Noticias del Banco Popular: Popular limita una ampliación de capital y nombra un ex Teléfonica como controller
MIGUEL ESCRIG, EX DIRECTOR FINANCIERO DE ALIERTA

Popular limita una ampliación de capital y nombra un ex Teléfonica como 'controller'

El Popular propondrá a su junta ordinaria limitar una posible ampliación a la mitad del capital, y ha anunciado el fichaje como 'controller' del ex director financiero de Telefónica

Foto: Emilio Saracho, en la reciente junta extraordinaria del Popular. (EFE)
Emilio Saracho, en la reciente junta extraordinaria del Popular. (EFE)

El nuevo presidente del Banco Popular, Emilio Saracho, ha lanzado dos mensajes contundentes este martes. Por un lado, ha querido tranquilizar a sus maltratados accionistas al proponer a la junta general ordinaria del 10 de abril una autorización para realizar una ampliación limitada a la mitad del capital, lo que en principio descartaría la macroampliación de 3.0000 millones que piden los analistas. Por otro, ha nombrado a un 'controller' de su confianza, como adelantó El Confidencial; el elegido ha sido el exdirector financiero de César Alierta en Telefónica Miguel Escrig.

En la convocatoria de la junta de accionistas, se incluye la habitual autorización genérica al consejo de administración para ampliar capital en caso de que lo considere oportuno. Pero en el caso concreto del Popular, dada su grave situación, esta propuesta cobra una importancia excepcional. Y ahí Saracho aprovecha para lanzar un mensaje a los accionistas castigados tras la fallida ampliación de 2.500 millones de junio: el punto cuarto del orden del día estabece la "autorización al consejo de administración (...) para que pueda aumentar el capital social dentro del plazo máximo de tres años, en una o varias veces y hasta un máximo del 50% del capital social, con la facultad de excluir el derecho de suscripción preferente hasta un límite del 20% del capital social".

Junta extraordinaria del Popular celebrada el 20 de febrero. (EFE)
Junta extraordinaria del Popular celebrada el 20 de febrero. (EFE)

Dado que la capitalización bursátil actual del Popular es de 3.621,89 millones, esta limitación excluye, en principio, la macroampliación de 3.000 millones que la mayoría de los analistas considera necesaria para que el banco termine de sanear su balance de una vez por todas. Una alternativa que Saracho pretende evitar, pero que va por delante de la venta del banco (el último recurso) en el orden de prelación de sus opciones para solucionar la situación, ya que su intención es mantener independiente al Popular si es posible.

No descarta del todo la macroampliación

La otra limitación, de exclusión del derecho de suscripción preferente para los actuales accionistas solo si se amplía capital en un 20%, complementa este mensaje de tranquilidad: eso significa, 'a priori', que la ampliación no podrá hacerse a un precio tan bajo y con una dilución tal que, en la práctica, suponga la venta del banco a los inversores que la suscriban. Precisamente, los inversores que ha sondeado Saracho consideran que la mejor opción es una ampliación a un precio muy bajo después de anunciar un plan de saneamiento creíble (el gran fallo de Ron).

En todo caso, estas propuestas no descartan que finalmente se vaya a acometer una macroampliación; simplemente obligan a Saracho a convocar una junta de accionistas extraordinaria para sacarla adelante. Es decir, le fuerzan a pactar esta medida con los accionistas de referencia del banco (la sindicatura, el mexicano Del Valle, Allianz y Crédit Mutuel) antes de llevarla a cabo. Por tanto, la propuesta para la reunión del 10 de abril es únicamente una declaración de intenciones.

El expresidente de Telefónica César Alierta (d), junto a su sucesor, José María Álvarez-Pallete. (EFE)
El expresidente de Telefónica César Alierta (d), junto a su sucesor, José María Álvarez-Pallete. (EFE)

Miguel Escrig, nuevo 'controller'

Por otro lado, el Popular ha anunciado el fichaje de Miguel Escrig, ex director financiero de Telefónica en la etapa de César Alierta, como director general adjunto al presidente. Se trata de un hombre de total confianza de Saracho (lo conoce de su paso por el Santander y JP Morgan), que actuará como 'controller'. Eso sí, el otorgarle un rango tan alto —prácticamente a la altura del consejero delegado heredado de Ron, Pedro Larena— también supone toda una declaración de intenciones.

Como informó El Confidencial, la intención de Saracho con este nombramiento es tener un control exhaustivo de los costes, una radiografía minuciosa del dinero que entra y que sale de la entidad, un seguimiento diario de la evolución de los riesgos y de la venta de activos inmobiliarios, ya que una quinta parte de su bonus está ligado a esta actividad.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios