ASEGURA NO TENER UN MANDATO DE LOS ACCIONISTAS

Saracho, a los directivos: "No me temblará el pulso si tengo que vender el Popular"

Emilio Saracho ha reconocido ante los directivos del Popular que, aunque no es su primera opción, no tendrá problemas en vender el banco si no queda más remedio

Foto: Emilio Saracho (2i), con varios directivos del banco en la junta de accionistas. (EFE)
Emilio Saracho (2i), con varios directivos del banco en la junta de accionistas. (EFE)

Emilio Saracho, flamante presidente del Banco Popular, empieza a mostrar sus cartas. En una reunión con el equipo directivo de la entidad celebrada el jueves pasado (antes de la junta de accionistas que aprobó su nombramiento este lunes), aseguró que no tiene un mandato de ningún accionista de vender el banco. Pero que eso no significa que no vaya hacerlo. Si no consigue superar la grave crisis actual con otras medidas, advirtió: "No me temblará el pulso a la hora de vender", según fuentes conocedoras del encuentro.

Estas fuentes explican que asistió un número más amplio de directivos de los que componen el comité de dirección del banco. El nuevo presidente pidió a los más destacados un plan en sus respectivas áreas para ayudar a dar la vuelta a la situación de la entidad, que algunos ven como un examen del que puede depender su continuidad en el puesto. Un portavoz del Popular ha explicado que no pueden hacer comentarios sobre reuniones internas.

Emilio Saracho (c), junto a su antecesor, Ángel Ron (i).
Emilio Saracho (c), junto a su antecesor, Ángel Ron (i).

Saracho no eludió la delicadísima situación en que se encuentra el banco tras la salida de Ángel Ron, con las mayores pérdidas de la historia de un banco no nacionalizado y con las posiciones bajistas en el valor en máximos. Por eso, pidió a todos los directivos el mayor esfuerzo desde sus responsabilidades para salir de ella. Ahora bien, si estas palancas no funcionan y la entidad no puede continuar en solitario, adoptará las decisión de ponerla a la venta sin necesidad de que los principales accionistas se lo pidan.

Las opciones de Saracho

Como ha informado El Confidencial, el nuevo presidente ha hecho un sondeo entre los inversores sobre cuál de las opciones que tiene para salvar el Popular tiene más apoyos: la ampliación de capital, la fusión o la venta por partes. La primera es la que el mercado considera más fácil, puesto que la venta de activos tiene mucho más riesgo de ejecución. Ahora bien, los inversores consideran que, previamente, debe presentar un plan de negocio creíble (el gran fallo de Ron) y hacerla a un precio muy inferior a la cotización actual del valor en bolsa.

Ángel Ron, en la presentación de los resultados de 2016. (EFE)
Ángel Ron, en la presentación de los resultados de 2016. (EFE)

Saracho pretende agotar sus opciones para mantener independiente al Popular. Para ello, ha aparcado el 'proyecto Sunrise', el banco malo al que Ron fiaba la salvación del Popular. En su lugar, pretende centrarse en la venta de negocios con valor, como la aseguradora y gestora de activos que tiene a medias con Allianz. Pero es consciente de que será muy difícil lograr ingresos suficientes para evitar una ampliación de capital que los analistas cifran en 3.000 millones. Y si no logra cubrirla, dada la falta de credibilidad del banco (las posiciones bajistas han marcado un nuevo récord en el 11,75% del capital) y el hartazgo de los accionistas, la única salida será la venta de la entidad.

Pánico entre los directivos

El sustituto de Ron ha pedido a los miembros del actual consejo que renuncien voluntariamente a su cargo debido a su falta de credibilidad ante el mercado y el enfado de los accionistas con las fuertes pérdidas sufridas a causa de su gestión, como se puso de manifiesto en la citada junta general. Los directivos temen correr la misma suerte y ser relevados por el nuevo presidente. De ahí que muchos se tomen el plan que les ha solicitado como un examen del que depende su continuidad en el banco.

El precedente de la 'limpieza' acometida por Ana Botín tras asumir la presidencia del Santander incrementa ese pánico. Ahora bien, otros prefieren mirar la situación con más tranquilidad: "Ana Botín llevaba mucho tiempo en el banco y tenía un equipo de confianza de su paso por Banesto y Santander UK, que son a los que ha promocionado. Saracho nunca ha dirigido un banco y no tiene un equipo para ello, así que es posible que confíe en un buen número de los actuales directivos". Pero en lo que coincide todo el mundo es en que sí traerá algunas personas de su confianza para los puestos más altos; el primero será un 'controller'.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios