Reduce 18.000 metros cuadrados de edificabilidad

Carmena borra la vivienda libre de la pastilla de Valdebebas y quita 160 pisos a Pryconsa

El ayuntamiento ha exigido reducir en 18.000 metros cuadrados la edificabilidad, recorte que afecta en casi su totalidad a Pryconsa, y exige a Premier promover vivienda protegida

Foto: Pastilla comercial de Valdebebas.
Pastilla comercial de Valdebebas.

Menos viviendas y ninguna libre. Es la condición que ha puesto sobre la mesa el Ayuntamiento de Madrid para desbloquear la conocida como pastilla comercial de Valdebebas, última bolsa de suelo del ámbito pendiente de recibir las bendiciones administrativas y legales para que puedan entrar las grúas.

Como adelantó El Confidencial, el consistorio presentó ayer martes su propuesta de edificabilidad y densidad para esta zona, donde estaba prevista la construcción de 1.000 viviendas sobre una superficie que, inicialmente, iba a acoger el mayor centro comercial de Europa.

Como era de esperar, el ayuntamiento ha rebajado la edificabilidad, aunque en unos números superiores a los inicialmente previstos. En concreto, ha reducido en 18.000 los metros cuadrados destinados a residencial, un ajuste que afecta en casi su totalidad (unos 16.000 metros cuadrados) a las 14 parcelas que adquirió Pryconsa a la Junta de Compensación el año pasado.

Infografía sobre la ubicación de la pastilla comercial y las futuras viviendas en Valdebebas.
Infografía sobre la ubicación de la pastilla comercial y las futuras viviendas en Valdebebas.

La consecuencia directa de este cambio es que la compañía de la familia Colomer va a tener que rehacer sus números y promover entre 140 y 160 viviendas menos, lo que significa reducir en algo más del 15% el número de hogares que preveía haber puesto en marcha inicialmente, todos ellos protegidos.

El otro gran damnificado de la propuesta del consistorio es Premier, propietario de una parcela para vivienda libre con casi 11.000 metros cuadrados de edificabilidad, a quien el ayuntamiento ha indicado que deberá construir bajo algún régimen de protección, además de reducirse su edificabilidad en 2.000 metros cuadrados.

El Colegio Joyfe y la cooperativa Valdecam, que adquirió suelo para levantar 65 hogares protegidos, en cambio, no tendrán que asumir ningún ajuste, ya que el equipo de Manuela Carmena ha decidido rebajar la densidad de este ámbito concentrando el ajuste en unas manzanas, y permitiendo así que no afecte a otras.

Próximos pasos

Tras reunirse ayer con el ayuntamiento, la Junta de Compensación de Valdebebas, que representa a cerca de 5.000 propietarios del ámbito, llevará próximamente a su consejo rector la propuesta del consistorio. Este órgano, en el que solo tienen presencia los grandes terratenientes, puede optar por tomar una decisión o remitirlo a la asamblea para que todos los propietarios, y no solo los mayores, decidan.

El problema al que se enfrenta ahora la Junta de Compensación es tener que rebajar el precio al que vendió sus parcelas a Pryconsa y Premier, ya que el uso y edificabilidad de estas han sido modificados, lo que significa contar con un cheque menor para afrontar todas las obras de servicios dotacionales —sanitarios, educativos, deportivos...— que requiere el ámbito.

Valdebebas solo está pendiente de desbloquear la pastilla comercial.
Valdebebas solo está pendiente de desbloquear la pastilla comercial.

De hecho, entre los cambios acordados con el ayuntamiento se incluye elevar en 13.000 metros cuadrados el suelo destinado a estos usos, además de reservar la franja más próxima al aeropuerto a oficinas, activo que tardará más tiempo en ponerse en rentabilidad que las viviendas, mejoras que se inspiran en la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM), que el año pasado echó por tierra el plan especial de este ámbito, detonante de la nueva propuesta.

Cabe la posibilidad de que la junta termine optando por rechazar el plan del consistorio y esperar a que el Tribunal Supremo se pronuncie respecto a la sentencia del TSJ. El problema es que, si refrenda lo ya fallado, deberá volverse a la situación inicial, es decir, que no se promoverá ninguna vivienda, ya que los 109.000 metros cuadrados de este ámbito se diseñaron en su origen para levantar un gran centro comercial.

Esto significaría tener que volver a empezar de cero las conversaciones con el ayuntamiento, dilatando la resolución del problema, enfrentándose a que los compradores de suelo se acojan a cláusulas que permitan romper los contratos y privando a todo el barrio de la apertura de un colegio que los cerca de 10.000 vecinos que ya tiene esperan con ansiedad, ante la falta de oferta educativa que padecen.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios