coloca otro 2,5% de Abertis para reducir deuda

OHL paraliza la venta de sus autopistas en Latinoamérica por falta de compradores

La compañía ha decidido mantener sus negocios de concesiones en Chile, Colombia y Perú tras recibir ofertas que no han satisfecho las expectativas de precios

Foto: Foto: EFE.
Foto: EFE.

El plan acelerado de desinversiones que está llevando a cabo OHL desde el pasado verano para rebajar la deuda y salir del bono basura se ha encontrado con una piedra en el camino. La venta de sus concesiones en Latinoamérica, que incluía varios activos en Colombia, Chile y Perú, ha sido cancelada hasta nueva orden por la falta de interés de los potenciales compradores en quedarse con estos negocios. La constructora española esperaba ingresar al menos 700 millones de euros por esta operación, que ahora queda en ‘stand by’.

Fuentes financieras han confirmado que Juan Villar-Mir, el nuevo presidente del grupo constructor y de servicios, y Tomás García-Madrid, el consejero delegado, han decidido desistir del intento de venta de sus concesiones en Latinoamérica, después de casi un año de infructuosas negociaciones con distintos fondos de inversión. En un primer momento, la compañía propiedad de la familia Villar-Mir trató de desprenderse de siete autopistas en Colombia, Chile y Perú de forma conjunta, pero las ofertas que recibieron estaban muy lejos de sus pretensiones.

Foto: EFE.
Foto: EFE.

Después, el equipo directivo de OHL pidió propuestas de compra por cada negocio en cada país por separado, con el fin de optimizar el precio. Pero la alternativa tampoco cuajó. El mayor interés de los inversores estaba en la Red Vial 4 de la Panamericana Norte, una autopista de Perú que había sido valorada en cerca de 400 millones de euros. Entre los que han pujado por este activo estaban Brookfield, la australiana IFM y las gestoras de pensiones canadienses Ontario Teachers Plan Pension y Caisse de Depôt de Québec.

Pero finalmente no ha habido acuerdo, porque ninguno de ellos ha aceptado pagar el precio que ha pedido OHL, que ha retirado de forma provisional la operación del mercado. El equipo de Juan Villar-Mir sigue focalizado en desprenderse de estas concesiones en grado de maduración, para reducir deuda y financiar la obtención de nuevos activos en régimen de gestión, por lo que analizará más adelante qué hacer con estos negocios en Latinoamérica.

Liquidación de Abertis

La compañía, cuya solvencia ha sido puesta en seria duda —Fitch la califica como bono basura y Moody´s, tan solo un grado por encima—, vendió el pasado año un 11,5% de Abertis por 1.400 millones, y ayer mismo comunicó el traspaso del 2,5% que le quedaba para reducir la deuda corporativa. Asimismo, se desprendió del 6,27% de Inmobiliaria Colonial por 140 millones, de sus negocios hoteleros en México por 218 millones, de dos líneas de metro en Barcelona y Madrid, y busca desde hace meses traspasar el 40% del nuevo centro comercial Canalejas de Madrid. Toda una liquidación ordenada —también ha enajenado un 25% de su filial en México por 400 millones— que pretende completar con la entrada de un socio en OHL Industrial, transacción que está negociando en exclusiva con la china HNA.

El grupo asiático está en la fase final de la 'due diligence' o análisis interno de las cuentas para tomar hasta el 70% de esta filial y comprar una participación minoritaria en la cabecera, en OHL. En ningún caso pasaría inicialmente del 29,9%, para evitar ser obligada a lanzar una oferta pública de adquisición (opa) sobre la totalidad del capital. Dinero fresco que la constructora necesita para poder acudir a nuevas licitaciones y maquillar la cuenta de resultados, que hasta septiembre registró una caía del beneficio del 94,4%. Conseguir beneficios es clave para los Villar-Mir, que con los dividendos pagan a su vez su deuda personal y parte de la de Grupo OHL, el 'holding' familiar que reúne los negocios de electricidad, fertilizantes, electrometalúrgica, inmobiliario y construcción.

El plan de choque impuesto por Tomás García-Madrid ha dado sus resultados, como demuestra que la cotización ha subido un 66% desde los mínimos históricos que tocó en agosto de 2016. No obstante, la compañía apenas capitaliza 1.050 millones, justo el dinero por el que amplió capital en el otoño de 2015. Pese a los esfuerzos para adecentar el balance, menos de un tercio de los analistas que cubren el valor recomiendan comprar acciones de OHL. Un 6% del accionariado está en manos de 'hedge' o inversores especulativos, que apuestan por una caída adicional del valor.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios