La operación hubiera implicado un desembolso de 1.000 millones

Almirall se cae de la puja por el negocio dermatológico de Bayer

Almirall lleva un par de años intentando reorientar el negocio. La compra de la división de dermatología de Bayer iba servir para compensar la venta de su negocio respiratorio

Foto: Factoría de Almirall
Factoría de Almirall

La puja por la división de dermatología de Bayer se ha quedado sin representante español. Almirall (ver cotización), que estaba participando en el proceso compitiendo contra grandes grupos internacionales, ha abandonado una subasta abierta que iba a suponer una inversión de 1.000 millones de euros, según han confirmado fuentes del sector farmacéutico. Se desconocen las razones de esta retirada de la empresa que preside Jorge Gallardo.

Almirall lleva un par de años intentando reorientar el negocio. La compra de la división de dermatología de Bayer iba servir para compensar la venta de su negocio respiratorio a AstraZeneca. Las razón más plausible sobre su retirada es que no haya pasado la primera ronda del proceso.

Preguntados sobre su salida del proceso de venta, portavoces de Almirall se han limitado a señalar que “no tenemos comentarios”. Una respuesta muy diferente que la que daban el pasado mes de septiembre cuando se filtró que participaban en el proceso: “la compañía sigue trabajando en llevar adelante operaciones de desarrollo corporativo que nos ayuden a construir el nuevo modelo de negocio en dermatología".

Aunque cotice en bolsa, Almirall es un grupo al que le falta tamaño para lo que es el actual negocio farma internacional

Fuentes del sector farmacéutico opinan que la compra era demasiado grande para un grupo como Almirall. Aunque cotice en bolsa, Almirall es un grupo al que le falta tamaño para lo que es el actual negocio farma internacional. Factura 769 millones año y en 2015 ganó 132 millones. Una compra de 1.000 millones para Almirall sólo podría compararse a la operación que hizo Grifols con Talecris en 2010. Pero esa transacción es una rareza en sí misma y para muchos resulta difícil de replicar. Todo Almirall capitaliza en bolsa 2.340 millones de euros.

La división dermatológica de Bayer era una oportunidad única porque Bayer no la vendía por su baja rentabilidad sino para financiar su OPA sobre Monsanto. Se desconoce qué alternativas se abren ahora para Almirall, que en su memoria del 2015 afirmaba su voluntad de “impulsar nuestro crecimiento en el campo de la Dermatología y maximizar el valor de nuestro portfolio actual”

Más internacionalización

En el mismo documento el consejero delegado del grupo, Eduardo Sanchiz, aseguraba que “decidimos centrarnos en dermatología porque sentimos que este mercado se adaptaba a nuestros activos y capacidades y que podríamos convertirnos en líderes del sector. Nuestra tradición en la investigación de los mecanismos de enfermedades complejas y nuestra experiencia en formulación nos permitirán dejar nuestra impronta en esta área en poco tiempo”.

Mientras se mantiene esta apuesta, el grupo reduce su estructura en España. Ha presentado un ERE para despedir al 10% de su plantilla en el país: eso supone echar a 121 personas. Almirall justificó estos despidos para dedicar más fondos a los “proyectos de futuro de la compañía”, es decir, a la dermatología.

Oleadas de despidos

Los ajustes laborales en la empresa de los Gallardo han sido una sangría constante. En febrero de 2014 se llegó a un acuerdo para despedir a 180 personas en España, en un momento decaída de sus ventas. Este ajuste se completó echando a la calle a otras 190 personas en sus filiales europeas.  Tampoco fue suficiente. En 2015 Almirall también comunicó el despido de otras 59 personas de su área de I+D, precisamente para centrarse en la dermatología. En total, los Gallardo han despedido a más de 550 personas en dos años. Nunca fue porque no ganasen dinero. Almirall fue y sigue siendo una empresa muy rentable.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios