dos exejecutivos de advent international

Dos españoles levantan 1.000 millones de Singapur para invertir en moda

Carlos Santana y Juan Carlos Torres han convencido a Temasek para constituir un fondo de capital riesgo que tome posiciones en el sector de las grandes marcas textiles

Foto: Tienda de Bimba y Lola, una de las marcas en las que podrían invertir.
Tienda de Bimba y Lola, una de las marcas en las que podrían invertir.

Hay dinero de sobra, a mansalva, un exceso de liquidez como nunca lo ha habido en los mercados financieros en las últimas décadas. Estas palabras son las de un presidente de un banco americano en España, inmerso en varias operaciones de compraventa de empresas por cerca de 5.000 millones de euros. Una prueba de ello es el último fondo de capital riesgo que han constituido Carlos Santana y Juan Carlos Torres Carretero, un joven y un veterano del sector del 'private equity' en España que han convencido al Gobierno de Singapur para invertir entre 500 y 1.000 millones en compañías de moda.

Los dos provienen de Advent International. El primero fue el responsable de la firma en España entre 2015 y finales de 2016, tras formarse en Dresdner Kleinwort Capital. El segundo, uno de los inversores españoles que más lejos ha llegado, ha trabajado para esta sociedad de capital riesgo desde 1988, ocupando distintos cargos a nivel mundial. Además, Torres Carretero es presidente de Dufry, el mayor operador aeroportuario de tiendas y restaurantes del mundo, incluidos los activos de la española Aldeasa.

Santana y Torres Carretero se han unido para levantar un fondo financiado por Temasek, el fondo soberano del Gobierno de Singapur, con el que ya tenían una relación previa. De hecho, en julio de 2016, el veterano empresario se asoció con este 'private equity' asiático para adquirir un 26,9% de Moncler, una compañía italiana de moda que llegó a ser valorada en 2.300 millones de euros. Un ejemplo de lo que los dos inversores españoles quieren hacer al calor del interés por las grandes marcas del ‘retail’ en Europa.

(Reuters)
(Reuters)

En España, cadenas como Tous, Desigual, Pepe Jeans y Blanco han cambiado de manos o han dado entrada a inversores ajenos a las familias fundadoras en los últimos años. Los fundadores de la empresa gerundense de joyería vendieron un 25% del capital al fondo suizo Partners Group por 150 millones de euros, mientras que Thomas Meyer traspasó el 10% de la empresa de camisetas a Eurazeo por 285 millones.

Blanco, Adolfo Domínguez...

Por su parte, los accionistas financieros, entre los que estaba Juan Abelló, acordaron la enajenación de la mayoría de las acciones de la compañía de ropa vaquera por algo más de 700 millones al hombre más rico de Líbano, al tiempo que Blanco pasó a manos de un fondo árabe que no consiguió sacarla de la quiebra. Tampoco acabó bien Caramelo pese a los dos intentos de reflotarla por parte de Inveravante, el 'holding' inversor del millonario Manuel Jove. Además, el grupo de perfumerías Puig, que ha hecho inversiones minoritarias en marcas como Adolfo Domínguez, compró el 25% de Textil Lonia, aprovechando que L Capital, el fondo de inversión de LVHM, salía con cuantiosas plusvalías. Pagó más de 125 millones de euros por el grupo que fabrica las marcas CH Carolina Herrera o Purificación García. Poco después, precisamente L Capital se hizo con el 49% de El Ganso.

El diseñador Adolfo Domínguez. (EFE)
El diseñador Adolfo Domínguez. (EFE)

Pero la inversión más alta en el negocio de distribución fue la compra de un 12,25% de El Corte Inglés por parte de un jeque de Qatar, quien pagó 1.000 millones de euros en forma de préstamo convertible en acciones. Una operación a la que puede seguir la adquisición de Cortefiel, compañía en manos de CVC, PAI y Permira, tres fondos de capital riesgo que están deseando desinvertir tras once años en el capital y más de un roto en el balance.

Santana y Torres Carretero tienen la suerte de que juegan con la potencia de fuego de Temasek, que gestiona 180.000 millones de dólares. En España solo tiene una inversión destacada, el 6,3% de Repsol, participación por la que pagó algo más de 1.200 millones de euros en 2013 y cuyo valor todavía no ha recuperado. Entre las compañías que pueden estar en el radar de los dos inversores podrían estar Bimba y Lola, cuyas propietarias buscan un socio que les aporte capital, y Adolfo Domínguez, la marca del famoso diseñador que acumula años de pérdidas.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios