el rescate, otra vez en el aire

Abengoa pide dinero urgente a la banca por su asfixia financiera ante la falta de liquidez

La compañía también se reunió con los fondos oportunistas, los únicos que en los últimos SOS han salido al rescate de Abengoa cuando no disponía de dinero en caja ni para abonar las nóminas

Foto: Torre de Abengoa. (Reuters)
Torre de Abengoa. (Reuters)

El futuro de Abengoa sigue en el alambre. La compañía andaluza se reunió la semana pasada con sus principales bancos acreedores para explicarles su delicada situación financiera dos meses después de cerrar en falso su multimillonaria refinanciación. El dinero prometido por los 'hedge funds' no ha llegado a la empresa andaluza por las dudas que tienen los nuevos accionistas sobre la preferencia que tendrían sus aportaciones de capital sobre la deuda antigua en el caso de que finalmente Abengoa entrase en concurso.

Joaquín Fernández de Piérola, consejero delegado de la multinacional andaluza, se sentó la semana pasada con el conocido como G5 —Banco Santander, CaixaBank, Bankia, Popular y Crédit Agricole— para exponer la difícil situación de tesorería, una forma implícita de comunicar a sus principales acreedores que, de no recibir dinero nuevo en breve, los impagos y la incapacidad de asumir sus compromisos financieros en los proyectos en marcha llevarán a la compañía a un callejón sin salida. La respuesta de la banca fue solicitar un informe detallado de sus nuevas necesidades de liquidez, para someter a debate la concesión de otro préstamo de urgencia.

En el caso de que la subsidiaria mexicana caiga en suspensión de pagos, el préstamo de los fondos oportunistas tendrá preferencia a la hora de cobrar

La compañía también se reunió con los fondos oportunistas, los únicos que en los últimos 'SOS' han salido al rescate de Abengoa cuando no disponía de dinero en caja ni para abonar las nóminas de sus todavía 17.000 empleados. Pero la reacción de estos fue, según distintas fuentes cercanas a las conversaciones, igual de fría. Requirieron también un informe sobre los pagos más inmediatos y el riesgo de perder contratos ya vigentes en el caso de no disponer de tesorería en las próximas semanas.

La realidad es que ni la banca quiere conceder más préstamos a Abengoa ni los 'hedge funds' tienen la certeza de que el dinero nuevo que se han comprometido a aportar —hasta 1.100 millones de euros— sea considerado sénior sobre la deuda antigua de la filial mexicana, declarada de forma inesperada a finales de diciembre en concurso a petición de un banco acreedor del país latinoamericano. Es decir, que en el caso de que la subsidiaria mexicana caiga en suspensión de pagos, el préstamo de los fondos oportunistas tendrá preferencia a la hora de cobrar sobre el resto de los acreedores.

La banca, reacia a aportar más capital

Hasta que no se resuelva esta incertidumbre, la docena de inversores que se comprometieron a inyectar 1.100 millones en la compañía andaluza no tienen intención de hacer más desembolsos. Se confía en resolver esta duda en los próximos días, pero esa misma sensación la llevan teniendo Abengoa y los bonistas desde hace más de dos semanas. El último préstamo fue concedido por varios 'hedge funds' —Arvo Investment, CCP Credit Acqusition, Lajedosa Investments, OCM Luxembourg ABG Debt, Potter Netherlands y SPV Capital Fund Luxembourg— en septiembre de 2016, por casi 200 millones de euros, tal y como adelantó El Confidencial.

Ningún banco tradicional quiso participar en el sindicado, que vence inicialmente el próximo 29 de marzo, salvo la autorización de una prórroga hasta el 18 de septiembre de este año. Un dinero que fue utilizado para repagar otro crédito que expiraba en ese momento por 135 millones y abonar los salarios de la plantilla. Esta inyección de liquidez ya ha sido prácticamente consumida, por lo que la situación de Abengoa vuelve a ser muy crítica.

A diferencia de lo que sucedía hasta la junta extraordinaria de noviembre, en la que se aprobó la reestructuración, la responsabilidad de conseguir la viabilidad del grupo ya no es de los Benjumea, sino del nuevo presidente, Gonzalo Urquijo. El directivo procedente de Arcelor está trabajando a marchas forzadas con el recientemente nombrado director financiero, Víctor Pastor (FCC), y con el nuevo jefe de estrategia y reestructuracion, David Jiménez Blanco (Merrill Lynch y Aldeasa), para salvar el enésimo 'match ball' de una empresa que presentará pérdidas de más de 6.000 millones en 2016.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios