Nueva denuncia ante el CGPJ

Plaza de Castilla desoye a la Audiencia y parte de cero en el caso American Express

La titular del juzgado de instrucción ha dictado tomar nueva declaración a los implicados, a pesar de que el tribunal superior falló hace pocas semanas avanzar en el caso

Foto: Kenneth Chenault, consejero delegado mundial de American Express. (Foto: Munshi Ahmed-Bloomberg)
Kenneth Chenault, consejero delegado mundial de American Express. (Foto: Munshi Ahmed-Bloomberg)

El caso que ha llevado a la imputación del consejero delegado mundial de American Express, Kenneth I. Chenault, ha llegado por partida doble ante el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). Como adelantó ayer este medio, el órgano de gobierno de los jueces ha abierto una investigación para esclarecer una serie de irregularidades en la instrucción del caso, que lleva un año esperando que se cumpla el fallo dictado por el juzgado de instrucción número 51 de Plaza de Castilla, dirigido a enviar las comisiones rogatorias correspondientes a Reino Unido y Estados Unidos, para tomar declaración en calidad de querellados a varios altos cargos de la entidad y de su filial de viajes, Global Business Travel.

A estas pesquisas del CGPJ se suma ahora una nueva denuncia presentada por Trappit, pyme española que acusa a American Express de estafa, contra Carmen Rodríguez-Medel Nieto, actual titular del juzgado de instrucción número 51 de Madrid. Esta magistrada se hizo con la plaza a principios de 2016, tras el traslado a otro juzgado de su antecesor, que fue el juez que había dictado la emisión de las comisiones rogatorias. Poco después de tomar posesión, en mayo, la magistrada dispuso el sobreseimiento provisional, alegando la falta de jurisdicción de los tribunales españoles.

Trappit recurrió ante la Audiencia Provincial de Madrid, que el 28 de octubre dictó revocar el sobreseimiento y "confirmar las providencias del juzgado de 6 y 12 de noviembre de 2015", que son las que ordenaban la emisión de las comisiones rogatorias. Sin embargo, a punto de cumplirse dos meses de este fallo, contra el que no cabe recurso, Plaza de Castilla continúa sin emitir las rogatorias y ha decidido partir de cero en la instrucción, volviendo a tomar declaración a las partes.

En una providencia del pasado 24 de noviembre, la jueza Rodríguez-Medel señala que "dada cuenta, por recibidas las anteriores actuaciones procedentes de la Audiencia Provincial", y "con carácter previo a otras diligencias", se cite como testigos a los querellados Estefanía Ruiz de Esquide, José Luis Giráldez Altolaguirre y Luis Dupuy de Lome Chávarri (por parte de la división de viajes de American Express España), a los representantes legales de Trappit (los querellantes) y a los administradores mancomunados de Vitusium, empresa informática que trabajó para la multinacional.

Según la nueva denuncia presentada ante el CGPJ, la decisión de citar a querellantes y querellados es una "excusa para incumplir lo ordenado por el superior jerárquico [la Audiencia]", ya que todos ellos "habían declarado con anterioridad ante el anterior titular del juzgado de instrucción". Trappit, de hecho, presentó un recurso de reforma contra esta providencia, que la jueza respondió refrendando su postura, alegando que se podrá acordar liberar las comisiones rogatorias "una vez se practiquen las diligencias de investigación (...) a fin de redactar las rogatorias con la suficiente precisión como para garantizar el éxito de ejecución de estas peticiones de auxilio judicial internacional".

"Si la titular entiende que las citadas comisiones rogatorias no cumplen los requisitos formales necesarios, no acabo de entender por qué supedita el cumplimiento de las formalidades a que se practiquen una serie de diligencias. Esta circunstancia me llena de preocupación, porque entiendo que, nuevamente, se trata de una excusa para seguir incumpliendo lo que ha acordado un órgano superior jerárquico", señala el nuevo escrito presentado ante el CGPJ.

Las nuevas diligencias dictadas por Plaza de Castilla incluyeron citar a declarar a todos los testigos en medio del puente de la Inmaculada Concepción, el pasado 7 de diciembre, a las nueve de la mañana, testificales que no se llevaron a cabo porque fue imposible localizar, según el juzgado, a los dos administradores de Vitusium, empresa que trabajó para American Express.

"Ante tal circunstancia de que el juzgado diga que estos testigos están ilocalizables, me he limitado a poner sus nombres en internet y aparecen sus teléfonos, dirección, y dirección de correo electrónico, así como su teléfono móvil de contacto. También parece sorprendente que el juzgado no haya podido realizar esta gestión, no obstante, a través de mi abogado voy a comunicar al juzgado los datos de estos testigos aparentemente ilocalizables", recoge la denuncia presentada ante el Poder Judicial.

El mismo día en que Plaza de Castilla decidió no tomar declaraciones al no haber localizado a estos dos testigos, Trappit también decidió presentar una queja ante la sección primera de la Audiencia Provincial de Madrid contra la resolución del número 51 de Plaza de Castilla, por "no cumplir lo acordado por esta sala", y solicitó que se requiera a la titular del mismo que "de forma inmediata y urgente emita las comisiones rogatorias que han sido confirmadas por esta sala".

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios