las 37 plantas del edificio, pero en principio no estaba diseñado así. El proyecto original incluía seis menos: se pasa de 17.000 a 24.000 metros cuadrados, un 41% más de superficie. Aún no hay fecha concreta de inauguración, aunque tanto el presidente del grupo Hotusa, Amancio López, como el director territorial de CaixaBank en Andalucía Occidental, Rafael Herrador, prevén que sea en septiembre la apertura de 12 plantas y el mirador desde el que se divisa toda la ciudad.

López, a preguntas de El Confidencial en la presentación del hotel a los medios de comunicación, no quiere comprometerse a dar cifras sobre la rentabilidad del establecimiento, de 244 habitaciones, que tampoco sabe todavía si contará con la categoría de cinco estrellas gran lujo. Eso sí, vaticina que ya desde el primer año tendrá números negros. “Tenemos estudios internos, pero hay que ser prudente”. Las labores de ampliación del hotel suponen la creación de 600 puestos de trabajo.

Alta estacionalidad

Según los cálculos de Hotusa, la ocupación rondará el 70% en una ciudad con alta estacionalidad y gran variedad de precios entre los meses con más demanda (marzo, abril y mayo: Semana Santa y Feria) y la temporada baja (los meses de julio y agosto, debido a las elevadas temperaturas). Hotusa tiene preparado un ‘pack’ de bienvenida para los residentes en Sevilla con una oferta especial que rondará los 100 euros por noche, “siempre en función de la disponibilidad”, como aclaró López. El mirador, con un 'lounge-bar', estará abierto al público. También el SPA, con vistas panorámicas, en la planta 35, a 150 metros de altura, al igual que la sauna.

Amancio López (Hotusa) y Rafael Herrador (CaixaBank), en el mirador de la Torre Sevilla. (Agustín Rivera)
Amancio López (Hotusa) y Rafael Herrador (CaixaBank), en el mirador de la Torre Sevilla. (Agustín Rivera)

Amancio López exhibió sin disimulo su orgullo al referirse al hotel como una de las obras “más importantes en los próximos siglos” y mostró su “sana ambición” de que se acabaría convirtiendo en un “hotel-destino, concebido como un palco hacia la ciudad”. El crecimiento de la planta hotelera de la capital andaluza y el aumento en el número de vuelos del aeropuerto de San Pablo son factores que explicarían su confianza en el establecimiento turístico.

Sobre Airbnb: “Tenemos que ser conscientes de si queremos un turismo cinco estrellas que genere empleo”

Sin citar a la plataforma de alojamiento, el responsable de Hotusa también se refirió al modelo de Airbnb. “Nuestro tipo de turismo es finito, tiene un límite. Tenemos que ser conscientes de si queremos un turismo cinco estrellas que genere empleo u otro tipo de actividad que no lo crea. Hay que cumplir la normativa. No se deben homogeneizar pisos que no estén homologados”.

Al margen del hotel, la comercialización de la torre se convirtió en un quebradero de cabeza desde el principio. La falta de conocimiento del mercado inmobiliario local por parte de los gestores de Servihábitat, como ya dejaron claro fuentes del sector a este diario, no ayudaron al buen ritmo del alquiler. Todavía quedan tres plantas sin contratar. Son las más nobles y de las más caras: 16, 17 y 18.

Sin prisa por la comercialización

Para el directivo de CaixaBank, esta situación no supone un contratiempo. Más bien al contrario. Asegura que se encuentran en conversaciones con empresas interesadas y que no rebajarán el precio del alquiler. “No tenemos prisa, ni vamos a hacer rebajas. Por ubicación y servicio estamos en la manzana de oro de Sevilla, eso lo dice el alcalde [Juan Espadas, del PSOE]”, aseguró Herrador.

Un detalle de la estructura interna de la torre. (Agustín Rivera)
Un detalle de la estructura interna de la torre. (Agustín Rivera)

Tras la absorción por parte de CaixaBank de Banca Cívica en 2012, donde estaba integrada Cajasol, a Isidre Fainé no le quedó otro remedio que tomar una decisión: seguir adelante con el rascacielos o no asumirlo como suyo. Se habló de demolición por parte del que fuera alcalde de Sevilla y ahora ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, pero la estructura del edificio ya estaba hecha y se siguió adelante.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios