lanza el proyecto alpha II

Colonial se alía con la familia Puig dentro de su segunda gran ofensiva inversora

La inmobiliaria y el grupo familiar promoverán juntos una torre de oficinas en Barcelona, proyecto que forma parte de Alpha II, la segunda gran ofensiva inversora de Colonial

Foto: Pere Viñolas, consejero delegado de Colonial
Pere Viñolas, consejero delegado de Colonial

Se llama Alpha II y es la segunda gran ofensiva inversora lanzada por Colonial en menos de un año. La primera fue el pasado mayo, cuando en una maestra jugada a tres bandas dio entrada en su capital al grupo mexicano Finaccess y a la familia Reig, reforzó su peso en la filial francesa SFL y se hizo con cuatro edificios en Madrid, Barcelona y París, operación valorada en 400 millones de euros.

Ahora, con su segunda ofensiva, la inmobiliaria dirigida por Pere Viñolas ha adquirido también cuatro activos, repartidos por Madrid, Barcelona y París, que suman una inversión de 365 millones de euros y refuerzan su apuesta por invertir en activos en desarrollo con valor añadido ('value added'). Pero, además, también supone poner la primera piedra de una nueva alianza empresarial.

Colonial ha creado una sociedad conjunta con la familia Puig para promover una torre de 14.000 metros cuadrados en Plaza Europa 46-48, justo enfrente de donde Grupo Puig tiene su sede social, la cual no prevé mover al nuevo rascacielos. "Buscaremos que sea algo único, de referencia, con los máximos estándares de sostenibilidad y eficiencia".

Colonial se ha aliado con la familia Puig para promover una torre de oficinas de 21 plantas y 60 metros justo enfrente de la sede de Grupo Puig

El suelo es propiedad de la familia Puig, que lo ha aportado a la sociedad conjunta, y se ubica "en una zona que se está consolidando cada día más" señala Viñolas, quien compara el potencial de esta zona con otras como 22@. El actual cuartel general del grupo familiar catalán servirá de referencia para el diseño de la nueva torre, que tendrá una morfología similar, con unas 21 plantas y 60 metros de altura, y supondrá una inversión total de 32 millones de euros.

A diferencia de la alianza sellada el pasado ejercicio con Finaccess, el acuerdo con Puig, por el momento, se circunscribe sólo a este activo que, eso sí, Colonial tiene vocación de mantener en su cartera, lo que les convierte en socios a largo plazo. "Con Puig hay una excelente relación pero, hoy por hoy, el interés común se concentra en este proyecto", ha señalado Viñolas.

También en Barcelona, Colonial ha adquirido el edficio de Travessera de Gracia 47-49, hasta ahora propiedad de Grupo Bertelsmann, que ha firmado un contrato de arrendamiento para permanecer como inquilino otros cinco años. Se trata de un inmueble de 8.939 metros cuadrados en el que Colonial realizará una inversión total de 41 millones.

Pere Viñolas, CEO de Colonial, y Juan José Bruguera, presidente
Pere Viñolas, CEO de Colonial, y Juan José Bruguera, presidente

En Madrid, la inmobiliaria ha adquirido el número 163 del Paseo de la Castellana, un edificio de 10.900 metros cuadrados, multiinquilino, donde prevé realizar una inversión total de 51 millones de euros, entre la adquisición y la reforma, una rehabilitación que abordará manteniendo dentro a los inquilinos.

En París, como publicó El Confidencial, la operación que forma parte de Alpha II es la compra de la sede histórica del Grupo SMA, un edificio de 21.000 metros cuadrados ubicado en el centro del distrito 15 de París, zona 'prime' de la capital francesa, por 165 millones de euros. A esta cifra se deben sumar los cerca de 100 millones de euros que la compañía prevé invertir en rehabilitar todo el inmuble, lo que eleva hasta los 265 millones la inversión total.

Rally inversor

En poco más de dos años, Colonial ha invertido 1.760 millones de euros, incluyendo Alpha II, lo que le ha permitido rozar los 900.000 metros cuadrados de superficie de alquiler, superar los 300 millones de ingresos por rentas y alcanzar un valor de activos de 7.698 millones. Un crecimiento que, en bolsa, se ha traducido en un incremento de la capitalización bursátil del 60%, hasta moverse en el entorno de los 2.400 millones.

A pesar de este crecimiento, Viñolas asegura que entre sus preocupaciones no está entrar a formar parte del Ibex 35, una selecta lista a la que su competir Merlin consiguió incorporarse el pasado ejercicio. "En Colonial, nuestro norte es que cada inversión tenga una razón de ser por sí misma, nunca atendiendo a alcanzar un tamaño de compañía. La variable que medimos nunca es estar en el Ibex, sino crear valor para el accionista", ha asegurado el consejero delegado.

De hecho, la política de inversiones en la que está inmersa Colonial, y en la que prevé seguir profundizando, pasa por "realizar inversiones de valor añadido, invertir en proyectos de futuro, más que en activos muy consolidados", ha subrayado Viñolas, quien ha destacado la perfecta alineación de Alpha II con este planteamiento, ya que más 80% de las inversiones han sido 'value add', y están ubicadas mayoritariamente en la zona 'prime'.

Con una política de destinar entre 400 y 500 millones al año a nuevas adquisiciones, la inmobiliaria cree que todavía tiene margen para realizar operaciones por otros 200 millones este mismo ejercicio, ya que unos 150 millones de Alpha II no se computarán en 2017, sino que irán destinados a financiar las obras de mejora y rehabilitación de los inmuebles en los próximos ejercicios.

La compañía también asegura contar con recursos suficientes para financiar estas adquisiciones sin necesidad de realizar nuevas emisiones de bonos, ya que cuenta con 700 millones de liquidez y un ratio de apalancamiento del 42%.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios