reducen su participación apenas a un 6%

Los March venden el 4% de ACS por 400 millones y dejan sin bonus a Florentino

Corporación Financiera Alba ha reducido su participación en la constructora apenas a un 6%, goteo bajista que dejará sin 'stock options' a los directivos del grupo

Foto: El presidente de ACS, Florentino Pérez. (EFE)
El presidente de ACS, Florentino Pérez. (EFE)

Florentino Pérez tiene el enemigo en casa. Pese a los esfuerzos por reducir la deuda, mejorar su balance y ampliar su expansión internacional a los cinco continentes, ACS sigue sin recuperar en bolsa los niveles de antaño. El motivo principal es la venta continuada de acciones por parte de Corporación Financiera Alba, que desde finales de noviembre se ha desprendido de un 4% del capital de la constructora por cerca de 400 millones. Una presión bajista que hace imposible que el presidente y el resto de directivos de la compañía puedan cobrar un bonus extraordinario de 210 millones de euros.

Según han confirmado fuentes próximas al 'holding' de la familia March, Corporación financiera Alba, en plena reordenación de su cartera, ha reducido su participación en ACS a poco más del 6%, desde el 9,9% que tenía el pasado 17 de noviembre. Esa fue la última fecha en la que actualizó el paquete que tenía de la multinacional de construcción y servicios, de cuyo consejo de administración salió el 29 de junio de 2016. La renuncia a los dos puestos que tenía en el órgano de gobierno de la sociedad fue adoptada para poder liquidar su posición poco o poco sin tener que notificarlo a Florentino Pérez e incluso a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) una vez que bajase del 10%.

Los March, que llegaron a tener un 22% de ACS, se quedaron con las manos libres para vender el 11,7% que poseían en ese momento, movimiento continuado que les ha llevado a reducir su participación apenas a un 6%. En los últimos tres meses, han vendido cerca de un 4% por casi 400 millones, mientras que desde que abandonaron el consejo de administración, han disminuido su paquete a casi la mitad, por unos 530 millones.

Tras estas colocaciones, el accionariado de ACS queda liderado por Florentino Pérez, que mantiene un 12% del capital, seguido por Corporación Financiera Alba, con un 6%, Miguel Fluxa (Iberostar), con un 5%, y Alberto Cortina y Alberto Alcocer —conocidos como los Albertos—, con algo menos de un 5%. No obstante, a la intención del 'holding' de los March de continuar con su salida de la constructora se ha sumado el empresario hotelero, que también dejó el consejo de administración para poder liquidar su posición, como adelantó El Confidencial el pasado 11 de noviembre.

Fluxá ya ha recibido varias ofertas de bancos de inversión para colocar sus acciones en cuanto la cotización supere los 30 euros —precio mínimo que exige—, pero el empresario mallorquín está convencido que el valor podría llegar a los 33 euros una vez que ACS publique los resultados y el balance del conjunto de 2016. Para el dueño de Iberostar, el precio es muy importante porque cuando compró el 5% por 850 millones de la constructora pagó 46,82 euros por acción, lo que le obligó a tener que provisionar pérdidas por 150 millones. Tras este ‘writte off’, ahora las tiene contabilizadas a 37,13 euros, por lo que quiere maximizar el precio para estrechar las minusvalías.

El efecto perverso

Sin embargo, el constante goteo vendedor de los March impide a ACS repuntar en bolsa, pese a que, gracias al ejercicio de adelgazamiento continuo llevado a cabo con la venta de activos, el 81% de los analistas bursátiles que cubren la compañía recomienda comprar el valor. La última desinversión, el traspaso de Urbaser a un consorcio chino, le ha permitido rebajar la deuda neta a cerca de 2.700 millones (según datos a 30 de septiembre de 2016), frente a los 9.400 millones que llegó a arrastrar cuando se aventuró en la toma de control de Iberdrola. No obstante, la deuda bruta ronda todavía los 9.600 millones.

El efecto de las ventas impide de momento a ACS despegar en bolsa y a Fluxá poder desprenderse de su participación del 5%

El efecto de las ventas de Corporación Financiera Alba impide de momento a ACS despegar en bolsa y a Fluxá poder desprenderse de su participación del 5%. Pero, además, va a dejar a los 62 principales directivos del grupo sin el bonus extraordinario en forma de 'stock options' por 210 millones que aprobó la junta general de accionistas de 2014. Este incentivo estaba condicionado a que la cotización de la constructora alcanzase los 33,89 euros entre el 1 de mayo de 2016 y el mismo día del presente ejercicio. Salvo que el valor se aprecie cerca de un 16% respecto al último cambio en bolsa, los agraciados con este premio no podrán ejercerlo o, en caso de superarlo, podrán apuntárselo sin apenas plusvalías.

El principal afectado es el propio Florentino Pérez, al que le corresponden 540.950 opciones sobre acciones, las mismas que a Marcelino Fernández Verdes, su hombre de confianza y el elegido para ser nombrado consejero delegado. Un paquete valorado al precio de ejercicio en 18,33 millones —33,66 millones a repartirse entre los dos—, ligeramente superior al que también podrían cobrar Ángel García Altozano y José Luis del Valle (418.266 opciones cada uno), las dos personas en las que se apoya el presidente en su día a día.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios