por petición de cvc, pai y permira

Rebajas Cortefiel: Goldman Sachs la pone en venta por un euro más la deuda con quita

CVC, PAI y Permira han encargado al banco de negocios estadounidense buscar un comprador que aporte capital para refinanciar un préstamo de 1.172 millones

Foto: Una tienda de Cortefiel en Madrid. (Reuters)
Una tienda de Cortefiel en Madrid. (Reuters)

Cortefiel vuelve a salir a la venta tras los dos intentos frustrados llevados a cabo por sus tres accionistas entre finales de 2015 y principios de 2016. CVC Capital Partners, PAI Partners y Permira, los tres fondos de capital riesgo que compraron el grupo textil español hace 11 años, han encargado de nuevo a Goldman Sachs que encuentre un comprador para la compañía propietaria de marcas como Womenis Secret y Springfield. La diferencia es que ahora los 'private equity' se conforman con traspasar la cadena de moda por un euro más la deuda, dados los graves problemas para pagar los préstamos que arrastra desde hace una década.

Varias fuentes financieras han confirmado que Goldman Sachs ha activado la venta de Cortefiel al calor de los resultados 2016-2017, que oficialmente se cerraron ayer, por la percepción internacional de la mejora del consumo en España y la estabilidad política. Los acreedores, entre los que se encuentran Banco Santander, CaixaBank, JP Morgan, Royal Bank of Scotland y Société Générale, también han tomado posiciones con la contratación de Houlihan Lokey, el banco de negocios especializado en lo que se denomina eufemísticamente 'situaciones especiales'.

El 'skater' parisino Lofti Lamaali, imagen de Cortefiel para su sastrería de hombre. (EFE)
El 'skater' parisino Lofti Lamaali, imagen de Cortefiel para su sastrería de hombre. (EFE)

La decisión de los prestamistas de ponerse en manos de la entidad que ha participado en el preconcurso de acreedores de Abengoa, el de Codere, el de TP Ferro, en el de la Ciudad Financiera de Banco Santander y en la quiebra técnica de Isolux y de las autopistas radiales pone de manifiesto la preocupación de los bancos financiadores sobre Cortefiel. Se temen que, para poder sacar la compañía adelante, sea necesaria una quita sobre los 1.172 millones que CVC, PAI y Permira solicitaron en 2006 para comprar el grupo a la familia Hinojosa y cargaron contra el balance del grupo textil.

De hecho, el préstamo, novado de forma provisional en marzo de 2016 y con próximo y último vencimiento en 12 meses, cotiza en los mercados secundarios de deuda al 76% de su valor nominal, tras haber llegado a hundirse hasta el 65%. Es decir, el mercado da por hecho que los acreedores tendrán que aceptar una quita de entre el 25 y el 35% sobre los 1.172 millones vivos y por pagar —lo que supondría dar por perdidos entre 300 y 410 millones—, concedidos a los accionistas de Cortefiel en pleno 'boom' financiero.

Los bancos podrían perder 300 de los 1.172 millones concedidos a CVC, PAI y Permira hace una década tras cinco refinanciaciones sin solución

CVC Capital Partners, PAI Partners y Permira celebraron el pasado 13 de septiembre la junta general de accionistas de Cortefiel, de la que son dueños desde 2006. Los tres fondos de capital riesgo aprobaron las cuentas del grupo textil y el informe de gestión, en el que por primera vez reconocen que no cuentan con la liquidez suficiente para hacer frente a sus 1.172 millones de deuda. Una situación que ha llamado la atención de Deloitte, su auditor, que además ha subrayado el agujero de 527,7 millones en el patrimonio neto de la sociedad dominante.

Los propios fondos internacionales de 'private equity' admiten que “los administradores mancomunados de Cortefiel están evaluando posibles acciones encaminadas a buscar nuevas fuentes de financiación y/o posibles inversores que pudieran proporcionar la liquidez suficiente para hacer frente al pago de los pasivos del grupo del que la sociedad es dominante en los nuevos plazos establecidos”. Así lo destaca Deloitte en el último informe de auditoría, una forma de advertir de que los accionistas actuales no disponen del dinero suficiente para amortizar el préstamo, renovado ya en cinco ocasiones.

Un dividendo para ganar dinero

Los bancos tienen catalogada la deuda de la cadena de distribución como 'distress' o especulativa, por las dudas sobre la capacidad de pago de la totalidad del préstamo a su vencimiento. Fuentes financieras apuntan que Cortefiel está abocada a una fuerte quita o a que la banca se quede con la compañía, como pasó años atrás con Coronel Tappioca, Panrico o Bodybell. Para evitar esta última situación, Goldman Sachs confía en encontrar un comprador que aporte el dinero suficiente para hacer frente a la deuda y financiar la reorganización interna de las marcas.

Para CVC, PAI y Permira, apenas habrá sacrificio, si finalmente se cierra la operación por un euro más el valor de la deuda, pese a la pésima gestión de la compañía. Porque los tres fondos de capital riesgo se pagaron a si mismos y contra el balance de Cortefiel un dividendo de 150 millones en 2007, cuando refinanciaron el préstamo original de 1.300 millones que pidieron para comprar la cadena de moda. Por tanto, los tres 'private equity' ya han ganado dinero con Cortefiel, que por el contrario tenía unos fondos propios negativos de 456 millones al cierre del ejercicio 2015-2016.

Si no fuera por que la sociedad española dispone de unos préstamos participativos —deuda convertible en capital— concedidos por CVC, PAI y Permira, el grupo estaría en situación de disolución. Unos números que han supuesto la salida de dos consejeros delegados —Juan Carlos Escribano y Berta Escudero— en los últimos 18 meses y el nombramiento de Jaume Miquel como máximo responsable de los negocios. Miguel ha puesto ya en marcha una reestructuración con el cierre de las tiendas de mayor dimensión y de las que eran improductivas para reducir costes y mejorar los márgenes.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios