renueva un préstamo sindicado hasta 2021

FCC firma la refinanciación de 3.600M de deuda con el apoyo de BBVA y Santander

La compañía propiedad de Carlos Slim ha obtenido el respaldo de la banca española, que le negó la concesión de más crédito cuando estaba dirigida por la familia Koplowitz

Foto: El magnate mexicano Carlos Slim. (Reuters)
El magnate mexicano Carlos Slim. (Reuters)

Tras casi un año de negociaciones, FCC ha conseguido cerrar la refinanciación de los 3.595 millones de euros que la compañía constructora adeuda desde los tiempos en que la familia Koplowitz controlaba el capital. El grupo, administrado ahora por Carlos Slim, uno de los dos hombres más ricos del mundo, ha logrado el respaldo de una treintena de bancos para renovar por cinco años un préstamo sindicado liderado por BBVA y respaldado por Santander y CaixaBank.

Según distintas fuentes, la firma de la novación se produjo el pasado 28 de febrero, pero FCC todavía no lo ha hecho público, puesto que la operación debe completarse con una emisión de bonos de 1.300 millones con la garantía de Aqualia, como adelantó El Confidencial el pasado 19 de diciembre. La filial de tratamientos de aguas del grupo constructor está en conversaciones con varias agencias de 'rating' para que le otorguen la calificación financiera necesaria para hacer la citada colocación de bonos, cuyo importe irá destinado inmediatamente a reducir el volumen del sindicado hasta los 2.300 millones de euros.

De esta forma, FCC consigue el alivio de sus acreedores, que desde el cambio de control en favor de Slim ya habían respirado tranquilos ante el riesgo inminente de impago. Las sucesivas ampliaciones de capital por cerca de 1.000 millones aportados por el magnate latinoamericano han permitido desbloquear las negociaciones con la banca, que han extendido el calendario de amortización de la deuda remanente hasta 2021. No obstante, la constructora deberá llevar a cabo una venta de activos no estratégicos por 125 millones en los próximos 18 meses, la única obligación que le han exigido los bancos para refinanciar el pasivo.

Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

Aunque no se conocen las condiciones concretas del nuevo crédito sindicado, fuentes próximas al acuerdo aseguran que el diferencial que pagará FCC de ahora en adelante está muy por debajo del 4% que venía abonando hasta la fecha. El motivo principal es la mejora del balance de la compañía tras la inyección de fondos de Slim y que los acreedores han cambiado la ubicación de la constructora del área de ‘non performing loan’ o empresa de dudoso cobro al de compañía al corriente de pago. Las relaciones del millonario latinoamericano con Francisco González —BBVA es el primer banco de México— y CaixaBank, con el que comparte inversiones en el sector financiero, han facilitado el acuerdo.

Por tanto, las condiciones de la nueva financiación van más en línea con una estructura típica de una compañía 'performing' o con capacidad para atender los pagos. Muy distinta a la FCC a la que se enfrentaron entre 2013 y 2014, cuando las Koplowitz tuvieron que pedir varias dispensas, al no poder atender sus obligaciones con la banca, tanto en lo referente al pasivo de la sociedad 'holding' como a los cerca de 1.000 millones de deuda personal que tenía vendidos y no pagados la propia familia.

Los tres grandes bancos nacionales respaldan al magnate mexicano, con el que comparten negocios financieros en Latinoamérica y España

Los nuevos 3.600 millones van a ser concedidos por BBVA, Banco Santander, Bankia, CaixaBank, Banco Sabadell y Popular, si bien la entidad agente y que está liderando las conversaciones es el grupo presidido por Francisco González. La relación entre la deuda y el beneficio operativo, principal ratio para medir la salud de una compañía, quedará ahora en 4,31 veces, si se tiene en cuenta la cantidad total —incluidos los bonos—, y de 2,75 veces si se toma como referencia el importe neto del préstamo sindicado que quedará una vez se haga la emisión de Aqualia.

¿Últimas pérdidas?

La firma de la novación se ha producido pese a los malos resultados obtenidos por FCC en 2016, año en el que perdió 165,2 millones de euros. Unas cifras que suponen triplicar las minusvalías de un año antes y continuar con los números rojos por quinto ejercicio consecutivo. La compañía atribuyó estos malos resultados a la provisión por deterioro del negocio cementero —299,9 millones de euros— y al impacto del tipo de cambio en su filial de servicios medioambientales en el Reino Unido.

En el plano operativo, FCC redujo un 8,1% sus ingresos totales en 2016, hasta los 5.951,6 millones de euros, al caer la facturación tanto en el mercado doméstico (-9,8%) como en el exterior (-6,1%), si bien el negocio internacional aporta el 48,3% del total. Por áreas de negocio, todas saldan el ejercicio en negativo, siendo la caída más pronunciada la referida al negocio constructor. Esta tradicional actividad del grupo se contrajo un 17,1%, lastrada por el desplome del 35,4% del negocio en España, "consecuencia del persistente descenso de la inversión pública e infraestructuras".

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios