La marca española lanzará un SUV grande, mayor que el Ateca

Seat gana 903 millones gracias a los atípicos y pagará dividendos a VW

Se han vendido más de 409.000 unidades de vehículos en 2016, y eso que el ciclo de ventas no era el mejor, por el fin de la vida del actual modelo Ibiza

Foto: El presidente de Seat, Luca de Meo, con el vicepresidente de compras de VW, Francisco Javier García Sanz. (Fuente: Seat)
El presidente de Seat, Luca de Meo, con el vicepresidente de compras de VW, Francisco Javier García Sanz. (Fuente: Seat)

Lo nunca visto. Seat paga dividendo a su matriz Volkswagen (VW). Y no pocos: 250 millones. En la presentación de resultados de hoy en Barcelona se han presentado un beneficio récord de 903 millones de euros en 2016, gracias a un ingreso atípico por la plusvalía de haber vendido VW Finance España al grupo VW, que estaba reordenando todas sus financieras en Europa. La plusvalía que dejó esta operación sumó la friolera de 671 millones, algo que no se producirá otro año.

El presidente de Seat, Luca de Meo y el resto del comité de dirección de Seat no podía ocultar su satisfacción en el acto de presentación de resultados. Y más que por este beneficio espectacular por el beneficio operativo de 143 millones en 2016. Es la primera vez que se consiguen beneficios operativos en ocho años. Para Seat supone salir del final del túnel. Y lo hace además con dos productos muy consolidados –el Ibiza y León– y con las buenas perspectivas que pintan para el todocamino Ateca. “El éxito del Ateca se verá este año”, ha anunciado hoy de Meo.

Fuente: Seat
Fuente: Seat

El vicepresidente financiero de Seat, Holger Kintscher, ha resaltado que las ventas subieron un 3,2% hasta los 8.597 millones, record de facturación también en la historia de la compañía. “Seat representa el 1% del PIB español y el primer grupo de automoción del país”, ha recordado el presidente de Seat. El 82% de estas ventas son exportaciones, lo que representa el 2,8% de todas las ventas al exterior de España.

Se han vendido más de 409.000 unidades de vehículos en 2016, y eso que el ciclo de ventas no era el mejor, por el fin de la vida del actual modelo Ibiza. Entre 2012 las ventas de unidades de Seat han crecido un 30% en ese período de cuatro años.

Los costes fueron de 6.562 millones, un 2,9%. Estos costes crecieron menos que los ingresos, lo que ha permitido obtener los resultados operativos. Esto ha permitido que el EBITDA haya de sido 489 millones, un 25% más que el del año anterior.

Reparto del beneficio

Kintscher ha explicado que de los beneficios de este año un total de 590 millones se destinan cubrir pérdidas de ejercicios anteriores. Del resto, 250 millones irán a pagar dividendo a VW y otros 63 millones a reservas de la marca española. La cifra de beneficios ha sido espectacular, casi tanto como los 951 millones que ha ganado Skoda, la marca que siempre ha sido la gran rival de Seat dentro del grupo.

Los beneficios que se ha generado un “cash-flow” de 750 millones, muy por encima de las inversiones anuales fueron de 652 millones. En la práctica el grupo español ya se autofinancia. Además del dividendo se abonará un bonus a los 13.000 trabajadores de plantilla “porque esto ha sido un mérito de todos”. Se pagarán más de 6 millones de euros, un paga lineal de 480 euros por persona.

Nuevos modelos

El Ateca, además, tendrá un hermano mayor, un SUV con capacidad para siete personas que se fabricará en la planta de Wolfsburg, sede de VW, “en el corazón del grupo” según ha definido hoy Luca de Meo cuando ha hecho público el anuncio de este nuevo modelo para la marca español. El nuevo SUV complementará la gama del Ateca –SUV mediano– y el Arona –SUV pequeño– y el presidente de la compañía ha anunciado que llegará al mercado en 2018. Se fabricará sobre la misma plataforma que el Tiguan de VW.

“Ya no dependemos de un solo modelo. Seat puede conquistar nuevos tipos de mercado. Ya se han entregado 24.000 unidades vendidas y eso compensó el final del Altea en 2016” ha detallado de Meo.

Del Alhambra se vendieron 30.700 unidades y el León alcanzó los 166.000 en 2016, cifras récord y que lo convierten en el modelo estrella del grupo. Y del Ibiza en su último año de la cuarta generación se vendieron más de 150.000 unidades, algo realmente sorprendente en el fin de ciclo de un turismo. “Refleja que es un producto muy sólido”, ha manifestado Luca de Meo.

La estrategia de producción en la planta de Martorell es llegar a más del 90% de saturación de la planta gracias a la plataforma de MQB-A0, sobre la que se hará el Ibiza, el Arona y el Audi A1.

Argelia

El grupo quiere crecer en ventas alrededor de la cuenca del mediterráneo. Para ello se ha impulsado una planta de ensamblaje en Argelia, que montará Ibiza y Golf, pero es un proyecto liderado por Seat. Argelia ha de ser la plataforma para llegar a otros países. También se han anunciado, de manera vaga, entrar en otros países de América Latina, además de México, donde ya está presente, y es el cuarto mercado de Seat.

Además de estos objetivos, Seat apuesta por el coche conectado. Ha implementado para ello en Barcelona para ello el Metrópolis LAB Barcelona, para potenciar el coche conectado. Y también se ha apuntado que habrá variantes de híbridos y eléctricos sobre diversos modelos de la marca de aquí al 2019.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios