CONTRAATAQUE JUDICIAL DEL PRESIDENTE DEL BANCO

Ron quiere demandar a los críticos del Popular y les acusa de la caída en bolsa

Ángel Ron pasa al contraataque: pretende demandar a los consejeros críticos del Popular por las maniobras para relevarle y les acusa de provocar el desplome de la acción

Foto: Ángel Ron, presidente del Banco Popular (EFE)
Ángel Ron, presidente del Banco Popular (EFE)

La guerra por el control del Banco Popular llega a los tribunales. Su presidente, Ángel Ron, ha decidido pasar al contraataque y ha buscado asesoramiento legal para demandar a los consejeros que pretenden su destitución, encabezados por el mexicano Antonio del Valle. El flanco que ha encontrado para ello es la actuación de Reyes Calderón, consejera coordinadora del banco y presidenta de la comisión de nombramientos, a quien acusa de incumplir la ley y actuar al servicio de Del Valle. Y no es ninguna broma: el consejo del Popular los considera responsables del desplome de la acción en bolsa con un perjuicio en la capitalización que cifra en 1.000 millones.

Como ha informado El Confidencial, Del Valle comenzó sus maniobras este verano, cuando contrató a un conocido 'head hunter' para buscar sustituto a Ron; entre los nombres a los que sondeó entonces se encontraban Jaime Caruana (el favorito del banquero mexicano) y Jaime Echegoyen. Tras fracasar en aquel intento y salir del consejo del Popular -fue sustituido por su sobrino-, el mexicano ha vuelto a la carga, esta vez con Emilio Saracho como candidato.

Sucursal del Popular en Madrid. (Reuters)
Sucursal del Popular en Madrid. (Reuters)

Esta vez ha contado con la colaboración de Calderón, que el lunes convocó una serie de reuniones con varios miembros del órgano de gobierno en la sede de la entidad, para proponerles una terna de candidatos para relevar a Ron en la presidencia, entre los que destacaba el banquero de JP Morgan. Un movimiento que, de momento, no ha llegado a nada porque no cuenta con apoyos suficientes: hace falta el voto favorable de dos tercios del consejo para destituir al presidente.

Estas maniobras han acabado por hartar a Ron, que en el consejo de la semana pasada logró que el grueso del consejo cerrara filas a su alrededor, pero que considera que con eso no es suficiente. Por eso ha decidido pasar a la ofensiva en el frente judicial. Los asesores legales del presidente del Popular consideran que la actuación de Reyes Calderón es ilegal e incumple las normas de buen gobierno al constituir una deslealtad hacia el consejo del banco.

Quebranto de 1.000 millones para los accionistas

En su opinión, Calderón ha adoptado una serie de medidas (como la contratación del 'head hunter' o las entrevistas de los posibles candidatos) sin el respaldo del consejo ni de la comisión de nombramientos, que no se ha reunido para tratar la sustitución de Ron. Es decir, habría actuado al margen de los procedimientos establecidos para el relevo del presidente, de forma unilateral y por su cuenta y riesgo.

Ángel Ron y Antonio del Valle (d) saludan al presidente de México, Enrique Peña Nieto. (EFE)
Ángel Ron y Antonio del Valle (d) saludan al presidente de México, Enrique Peña Nieto. (EFE)

Y la cosa no se queda ahí, sino que los asesores legales del banco consideran que estas maniobras han desestabilizado a la entidad y son el motivo de su hundimiento en bolsa -sin tener en cuenta otros como la macroampliación de junio, el déficit de provisiones, la decepción con sus resultados trimestrales o las dificultades para sacar adelante su banco malo-. De hecho, cifran el quebranto causado a la capitalización del Popular en 1.000 millones, que serían las pérdidas sufridas por los accionistas a consecuencia de la actuación de Calderón.

Guerra abierta en el consejo del Popular

Estas acciones judiciales significan que, el consejo del Popular se ha partido en dos definitivamente y que la guerra por el control del banco sólo terminará con la derrota de uno de los bandos: los afines a Ron (que de momento son mayoría) y los 'rebeldes'. El problema de los segundos es que  el relevo del actual presidente, si bien tendría un efecto reputacional positivo, no solucionaría los problemas del banco

Si Del Valle no consigue aliados suficientes o si se encuentra con el veto ddel Banco de España, se abrirá la posibilidad de una fusión del Popular con otro banco. Del Valle también exploró esta fórmula hace meses con varias entidades, no solo el Sabadell, pero no encontró a nadie dispuesto a embarcarse en la operación entonces.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios