AFI Y SOCIÉTÉ GÉNÉRALE ULTIMAN SUS INFORMES

El FROB tendrá lista la fusión Bankia-BMN en marzo... salvo mejor oferta de BBVA

El FROB ha dado de plazo hasta el día 22 de febrero para que AFI y Société Générale presenten las conclusiones de sus trabajos sobre la pretendida fusión de Bankia y BMN

Foto: El presidente del FROB, Jaime Ponce. (EFE)
El presidente del FROB, Jaime Ponce. (EFE)

Los trabajos de las dos firmas consultoras elegidas por el FROB para despejar la fusión de Bankia y BMN tienen prácticamente desbrozado el camino para que el Gobierno pueda oficializar la operación no más tarde de finales de marzo. La firma de Analistas Financieros Internacionales (AFI) ratificará la conveniencia del proyecto como la mejor opción para que el Gobierno pueda mantener viva la expectativa de recuperación de las multimillonarias ayudas destinadas a ambas entidades. Société Générale (SG), por su parte, se emplea a marchas forzadas en una labor destinada a peinar el mercado y garantizar que no existe ninguna muestra adicional de interés sobre BMN que suponga una mejora de precio para el Estado.

Ambas entidades actúan en paralelo, con una fecha límite marcada en el calendario para dentro de 15 días. El FROB quiere tener los informes en su mesa el 22 de febrero, con el fin de analizar el proceso durante la siguiente semana y presentar una solución definitiva al ministro de Economía, Luis de Guindos, antes de que termine el presente mes. En los sondeos que realiza SG, no se vislumbra ningún competidor seriamente comprometido en la compra de BMN, si bien fuentes cercanas al organismo de reestructuración bancaria no se atreven todavía a descartar la aparición a última hora de un ‘mirlo blanco’, no del todo deseado en estos momentos políticos.

Foto de archivo del presidente del BBVA, Francisco González (d), y el presidente de Bankia, Goirigolzarri.
Foto de archivo del presidente del BBVA, Francisco González (d), y el presidente de Bankia, Goirigolzarri.

El principal ‘temor’ o, cuando menos, la mayor precaución del FROB está centrado ahora en el BBVA, dada la singularidad con que su presidente, Francisco González, se maneja en sus relaciones con el Ministerio de Economía y, sobre todo, con Bankia. Las críticas vertidas estos últimos días por FG contra la actitud de José Ignacio Goirigolzarri en la gestión de las cláusulas suelo no han pasado desapercibidas en medios institucionales, y han servido para alertar sobre la posibilidad de que el BBVA pueda hacer acto de presencia a última hora en el proceso organizado para la fusión de los dos bancos nacionalizados.

El Gobierno sabe que su débil posición parlamentaria y la amenaza de una presión social constante impiden cualquier alarde de liberalización que pueda inflamar las tensiones en la calle. Las privatizaciones están suspendidas en todo el sector público y la banca no va a ser una excepción. Pero eso no es óbice para que el Ministerio de Economía quiera cuidar las formas, y asegurar la máxima transparencia en prevención de posteriores denuncias que puedan socavar la legitimidad de mantener un grupo financiero de primer nivel dentro de la estructura del Estado. De ahí que el FROB haya decidido guardarse las espaldas con los dos consultores de marras.

El FROB considera que BMN puede aportar mayor valor a Bankia de cara a la recuperación de las ayudas otorgadas por el Estado a los dos bancos

El eventual interés del BBVA o de cualquier otro postor tendrá que compensar al Gobierno por la pérdida de las sinergias que supone la fusión de dos bancos en los que el FROB posee una participación respectiva del 65%. Aunque las valoraciones de las economías de escala están todavía por detallar, los cálculos preliminares superan los 1.000 millones de euros. De ahí que los potenciales pretendientes tengan que empezar por incluir una prima de alrededor de 700 millones sobre el valor intrínseco de BMN, cuya referencia más válida es Liberbank, que cotiza en bolsa a un 40% de su valor en libros.

Con esta base de partida, y teniendo en cuenta que el valor contable de BMN se sitúa en 2.000 millones de euros, el precio mínimo que tendrían que poner sobre la mesa los potenciales interesados no debería bajar de los 1.500 millones de euros. Esta cifra se establece a partir del 'stand alone' de la entidad nacida tras la fusión de las antiguas cajas de Murcia, Granada y Baleares, que sería de 800 millones. A ello habría que añadir los citados 700 millones de las sinergias que dejaría de obtener el FROB si no puede llevar a cabo la fusión con Bankia.

El ministro de Economía acaba de oficializar en el Congreso de los Diputados que el Gobierno está dispuesto a capturar las sinergias que ofrece la fusión de Bankia y BMN, lo que supone un claro aviso a todos los navegantes que en su día pusieron la operación en tela de juicio. Las denuncias que puedan llegar desde medios privados contra la supuesta competencia desleal del nuevo grupo financiero del Estado constituyen un imponderable que el Ministerio de Economía intentará paliar, con la colocación, más o menos inmediata, de alguna participación adicional en bolsa antes incluso de que termine el año.

La futura Bankia, reforzada en su valoración con la incorporación de BMN, seguirá actuando previsiblemente como ese ‘Papá Noel’ al que aludía esta pasada semana FG en referencia a su antiguo consejero delegado, José Ignacio Goirigolzarri. El Gobierno necesita resarcir a los contribuyentes en la misma medida en que los bancos se sienten obligados a lavar su imagen ante los consumidores financieros. En todo caso, y como apuntan en medios oficiales, el BBVA también tiene pleno derecho a ejercer de Santa Claus con las ayudas de 14.000 millones que le permitieron hacerse en su día con las cajas catalanas de Unnim y Catalunya Caixa.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios