problema de última hora

El Edificio España, en el aire: vuelve a retrasarse la venta de Wanda a Baraka

A las diez de la mañana estaban citados hoy Laurent Fischler, hombre fuerte de Wanda, y Trinitario Casanova para cerrar la venta del Edificio España, pero un problema de última hora vuelve a retrasarla

Foto: Trinitiario Casanova junto a la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, en la puerta del Edificio España
Trinitiario Casanova junto a la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, en la puerta del Edificio España

Hoy, a las diez de la mañana, estaban citados en una notaría de Madrid Trinitario Casanova, presidente de Grupo Baraka, y Laurent Fischler, mano derecha de Wang JianLi, el dueño de Grupo Wanda, para cerrar la venta del Edificio España. Era la prueba de fuego definitiva de una compleja operación cuyos orígenes se remontan ocho meses, hasta el pasado mes de julio, cuando Casanova arrancó al gigante chino la exclusiva para negociar la adquisición del inmueble a cambio de 272 millones.

Sin embargo, un problema de última hora ha impedido completar la transacción: "Grupo Baraka comunica que estando prevista el día de hoy la elevación a público de la compra de la sociedad propietaria del Edificio España, habiéndonos presentado a la notaría, tal y como teníamos pactado, cumpliendo por parte de nuestra empresa los acuerdos firmados, ha sido imposible el otorgamiento de la escritura pública de compraventa por parte de la vendedora, el Grupo Wanda, por no haber formulado, aprobado, y presentado las cuentas del ejercicio fiscal correspondientes al ejercicio 2016, tal y como establece el artículo 253.1 del Real Decreto Legislativo 1/2010", ha señalado la sociedad de Casanova.

Comunicado de Grupo Baraka anunciado el retraso de la operación
Comunicado de Grupo Baraka anunciado el retraso de la operación

El resultado es que la firma se pospone hasta que se cumpla este requerimiento legal, siempre según Baraka, lo que podría dilatar el acuerdo de unos tres meses, y llevaría hasta las puertas del próximo verano el inicio de las obras de remodelación del inmueble. La noticia salpica también directamente al grupo hotelero Riu, que ha llegado a un acuerdo con Trinitario Casanova para comprar el 25% de la sociedad tenedora del inmueble, una vez éste fuera adquirido a Wanda, donde prevé abrir el primer establecimiento de su cadena urbana Plaza en la capital.

Este medio ha tratado de recabar la opinión tanto de Cuatrecasas, representante legal de Wanda en esta venta, como de Riu, pero hasta el momento no ha sido posible recibir una respuesta.

No obstante, Baraka ha querido reiterar "nuestro firme compromiso y nuestra ilusión máxima en el proyecto de rehabilitación del Edificio España, estando ya organizados los trabajos de construcción de modo inmediato, una vez que Grupo Wanda haya solventado lo anteriormente comentado". Según las fuentes consultadas por este medio, todas las partes continúan todavía en la notaría, probablemente, tratando de encontrar una salida a este nuevo revés.

Estaba previsto que, tras el cierre de la transacción hoy, las obras comenzarán este mismo mes de abril, para así poder abrir las puertas del inmueble en las Navidades de 2018. Calendario que ahora queda en el aire y que también es un auténtico jarro de agua fría para el Ayuntamiento de Madrid, que ha tenido en este inmueble una de las crisis más difíciles de resolver por parte del área de Desarrollo Urbano Sostenible, y que ha llevado a la propia alcaldesa Manuela Carmena a respaldar públicamente la operación de Casanova.

El pasado miércoles, Fischler viajó hasta Madrid para poner fin a una operación que se remonta a principios de febrero de 2016, cuando el grupo de Wang JianLi encargó a JLL encontrar un comprador para el rascacielos. Una titánica tarea, ya que Wanda se había marcado como objetivo recuperar los 265 millones que había pagado a Banco Santander por el edificio, puja a la que sólo Casanova fue capaz de llegar, con un proyecto que, a diferencia del barajado por Wanda, no cuenta con viviendas de lujo.

Tras estar a punto de sellar un acuerdo con Hard Rock para abrir su primer hotel en Madrid, Baraka terminó aliándose con Riu a cambio de venderle una cuarta parte de la propiedad del edificio, operación que estuvo asesorada por Doble Digito y Torit Allocation. En paralelo, ha estado negociando a varias bandas quién explotará el gran centro comercial que ocupará las tres plantas inferiores del edificio, conversaciones que le han llevado a sentarse con gigantes como El Corte Inglés, Galerías Lafayette y Printemps, entre otros.

Todos estos planes quedan ahora en el aire, a la espera de que se resuelva este nuevo revés. Baraka ha pagado ya 20 millones de los 272 millones de euros que se ha comprometido a desembolsar por hacerse con todo el inmueble, dinero que perdería en el supuesto de que esta firma nunca llegue a cristalizar. Si consigue llegar a buen fin, Riu terminará aportando el 25% del capital, es decir, unos 68 millones de euros.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios