Es noticia
Menú
Fallece Gabarró, el hombre que convertía las empresas catalanas en multinacionales
  1. Empresas
UN HISTÓRICO DE LA COMPAÑÍA

Fallece Gabarró, el hombre que convertía las empresas catalanas en multinacionales

Salvador Gabarró Serra, presidente honorífico de Gas Natural Fenosa, ha muerto este jueves a la edad de 81 años

Foto:

Hoy ha fallecido Salvador Gabarró. Para muchos, el presidente de Gas Natural Fenosa, cargo que ocupó durante casi 12 años. Pero Gabarró fue el protagonista de una trayectoria empresarial tan dilatada como atípica, marcada por dos especialidades: ganarse la confianza de los responsables de las compañías en las que trabajaba y convertir éstas empresas catalanas en multinacionales de primera línea. Más allá de la presidencia de honor de la gasista, que todavía ocupaba, había una visión industrial y, sobre todo, internacional.

Gabarró engañaba. Tenía una aproximación personal sencilla y lejos del boato que a menudo acompaña a los directivos del Ibex-35. De hecho, él había llegado allí de casualidad, pero a la chita callando llegó a convertirse en uno de los más veteranos del selectivo español. Un detalle: durante los más de 30 años que pasó en el grupo de sanitarios Roca, en su tarjeta de visita sólo ponía la palabra “gerente”. Una falta de vanidad que le sirvió para ganarse la confianza de las dos ramas de la familia que siempre habían mantenido tensiones entre sí dentro de la empresa.

En 1999, un año antes de cumplir los 65 y jubilarse de la empresa, sorprendió a propios y extraños con la compra del grupo suizo Keramik Laufen

Roca no había sido su primer empleo en la empresa familiar. Antes había sido directivo de Perfumerías Parera. Fue el directivo que llegó más lejos en el grupo sin estar vinculado a la familia. Y allí aprendió Salvador Gabarró su primera gran lección del capitalismo: no bastaba con tener buen producto: había que crecer o la competencia te acaba engullendo. Él ya había fichado por Roca cuando la multinacional Benckiser absorbió Parera.

En 1999, un año antes de cumplir los 65 años y jubilarse de la empresa, sorprendió a propios y extraños con la compra del grupo suizo Keramik Laufen. Y así, de un plumazo la entonces denominada Roca Radiadores se convertían en el segundo productor de sanitarios mundial. De repente, la aburrida empresa Roca lanzaba una OPA en la bolsa de Zurich por el montante de 43.000 millones de pesetas de las de entonces, casi 300 millones de euros. Nadie lo esperaba pero Gabarró dejó claro después de este golpe de mano que como “gerente” tenía algunas cartas ocultas.

Llegada al entorno Caixa

Esta operación llamó la atención del rey de las finanzas catalán de la época, Josep Vilarasau, que en aquel entonces hacía sus pinitos internacionales –La Caixa llegó a controlar el 3% de Deutsche Bank–. Vilarasau es quien le invita al consejo de La Caixa en 2003 y poco se va ganando la confianza del grupo más reducido y cerrado. Pero Gabarró, al contrario que los, Fornesa Massanell, Muniesa o Fainé, no forma parte de los directivos históricos de la entidad de ahorro. Y tampoco se ha fajado como directivo en las empresas del grupo, como es el caso del presidente Abertis, Salvador Alemany. Sin embargo, su estilo, discreto, poco vanidoso y franco en la aproximación encaja como un guante en el entorno de las “Torres Negras”.

En 2004 es nombrado presidente de Gas Natural. El reto es enorme porque sucede a un personaje mítico de la industria catalana, Pere Duran Farell. Pero visión industrial no le falta y ambición para crecer tampoco. Escoltado por los diversos consejeros delegados empieza el nuevo mantra de la empresa: “Gas Natural tiene que convertirse en una eléctrica”. La llegada de Ricard Fornesa a la presidencia de La Caixa no lo debilita, sino al contrario y tanto él como el nuevo hombre fuerte del grupo Isidre Fainé –entonces director general– siguen confiando plenamente en Gabarró.

En 2005 Gas Natural lanza una OPA sobre Endesa que va consumir dos años de la vida profesional de Gabarró y se acabará saldando con un fracaso

La aventura eléctrica no resultará fácil. En 2005 Gas Natural lanza una OPA sobre Endesa que va consumir dos años de la vida profesional de Gabarró y se acabará saldando con un fracaso. También con algún coste personal para Gabarró como su famosa metedura de pata cuando habló de “semen” y de “nueve meses” en la rueda de prensa en Barcelona para presentar la operación. O cuando invitaron a comer a José Luis Rodríguez Zapatero y al entonces ministro de Industria, José Montilla, en la casa de Fornesa. Gabarró siempre había tenido muy buena relación con todas las administraciones, pero ese activo no era suficiente para sacar adelante una operación de ese calado.

El fracaso de las OPA’s hostiles

La fallida OPA sobre Endesa se salda con otra dura lección del capitalismo: “las OPA’s hostiles nunca triunfan en España”. Gabarró y su equipo asumen que la próxima operación tendrá que ser amistosa. Mientras hay que ir esquivando los cíclico intentos de Repsol de fusionar Gas Natural con la petrolera. En este sentido, la petrolera nombraba los consejeros delegados, pero históricamente éstos eran abducidos por el entorno Caixa. El encanto personal de Gabarró y su mano izquierda no eran ajenas a este fenómeno.

A partir de aquí, la oportunidad surge por otra guerra empresarial, la que enfrente al presidente de ACS, Florentino Pérez con Ignacio Sánchez Galán por el control de Iberdrola. En este contexto, ACS necesita recursos y opta por vender Unión Fenosa a Gas Natural en 2009, el gran paso adelante de la gasista en su internacionalización. Gas Natural se convierte así en la empresa que más factura de España, con un volumen de negocio hoy de 26.000 millones al año. El precio fue alto: 16.000 millones, pero ésta vez sí, Gas Natural sí se convertía en una eléctrica.

No será la última operación bursátil de la época Gabarró. En 2014 Gas Natural lanza una OPA sobre la chilena CGE, una operación de 2.600 millones. Como en el caso de Fenosa, Gas Natural se asegura mucho de que la oferta es amistosa antes de lanzarla.

Última fase

La OPA de Chile supone el broche de oro de su carrera. A partir de aquí, como llega a reconocer el mismo, su presidencia se basa más bien esperar el momento que mejor convenga a su sucesor, Isidre Fainé, que tras dejar CaixaBank quiere seguir estando al frente de una empresa del Ibex-35. Como siempre, Gabarró sigue contando con la plena confianza de su entorno. Al final abandona la presidencia en septiembre 2016, pero se mantiene como presidente de honor. Deja tras de sí un impresionante legado empresarial y que, en el caso de la gasista, Gabarró llevó a cabo cuando ya había pasado su edad de jubilación; es decir, como, igual, que le pasó en Roca, el mundillo económico español apenas esperaba nada de él. Confianza, crecimiento internacional y sorpresa fueron los tres factores que marcaron su trayectoria.

Hoy ha fallecido Salvador Gabarró. Para muchos, el presidente de Gas Natural Fenosa, cargo que ocupó durante casi 12 años. Pero Gabarró fue el protagonista de una trayectoria empresarial tan dilatada como atípica, marcada por dos especialidades: ganarse la confianza de los responsables de las compañías en las que trabajaba y convertir éstas empresas catalanas en multinacionales de primera línea. Más allá de la presidencia de honor de la gasista, que todavía ocupaba, había una visión industrial y, sobre todo, internacional.

Gas Natural Fenosa Gas natural Internacionalización Isidre Fainé Rafael Villaseca