firman la modificación del rescate

Abengoa: los fondos liberan al fin los 1.140 millones y evitan la quiebra

Los 10 'hedge funds' que se habían comprometido a financiar el rescate han aprobado finalmente el desembolso del dinero pese al concurso de acreedores de México

Foto: Una torre y paneles solares de la planta Solúcar de Abengoa en Sanlúcar la Mayor. (Reuters)
Una torre y paneles solares de la planta Solúcar de Abengoa en Sanlúcar la Mayor. (Reuters)

Los 17.000 empleados de Abengoa pueden, por fin, estar tranquilos. Tras año y medio largo de agonía, los fondos que se habían comprometido a inyectar 1.140 millones de euros han aprobado liberar el dinero, pese al contratiempo que ha supuesto el concurso de acreedores de la filial de México. Según han confirmado fuentes próximas a la compañía, la docena de 'hedge funds' que firmaron la refinanciación el pasado año han aceptado las nuevas condiciones derivadas de la suspensión de pagos de la subsidaria latinoamericana, por lo que desembolsarán el dinero la próxima semana.

El plazo para aceptar la nueva fórmula del rescate, modificado el pasado 14 de febrero, vence el próximo día 28. Según las mismas fuentes, Abrams Capital, The Baupost Group, Canyon Partners, D. E. Shaw, Elliot Management, Oaktree, Vârde, KKR, Centerbridge y Hayfin han acordado mantener su compromiso e inyectarán el dinero en los primeros días de marzo. La solución alcanzada es que los fondos que se iban a destinar a la compañía mexicana van a ser consignados en una cuenta que Abengoa no podrá tocar hasta que se resuelva la situación concursal. Como se confía en llegar finalmente a un acuerdo con el banco acreedor que instó la quiebra, el capital destinado a financiar las dos grandes plantas en el país latinoamericano se liberará cuando se alcance un pacto con Banco Base.

En vista de la situación en México, Abengoa acordó con los representantes de los bonistas una adaptación del mecanismo de desembolso de la financiación del nuevo dinero, manteniendo, no obstante, la estructura inicial de la operación. Dicha propuesta de desembolso requerirá ciertas modificaciones al 'term sheet', al Restructuring Steps Plan, al Contrato de Reestructuración y a la Carta de Compromiso de Financiación de Dinero Nuevo (New Money Financing Commitment Letter). Un cambio que debía ser aceptado por el denominado G-5 —Santander, CaixaBank, Bankia, Popular y Crédit Agricole— y los 12 'hedge funds' que se habían quedado con cerca de la mitad de la deuda financiera neta del grupo andaluz (9.500 millones de euros).

Las entidades financieras españolas y la francesa, con las que Abengoa ha mantenido duras conversaciones en los últimos 15 días, dieron su visto bueno el 15 de febrero, a expensas siempre de que los fondos oportunistas accedieran a la modificación. Fuentes cercanas a la transacción aseguran que ya se han recibido los votos favorables de los distintos comités de riesgo y que la mayoría ya han rubricado las nuevas condiciones del plan de reestructuración.

De esta manera, salvo circunstancia imprevista de última hora, se acaba con la agonía de Abengoa, cuyo futuro lleva en juego desde el 1 de agosto de 2015, cuando la multinacional presidida por los Benjumea confesó por primera vez su insolvencia. El acuerdo para la refinanciación se alcanzó en agosto de 2016 y fue homologado por un juzgado de Sevilla en noviembre. Posteriormente, el 22 de ese mes, se aprobó en una junta extraordinaria el canje de la deuda por capital, la quita y la inyección de dinero nuevo.

Las nóminas, a salvo

Sin embargo, la petición de concurso de acreedores de México en diciembre trastocó el desembolso de los nuevos fondos, hasta el punto de que varios de los 'hedge funds' dieron por muerto el acuerdo. No obstante, el nuevo presidente de Abengoa, Gonzalo Urquijo, planteó a Houlihan Lokey, el asesor de los bonistas, una fórmula que permitiese mantener en pie el rescate y evitar que la ingeniería solicitase la liquidación.

Abengoa se había quedado sin fondos para continuar con su actividad, incluso para hacer frente a los pagos a proveedores más urgentes y las nóminas de los 17.000 empleados que aún mantiene en plantilla (han salido cerca de 7.000 trabajadores desde el estallido de la crisis). La situación es tan dramática que la compañía había vuelto a pedir dinero a Santander y CaixaBank para al menos cumplir con el pago de los salarios y rebajar la tensión con la plantilla.

Sin embargo, la realidad es que ni la banca ha querido conceder más préstamos a Abengoa ni los 'hedge funds' aportar el dinero nuevo hasta tener la certeza de que si la filial mexicana cayera incluso en suspensión de pagos en el final del proceso judicial, el préstamo de los fondos oportunistas tendrá preferencia a la hora de cobrar sobre el resto de los acreedores.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios