Por su labor en Hochtief y cimic

Florentino premia a su mano derecha, López Jiménez, con un millón de euros extra

La remuneración del consejo de administración de ACS se elevó el año pasado un 8%, incremento alimentado por el bonus extra concedido a Pedro López Jiménez por su labor en Hochtief y Cimic

Foto: Florentino Pérez y Pedro López Jiménez en una Asamblea del Real Madrid (Efe)
Florentino Pérez y Pedro López Jiménez en una Asamblea del Real Madrid (Efe)

Pedro López Jiménez ha sido siempre uno de los hombres de máxima confianza de Florentino Pérez, a quien ha acompañado tanto en ACS (es consejero externo), como en sus aventuras energéticas (fue presidente de Unión Fenosa) y deportivas (es vicepresidente del Real Madrid).

Una fidelidad que el pasado ejercicio se vio excepcionalmente recompensada con un bonus extra de un millón de euros, que elevó hasta los 1,72 millones su retribución total, frente a los 652.000 euros que percibió un año antes.

El grupo de infraestructuras justifica esta retribución extraordinaria por "la dedicación y esfuerzo realizado en los últimos años para la positiva transformación de Hochtief y Cimic, en la que ha tenido un papel relevante como miembro del consejo de administración de ambas y presidente del consejo de supervisión de la primera".

Precisamente, este premio explica el incremento del 7,9% que en la remuneración total del máximo órgano de administración de ACS, que alcanzó los 13,64 millones, frente a los 12,6 millones de 2015. De esta cantidad, 4,57 millones correspondieron al presidente del grupo, Florentino Pérez, que también recibió una aportación de 1,36 millones a su plan de pensiones, las mismas retribuciones que en el ejercicio anterior.

José Luis del Valle y Antonio García Ferrer, los otros dos consejeros ejecutivos del 'holding' de infraestructuras, también han mantenido prácticamente invariables sus prebendas, que han ascendido a 3 y 1,7 millones de euros, respectivamente. Además, el primero ha recibido una aportación de 657.000 euros a su plan de pensiones.

ACS cerró el pasado ejercicio con un beneficio de 751 millones de euros, lo que supone un incremento del 3,5%; y una caída del 4% de los ingresos, hasta 31.975 millones de euros, por los efectos de la reestructuración en su filial australiana Cimic y la caída del negocio en España. El beneficio bruto de explotación (Ebitda) también se contrajo, un 5,5%, hasta los 2.023 millones.

Los 357 millones de plusvalías obtenidos con la venta de Urbaser permitieron a ACS amortiguar las provisiones realizadas, salvar el el impacto fiscal de los cambios en el Impuesto de Sociedades, y, sobre todo, recortar en un 53,7% su deuda, hasta situarla en 1.214 millones, cifra que le confiere un ratio de apalancamiento de 0,6 veces el ebitda, cifra óptima de cara a los planes del grupo de lograr 'rating' crediticio.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios