REFINANCIA DEUDA DE 373 MILLONES DE EUROS

Santander salva en la prórroga a Bergé, el mayor vendedor de coches de España

El banco ha refinanciado por cinco años la deuda vencida y no pagada de la compañía cántabra, que no había podido hacer frente a 373 millones

Foto: Un viandante pasa delante de un concesionario de Lexus. (EFE)
Un viandante pasa delante de un concesionario de Lexus. (EFE)

Grupo Bergé y Cía, el mayor importador y distribuidor de coches de España, ha conseguido salvarse 'in extremis' de una situación financiera delicada por sus problemas para repatriar los beneficios obtenidos en sus países de Latinoamérica. El 'holding' de las familias cántabras Bergé y Gorbeña, que factura 2.100 millones de euros, ha logrado refinanciar una deuda de 373,67 millones de euros que le había vencido el pasado 1 de marzo y que ponía en riesgo el futuro del grupo, según Grant Thornton, su auditor.

Según distintas fuentes, Banco Santander, principal acreedor de este pasivo, acordó a finales de julio alargar la fecha de pago de estos 373,67 millones, una cantidad que forma parte de un crédito mayor cuyo importe asciende a cerca de 550 millones. El citado volumen de deuda se corresponde con el tramo 6 de la financiación que la entidad presidida por Ana Botín le había otorgado hacía seis años y que Bergé y Cía no había podido devolver a tiempo.

Ante esta circunstancia, el pasado 1 de marzo, Banco Santander le concedió una prórroga de la fecha del vencimiento, que se fijó el 28 de abril. Cuando llegó ese día, la compañía fundada en 1870 como oficina consignataria de buques y estibadores tampoco pudo cumplir con sus obligaciones, por lo que solicitó un nuevo aplazamiento hasta el 15 de julio. Finalmente, tras unas duras negociaciones, Bergé y Cía consiguió el visto bueno de la principal entidad financiera de España para ampliar hasta 2021 el pago de la deuda.

Estos 373,67 millones se corresponden con el dinero que el grupo industrial, con inversiones relevantes también en el sector marítimo y de la energía, necesitaba para financiar el circulante, formado por créditos, cartas de créditos documentarios, avales y 'confirming'. Fuentes próximas a Bergé y Cía explican que esos problemas venían derivados de la imposibilidad de repatriar los dividendos procedentes de las filiales de algunos países de Latinoamérica, donde la compañía es uno de los principales distribuidores de coches. El grupo español está presente, además de en España y Portugal, en Chile, Colombia, Perú y Argentina, país este último donde las empresas extranjeras tienen severas restricciones para enviar sus beneficios a su lugar de origen.

La presidenta del Banco Santander, Ana Patricia Botín. (Reuters)
La presidenta del Banco Santander, Ana Patricia Botín. (Reuters)

Desde Bergé y Cía, aseguran que la refinanciación de la deuda para los próximos cinco años supone un apoyo fundamental para respaldar los planes estratégicos y de crecimiento, que pasan principalmente por extender los distintos tentáculos del 'holding' fuera de España. La compañía sostiene que la demostración de que su situación financiera es saludable es el crecimiento del beneficio operativo o ebitda, que en 2015 se elevó un 32,8%, hasta los 154,85 millones de euros, mientras que su resultado neto creció un 62,7%, hasta los 84,28 millones. Teniendo en cuenta que la deuda a corto y largo plazo de Bergé y Cía asciende a 750 millones, la ratio de apalancamiento es de 4,88 veces, una cifra aparentemente alta si se compara con la de compañías cotizadas.

La deuda con los March por el fracaso andaluz

Parte de este pasivo se explica por la deuda que el grupo cántabro tiene con Corporación Financiera Alba, el 'holding' inversor de la familia March. Los empresarios mallorquines se embarcaron con los Bergé y los Gorbeña en un proyecto de energías renovables en Andalucía, denominado Isofotón y financiado parcialmente por la Junta de Andalucía. Los March, a través de su vehículo de inversión Deyà Capital, compraron un 26% de esta empresa por 150 millones de euros en 2007, pero al poco tiempo detectaron un agujero contable tras pedir una auditoría de la sociedad.

La compañía tiene activados 722 millones derivados, precisamente, de las pérdidas registradas en Isofotón

Isofotón, el mayor fabricante de equipos fotovoltaicos de España, que durante cuatro meses llegó a estar presidido por Carlos Torres, el actual consejero delegado de BBVA, resultó ser un fiasco total, con su consejero delegado, José Luis Manzano, demandado por graves irregularidades contables, condenado a pagar 170 millones —finalmente fue revocada la sentencia— y con la compañía en quiebra tras recibir fondos por más de 350 millones de euros. Ante esta situación, los March exigieron la devolución de sus 150 millones, petición que los Bergé y los Gorbeña aceptaron pagar para cumplir con su palabra, un activo que las familias siempre han querido mantener a buen recaudo.

El consejo de administración de Bergé y Cía considera que el cumplimiento del plan de negocio hace prever que la generación de beneficios y flujos futuros del grupo en los próximos ejercicios será suficiente para asegurar la actividad del mismo, la devolución de los préstamos y la compensación de los créditos fiscales consolidados. Esta última partida es vital, porque la compañía tiene activados 722 millones derivados, precisamente, de las pérdidas registradas en Isofotón.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios