ARTURO MESA, INHABILITADO LOS PRÓXIMOS TRES AÑOS

Un juez condena al expresidente de la CEOE de Ciudad Real por llevarla a la quiebra

Serios problemas para un histórico empresario de C-LM: Arturo Mesa ha sido inhabilitado tres años por llevar a la quiebra a la CEOE de Ciudad Real y deberá pagar parte del déficit

Foto: El expresidente de la CEOE de Ciudad Real, Arturo Mesa (izqda.), junto al expresidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda.
El expresidente de la CEOE de Ciudad Real, Arturo Mesa (izqda.), junto al expresidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda.

Quebrar una confederación empresarial como la CEOE no sale gratis. Y si no, que se lo digan a Arturo Mesa, quien presidiera la de Ciudad Real entre 2002 y 2011, hasta llevarla a un proceso de quiebra y su actual desaparición.

Así lo establece una sentencia del Juzgado de lo Mercantil de Ciudad Real, que pone un agónico punto y final a un proceso de quiebra que la CEOE de Ciudad Real empezó a afrontar en el verano de 2012 tras asumir unas deudas superiores a los 6 millones de euros, un agujero patrimonial de 2,4 millones y una majestuosa sede que ya forma parte del parque inmobiliario de la antigua Caja Castilla-La Mancha (CCM), que también figura entre los acreedores de dicha confederación.

La deficitaria gestión de Arturo Mesa ha tenido consecuencias: tanto él como su secretario general en la CEOE provincial, Álvaro Maldonado, han sido inhabilitados durante tres años para ejercer ningún tipo de actividad empresarial o formar parte del accionariado o los cargos de gestión de ningún tipo de sociedad. Además, ambos tendrán que pagar el 35% del déficit patrimonial asumido por la CEOE de Ciudad Real durante su gestión.

Irregularidades y una deuda de 8,4 millones

En la sentencia [PDF], a la que ha tenido acceso este periódico, el juez Carmelo Ordóñez (responsable de otros conflictos mercantiles como el del aeropuerto de Ciudad Real) lo tiene claro: asegura que Arturo Mesa y Álvaro Maldonado cometieron "irregularidades contables que alteraron la verdadera situación patrimonial y financiera de la concursada, que no era, por tanto, la reflejada en la contabilidad".

Además, el juez toma en consideración las palabras de la administración concursal y la Fiscalía, que acusaban a Mesa y Maldonado de "ocultar perdidas generadas por inclusión de cuotas incobrables y, sobre todo, por la mala praxis de imputar las subvenciones de formación en las liquidaciones del año anterior a su ejecución".

Mesa y Maldonado fueron acusados de desviar dinero de subvenciones a gastos de representación

Es más, los últimos gestores de la CEOE de Ciudad Real –los que decidieron su definitivo cierre– aseguraron en su momento que, en los últimos cuatro años de la presidencia de Arturo Mesa, la CEOE de Ciudad Real recibió 4,5 millones de euros en subvenciones para formación, pero que parte de ese dinero no fue destinado a dichas actividades, sino a pagar nóminas y gastos de representación no justificados, entre otras cosas.

De hecho, el dispendio fue tal que la CEOE llegó a gastarse incluso más dinero del que tenía, con lo que tuvo que solicitar préstamos bancarios para poder devolver al Gobierno la parte de la subvención que en realidad había utilizado para otros fines.

Extracto de la sentencia.
Extracto de la sentencia.

Pasivo por créditos de 6,38 millones

No eran las únicas acusaciones realizadas por los últimos gestores de la confederación: también acusaban al equipo de Mesa y Maldonado de no llevar a cabo un control de gastos e ingresos, así como de gestionar todo el dinero mediante un sistema de caja única, lo que, en principio, les habría permitido coger dichas subvenciones recibidas y desviarlas a otros gastos, siempre según sus testimonios.

Además, la CEOE de Ciudad Real construyó un nuevo edificio para su sede, lo que contribuyó a agrandar aún más el agujero económico de la entidad.

El sistema de caja única permitió el movimiento de dinero procedente de subvenciones

En total, la CEOE de Arturo Mesa y Álvaro Maldonado acumuló, en los últimos años de su gestión, una deuda de más de 6 millones de euros, un agujero patrimonial de 2,4 millones y la ejecución hipotecaria de su sede por parte del Banco Castilla-La Mancha (antigua CCM).

La propia CCM, por cierto, también figura entre los acreedores bancarios de la entidad, con los que se generó un pasivo por créditos de 6,38 millones de euros, según los informes de los administradores concursales.

Arturo Mesa, a la derecha de la imagen.
Arturo Mesa, a la derecha de la imagen.

Tres años de inhabilitación y condena económica

Por otro lado, el juez ha calificado el concurso de acreedores como culpable (la otra opción era declararlo fortuito), ya que entiende que tanto Arturo Mesa como Álvaro Maldonado habrían provocado la alarmante situación económica y, además, deberían haber intentado ponerle freno mucho antes. Ambos empresarios, según el juez, han "participado en la causación o agravación del estado de insolvencia" de la CEOE de Ciudad Real.

Al final, la sentencia mercantil ha sido tan llamativa como ejemplar: el juez ha inhabilitado durante tres años a Arturo Mesa y Álvaro Maldonado, que no podrán "administrar bienes ajenos, representar o administrar a cualquier persona, ejercer el comercio o tener cargo o intervención administrativa o económica en compañías mercantiles o industriales".

Ni Mesa ni Maldonado podrán ejercer actividad empresarial en los próximos tres años

Además, ambos han perdido sus derechos como posibles acreedores de la CEOE y deberán asumir personalmente el pago de parte del déficit patrimonial de la entidad (cercano a los dos millones de euros): Mesa deberá pagar el 20% y Maldonado el 15%.

En la sentencia, el juez también debía determinar la posible responsabilidad del último presidente de la confederación, Antonio Sánchez-Migallón, quien comandó la CEOE de Ciudad Real entre noviembre de 2011 y mayo de 2012. No obstante, el juez ha decidido absolverlo, ya que, según su criterio, cuando accedió a la presidencia la situación ya era insalvable.

2010-2013: historia de una quiebra anunciada

Lo cierto es que la historia reciente de la CEOE de Ciudad Real es la de una confederación de empresarios que, de un modo u otro, parecía condenada a la ruina, sobre todo merced a la gestión durante los últimos años de Arturo Mesa, según los administradores concursales.

Y es que en 2010 ya empezaron a producirse los primeros impagos, los primeros retrasos y los primeros movimientos financieros que el juez ha calificado de irregulares. De hecho, cuando Arturo Mesa abandonó la presidencia en 2011, tras nueve años al frente, el rumor del concurso de acreedores ya sonaba cada vez más fuerte.

Tras años de impagos, la CEOE de Ciudad Real se declaro en quiebra y acabó disolviéndose

La CEOE provincial acabó solicitando el preconcurso en el verano de 2012 con la intención de refinanciar su deuda, pero no fue posible: en diciembre de ese mismo año, la entidad se declaraba oficialmente insolvente y solicitaba el concurso de acreedores de manera formal.

La muerte llegaría el 23 de julio de 2013, cuando los gestores de aquella época aprobaron en junta la disolución de la CEOE de Ciudad Real. Siete meses más tarde, en febrero de 2014, el juez dio por finalizado (y fracasado) el concurso ante la "insuficiencia de masa activa para la satisfacción de los previsibles créditos".

Antonio Sánchez-Migallón fue el último presidente de la CEOE de Ciudad Real.
Antonio Sánchez-Migallón fue el último presidente de la CEOE de Ciudad Real.

"Hemos sido los chivos expiatorios"

Sin embargo, los dos inhabilitados y condenados no están nada de acuerdo con la sentencia del juez Carmelo Ordóñez, ante la que interpondrán un recurso.

En un comunicado conjunto, Arturo Mesa y Álvaro Maldonado se consideran víctimas del proceso: "En ningún caso se puede considerar culpable este concurso de acreedores, cuando se demuestra que la situación de insolvencia se produce en un momento en el que nosotros no nos encontrábamos al frente de la confederación", aseguran. La explicación del juez a esto, como decíamos antes, es que en la época de Mesa y Maldonado la entidad ya rozaba la quiebra, con lo que debió haber solicitado el concurso.

Arturo Mesa y Álvaro Maldonado creen injusta la sentencia del juez y la recurrirán

Además, ambos consideran que "desde un primer momento del proceso se ha estado intentando buscar dos chivos expiatorios, liberando de responsabilidad a todas las asociaciones integradas".

Habrá que ver cómo evoluciona el proceso de cara a la más que posible apelación que los dos condenados van a llevar a cabo. Mientras tanto, la provincia de Ciudad Real seguirá sin una delegación propia dentro de la CEOE tras varios años de una gestión que la acabó llevando a la quiebra.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios