tras ser sancionada con 450 millones

Hacienda obliga a Cemex a desmontar su telaraña fiscal y perder 5.500 millones

La compañía latinoamericana, que tiene su 'holding' en España, liquida sus filiales en Holanda, Luxemburgo y Holanda tras la histórica sanción de la Agencia Tributaria

Foto: Logo de la compañía mexicana Cemex. (Reuters)
Logo de la compañía mexicana Cemex. (Reuters)

Cristóbal Montoro puede apuntarse otra muesca en su cinturón. Cemex España, la sociedad 'holding' desde la que el primer grupo cementero de Latinoamérica opera en Europa, ha aprobado una profunda reorganización societaria después de que la Agencia Tributaria le impusiera la mayor sanción de su historia. El grupo mexicano ha decidido absorber o liquidar empresas filiales en Holanda, Luxemburgo e Irlanda, países donde disfrutaba de una fiscalidad laxa que estaba siendo analizada por el Ministerio de Hacienda.

Según información oficial, Cemex España ha aprobado la fusión por absorción de la irlandesa Construction Funding Corporation Limited, de la holandesa Cemex Egyptian Investment II y de la danesa Cemex Investments Africa and Middle East. Desde la primera, el grupo latinoamericano realizaba emisiones de bonos para captar dinero, mientras que con la segunda y tercera operaba en Egipto y otros países de África y Oriente Medio, pese a estar domiciliadas en Ámsterdam y Copenhague, respectivamente.

Estas tres subsidiarias desaparecen, como también lo hace la filial en Luxemburgo, que directamente ha sido cerrada. Fuentes oficiales de Cemex no han respondido a la llamada de El Confidencial para conocer su versión sobre estos hechos. Pero otras fuentes próximas a la compañía mexicana, que en 2014 fue sancionada con 450 millones de euros por engordar sus créditos fiscales en 3.042 millones para no pagar impuestos, han confirmado que esta reorganización pretende simplificar su estructura para evitar nuevos malentendidos con la Agencia Tributaria.

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. (EFE)
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. (EFE)

Aquella sanción de la Delegación de Grandes Contribuyentes aún colea porque, aunque Cemex interpuso reclamaciones económico administrativas contra dichas resoluciones correspondientes a los años 2006 a 2009, la compañía decidió presentar declaraciones complementarias por el Impuesto de Sociedades para los ejercicios de 2010 a 2013, “ajustando los importes por los criterios esgrimidos por parte de la inspección de 2006 a 2009”.

La compañía explica que la finalidad de esta regularización es mitigar cualquier riesgo de sanción por interpretación de la norma por parte de la Administración en una futura comprobación tributaria. No obstante, Cemex agrega que se reserva el derecho de anular estas declaraciones complementarias a la espera de la resolución del Tribunal Económico Administrativo Central (TEAC) y del resto de órganos jurídicos.

Pérdidas muy gruesas

Foto: Cemex España (flickr, Mark Green/MGP2)
Foto: Cemex España (flickr, Mark Green/MGP2)

El resultado de todo esto es que Cemex ha pasado de asegurar que tenía unas bases imponibles negativas a compensar con beneficios futuros de 7.492 millones, a reducirlas a 2.012 millones, casi 5.500 millones menos. Este brusco ajuste viene a dar la razón a los inspectores que examinaron las cuentas de Cemex España, los cuales consideraban que la sociedad 'holding' española simulaba operaciones entre empresas del grupo para aflorar estas pérdidas y eludir el pago de impuestos. Incluso supera en más de 2.500 millones la cifra estimada en un primer instante por la sanción de la Agencia Tributaria.

Cemex siempre ha asegurado estar tranquila con la multa y que pondría las reclamaciones oportunas hasta agotar, si resultase necesario, todas las instancias administrativas y jurisdiccionales previstas en la legislación española. Por ello, daba por hecho que la resolución definitiva no se produciría hasta aproximadamente un plazo de 10 años a contar desde abril de 2014. Sin embargo, para evitar nuevas sanciones, la compañía ha optado por desmontar su engranaje fiscal y ajustar sus bases imponibles en un año pésimo para el grupo.

Según las cuentas oficiales, Cemex España perdió 677 millones de euros en 2015, frente a los 744 millones de beneficios del año precedente. Unos números rojos que el grupo mexicano explica por la reducción del resultado operativo o ebitda, que ha pasado de 1.544 millones en 2014 a apenas 114 millones en su último ejercicio fiscal cerrado. Un desplome que la multinacional latinoamericana argumenta por la mejora de la valoración de las empresas del grupo que hizo hace un año, dada la positiva previsión de generación de 'cash flow' a corto y medio plazo. Unas estimaciones que, al parecer, no se han cumplido, lo que ha provocado este hundimiento de las cuentas.   

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios