programa una regulación más flexible

La CNMV difunde su 'plan de acogida' a todos los grandes bancos de la City

El presidente de la Comisión de Valores, Sebastián Albella, ha realizado en los cuatro meses que lleva en el cargo un verdadero 'roadshow' con los principales inquilinos de la City

Foto: Fotografía de archivo de la City. (Reuters)
Fotografía de archivo de la City. (Reuters)

La lista alcanza a todas las grandes marcas que operan en la banca de inversión con sede en la City. Los JP Morgan, Goldman Sachs, Citibank, Merrill Lynch, Morgan Stanley, HSBC, UBS y Credit Suisse, entre otros, han recibido durante las últimas semanas la visita del presidente de la CNMV, Sebastián Albella, en una especie de 'roadshow' que el organismo regulador de los mercados está realizando para aprovechar la ocasión que propicia el Brexit. El plan de acogida que ofrece la Comisión de Valores pasa por garantizar en España un mercado suficientemente flexible para que las entidades que decidan exiliarse del Reino Unido encuentren su nueva tierra de promisión en España.

Los cálculos que se manejan en el mercado financiero español estiman que aproximadamente una quinta parte del negocio de los bancos de inversión deberá salir de la City mientras el Gobierno británico negocia su divorcio de la Unión Europea a lo largo de los dos próximos años. El 20% de la actividad afectada por la pérdida del pasaporte comunitario constituye un preciado tesoro para las principales plazas bursátiles del continente, y España no quiere perder la oportunidad de obtener alguna buena tajada. El ministro de Economía, Luis de Guindos, ha venido insistiendo en la importancia que tiene para nuestro país la labor de la CNMV a la hora de crear un ambiente propicio para los bancos extranjeros.

El presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Sebastián Albella. (EFE)
El presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Sebastián Albella. (EFE)

Sebastián Albella se ha tomado a pecho el requerimiento del Gobierno y ha desplegado estas últimas semanas una intensa agenda de contactos, que además se ha visto refrendada por la puesta en marcha de algunas iniciativas destinadas a proyectar la imagen más internacional de la CNMV. Entre dichas actuaciones, sobresale la petición, en principio voluntaria, para que todas las grandes sociedades cotizadas o emisoras en los mercados de valores se relacionen con el organismo regulador en inglés. El máximo responsable del supervisor bursátil ha enviado una carta a un total de 50 compañías en las que equipara el inglés con el español a la hora de comunicar los hechos relevantes, las cuentas anuales y toda la información financiera periódica.

Las opciones para ganar cuota de mercado a costa del Brexit dependen en buena parte del atractivo con que la Comisión de Valores sea capaz de trasladar a los agentes financieros nuevas ventajas competitivas en España. Las autoridades regionales y municipales de Madrid están trabajando también al unísono en un plan de 'marketing' que es fundamental para promocionar las mejoras sociales que ofrecen la comunidad autónoma y la capital de España. Este esfuerzo tiene que ser complementado desde el punto de vista técnico por un marco regulatorio solvente pero flexible al mismo tiempo, que garantice la mayor seguridad jurídica y una disposición favorable para el desarrollo de negocios en el ámbito financiero.

Los cálculos de la CNMV indican que una quinta parte de la actividad de los bancos de la City requerirá pasaporte comunitario tras el Brexit

Madrid parte con cierta inferioridad de condiciones en su comparación con los grandes centros bursátiles del continente, situados en Fráncfort y París. La capacidad de influencia de Alemania y Francia, como principales locomotoras de la Unión Europea, parece imbatible en la 'pole position' del Brexit, pero eso no es óbice para abordar una carrera con ciertas expectativas, ya que nuestro país dispone de unas condiciones de vida e infraestructuras que difícilmente pueden ser superadas por el resto de vecinos comunitarios. La ruptura planteada por el Reino Unido constituye, en este sentido, un escenario inédito pero inmejorable para sacar lustre a la imagen de marca del país.

Otra competencia directa para España en la deriva que va a suponer el Brexit reside en otros países más pequeños de Europa, como Irlanda y Luxemburgo, cuyas normativas fiscales han brindado tradicionalmente una especie de 'alfombra roja' para la instalación en sus respectivos territorios de grandes corporaciones empresariales y financieras. Los privilegios que ofrecen ambos estados han movilizado a las propias empresas españolas, algunas incluso de naturaleza pública o estatal, que llegaron a emitir sus títulos de deuda desde aquellas plazas financieras con el natural malestar de la CNMV.

El Big Ben asoma por un roto en una bandera de la Unión Europea en Londres. (EFE)
El Big Ben asoma por un roto en una bandera de la Unión Europea en Londres. (EFE)

El Brexit puede servir para aclarar todo este panorama y, en cualquier caso, favorecerá una mayor diseminación del negocio financiero en distintos centros neurálgicos de Europa. No se trata solamente de incorporar nuevos inquilinos procedentes de la City, sino de reactivar una posición competitiva de cara a las gestoras de fondos de otros países emergentes, que más pronto que tarde buscarán destinos favorables que impulsen el desarrollo de sus inversiones en el Viejo Continente. La salida del Reino Unido produce horror en muchos ambientes políticos y económicos, pero tiene también ventajas que pueden ser aprovechadas por España.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios