Los italianos de Atlantia preparan una oferta a la baja para su opa sobre Abertis
  1. Empresas
Cierran la financiación por la operación

Los italianos de Atlantia preparan una oferta a la baja para su opa sobre Abertis

También se quiere evitar una opa sobrevenida que técnicamente deberían lanzar sobre Cellnex. Eso encarecería la transacción para los italianos en otros 3.000 millones más

placeholder Foto: El vicepresidente y consejero delegado de Abertis, Francisco Reynés (c), junto al director general financiero y de desarrollo corporativo, José Aljaro (i), y el director de comunicación, Juan María Hernández Puértolas. (EFE)
El vicepresidente y consejero delegado de Abertis, Francisco Reynés (c), junto al director general financiero y de desarrollo corporativo, José Aljaro (i), y el director de comunicación, Juan María Hernández Puértolas. (EFE)

Los italianos del gigante de autopistas Atlantia preparan una oferta a la baja por Abertis, según apuntan fuentes financieras conocedoras de la operación. El precio que en este momento barajan los italianos se sitúa alrededor de los 16 euros por acción, lo que valoraría la totalidad de la compañía que preside Salvador Alemany en 16.000 millones. Esta posibilidad desagrada en el entorno de La Caixa, donde esperaban un precio sensiblemente superior. Ayer, la acción de Abertis estuvo cotizando alrededor de los 16,5 euros.

Esta oferta a la baja se basa en lo que los italianos consideran como 'riesgo de gestión', vinculado a la vida útil de activos clave como la AP-7 o la oposición política a los peajes. En todo caso, este precio sería superior a lo que cotizaba Abertis antes de que se presentase la opa. Sin embargo, en sectores financieros cercanos a La Caixa se había apostado por un precio superior. Los más optimistas, incluso, habían hablado de 18 euros por título, gracias a la fuerte internacionalización de Abertis, que compensaría una cartera de activos de Atlantia centrada en exceso en Italia.

En Atlantia, controlada por el grupo Benetton, ya han cerrado la financiación para lanzar la opa, cuyas condiciones se prevé que se hagan públicas en los próximos días. El retraso en llevarla a cabo se ha debido a la filtración de Bloomberg desvelando la operación, que pilló a los italianos hace tres semanas con la mayor parte de los deberes sin hacer, según explican fuentes de la banca de negocios conocedoras de los entresijos de la operación.

La financiación necesaria ronda el 35% del precio total, es para pagar el efectivo de la opa, unos 5.500 millones, facilitado por un 'pool' bancario liderado por Credit Suisse. Fuentes de Abertis han declinado hacer declaraciones.

Además, hay que negociar diversos flecos con Abertis. Por ejemplo, cómo evitar una opa sobrevenida que técnicamente deberían lanzar sobre Cellnex. Eso encarecería la operación para los italianos en otros 3.000 millones, un sobreprecio que en Atlantia no están dispuestos a asumir. Por ello, todas las partes están estudiando fórmulas para eludir este tecnicismo. Una de ellas pasa por la venta del 35% que Abertis tiene en Cellnex. En la práctica, por tanto, con la operación, Cataluña no perdería el centro de decisión de una empresa del Ibex 35, perdería dos.

Plusvalías multimillonarias

Pese a que el precio esté debajo de lo esperado, Criteria, el 'holding' de participadas de la Fundación Bancaria La Caixa, sigue obteniendo jugosas plusvalías si los italianos concretan su oferta. El valor en libro del 22,25% que Abertis tiene en Criteria es de 1.133 millones de euros. Muy bajo. De manera que a 16 euros la plusvalía contable, se colocaría en 2.400 millones para la entidad que preside Isidre Fainé.

Un precio en la franja baja de la valoración de Abertis no frustraría la venta gracias a que Criteria tiene contabilizado su valor de forma conservadora

De esto dinero, La Caixa percibiría en metálico casi 1.200 millones. En una única operación, más del doble de lo que gasta la Obra Social de La Caixa en un año. Algo que viene como agua de mayo en un momento en que CaixaBank ya no genera los dividendos necesarios para mantener el ritmo de gasto social de la fundación, en especial después de la desconsolidación a la que ha obligado el BCE y por la que la participación en el banco se ha reducido al 40%. Menos acciones, también quiere decir menos dividendos.

Relevante pero no de control

Los restantes 2.360 millones La Caixa los cobraría en acciones de la empresa resultante de la fusión entre Abertis y Atlantia. Un gigante que será la primera empresa de autopistas del mundo, con una facturación de más de 10.000 millones, por encima de la francesa Vinci.

La voluntad de La Caixa es mantener esta participación, que se recibiría en títulos y que le daría derecho a un paquete en la empresa resultante entre el 15% y el 20%, en función de cómo se lleve a cabo la ecuación de canje. Una participación relevante pero no de control, con lo que la gestión y la dirección quedarían en manos de los italianos. También se quiere que estas acciones generen un dividendo recurrente para la fundación similar al que ahora se percibe de Abertis, equivalente a los 100 millones anuales.

Noticias de La Caixa Noticias de Abertis Opa Cataluña Autopistas de peaje Autopistas Benetton Isidre Fainé
El redactor recomienda