¿Y si una empleada lleva velo en una empresa del Ibex? Las compañías echan balones fuera
  1. Empresas
primera sentencia europea sobre el caso

¿Y si una empleada lleva velo en una empresa del Ibex? Las compañías echan balones fuera

La mayoría de las empresas del Ibex prefieren no 'mojarse' sobre el uso del velo en el trabajo y optan por hablar de “respeto a las creencias” de sus empleados sin entrar en detalles

Foto: ¿Y si una empleada lleva velo en una empresa del Ibex? Las compañías echan balones fuera
¿Y si una empleada lleva velo en una empresa del Ibex? Las compañías echan balones fuera

Pocos temas generan tanta polémica como el velo islámico. Aunque sobre la pertinencia de su uso en el puesto de trabajo han corrido ríos de tinta, no ha sido hasta este lunes cuando la justicia europea se ha pronunciado por primera vez a favor de que las empresas sean las que decidan.

Tras conocerse la polémica sentencia, El Confidencial se ha puesto en contacto con algunas de las principales empresas del Ibex para conocer su postura sobre este asunto. ¿Qué ocurre si una empleada aparece con velo? ¿Cuentan las empresas con una normativa específica?

'Respeto', 'diversidad' o 'igualdad' son algunas de las palabras más repetidas desde los diferentes departamentos de Comunicación. Todas las compañías consultadas se resisten a afirmar de forma directa que aceptan su uso y se remiten a las normativas internas o tiran de manual.

Foto: "Si la empresa me obliga a quitarme el velo, dejo mi trabajo"

"No se ha definido una política al respecto de este tema. No se ha detectado nunca una situación así ni en España ni en el resto de países europeos en los que está presente el grupo", explican desde el Banco Santander. Una respuesta casi calcada a la de Aena: "No se ha planteado hasta ahora ninguna situación entre nuestros empleados".

Desde Amadeus, mantienen una tesis similar: "No tenemos una política específica", señalan. "Nos esforzamos para asegurar que el entorno de trabajo esté basado en la igualdad de oportunidades, la equidad y el respeto".

Otras, como el grupo DIA, han declinado hacer ningún comentario extra y se remiten a la política interna en materia de recursos humanos. "Grupo DIA respeta la legislación vigente y promueve la igualdad de oportunidades, la no discriminación laboral, una cultura de diversidad y el respeto de los derechos humanos a nivel laboral", reza el citado documento.

De todas las empresas consultadas por este diario, la única que confirma contar con mujeres con velo en su plantilla es Abertis

Por otro lado, desde Repsol señalan que respetan las creencias de todos sus empleados. La empresa energética evita pronunciarse sobre la prenda islámica e insiste en subrayar la diversidad como un elemento positivo de la compañía.

En líneas generales, las compañías se resisten a hacer una mención expresa al velo y subrayan el respeto por las creencias de sus empleados. Conscientes de lo polémico que resulta el asunto, de nada sirve insistir: “Esto es lo único que podemos contar”.

De las consultadas, la única que confirma contar con mujeres con velo en su plantilla es Abertis. “En España tenemos empleadas con velo y fuera del país, como por ejemplo en Francia, muchas más”, explican a este diario, al tiempo que señalan que no cuentan con una normativa específica sobre ello.

El Confidencial ha contactado con numerosas empresas pertenecientes al selectivo español. Desgraciadamente, no todas han podido o no han querido— responder a tiempo para incluir su versión en el artículo.

Acciona, condenada por discriminación

Desde Acciona, se remiten a la reciente sentencia en la que la compañía ha sido condenada por prohibir a una azafata llevar el velo, al considerar que se vulneró su "derecho fundamental a la libertad religiosa".

Ana Saidi, de 38 años, trabajaba como azafata de tierra en el Aeropuerto de Palma y denunció a su empresa por no permitirle trabajar con el velo. En la sentencia, el juzgado ordenó a la empresa el "cese inmediato" de sus actuaciones y el restablecimiento de la situación anterior, además de abonar una indemnización a la afectada.

Ana Saidi, de 38 años, trabajaba como azafata de tierra en el Aeropuerto de Palma y denunció a su empresa por no permitirle trabajar con el velo

Previamente, la compañía había sancionado a la denunciante en varias ocasiones durante 2015 y 2016 por no acatar "las normas de uniformidad" y la suspendió de empleo y sueldo.

La sentencia, que no es firme, fue dictada por el Juzgado de lo Social número 1 de Palma y puede ser recurrida ante la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Baleares (TSJB).

Ibex 35 Musulmán Empresas Recursos humanos Islam Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE)
El redactor recomienda