EL CONSENSO DE ANALISTAS DEFIENDE LA TRANSACCIÓN

Javier Botín contradice a Bankinter y afirma que Bankia-BMN es una fusión 'win-win'

Los analistas que siguen a Bankia en bolsa consideran que la absorción de BMN aportará valor al grupo resultante y podría realizarse sin necesidad de ampliar capital

Foto: Javier Botín, dueño de JB Capital Markets. (EFE)
Javier Botín, dueño de JB Capital Markets. (EFE)

Desde que el pasado 28 de septiembre la comisión rectora del FROB diera el pistoletazo de salida a la eventual fusión de Bankia y BMN, el mercado financiero se ha convertido en una jaula de grillos donde los distintos agentes del sector expresan su particular opinión, de acuerdo al guion tradicional en el que cada cual cuenta la feria como le va en ella. Los bancos se muestran recelosos y a la defensiva ante lo que se vislumbra como el punto de partida de la tercera oleada de fusiones, pero los analistas que siguen la cotización de Bankia tienen meridianamente claro que la transacción será beneficiosa para las dos entidades protagonistas del acuerdo y facilitará además liquidez a los accionistas minoritarios de BMN.

El contraste de pareceres se aprecia mejor tras las declaraciones de la consejera delegada de Bankinter, María Dolores Dancausa, quien la pasada semana se manifestaba públicamente en contra de la pretendida fusión, señalando que BMN debería ser ofrecida en pública subasta y añadiendo que Bankia lo que tiene que hacer es devolver cuanto antes las ayudas recibidas del Estado. La primera banquera en presentar resultados trimestrales abría el fuego de una controversia que se prolongará en los próximos días, a medida que otras entidades de crédito vayan compareciendo ante los mercados para dar cuenta de su evolución al cierre de los nuevos primeros meses del año.

La consejera delegada de Bankinter, María Dolores Dancausa. (EFE)
La consejera delegada de Bankinter, María Dolores Dancausa. (EFE)

Los expertos bursátiles y los grandes bancos de inversión tienen una visión radicalmente distinta, y ajustan su punto de mira con criterios técnicos y jurídicos basados en los términos más estrictos que se derivan del proceso de reestructuración bancaria en España. A tal efecto, los informes de los analistas recuerdan que ni Bankia ni BMN son entidades en resolución, por lo que el FROB no está obligado a gestionar su liquidación a través de una venta al mejor postor. En realidad, la estrategia del Ministerio de Economía se considera una reordenación de las participaciones en poder del Estado, equivalentes al 65% del capital en cada uno de los dos bancos, que puede aportar grandes ventajas para los contribuyentes.

La conclusión más fehaciente y que mejor define el sentido económico de la operación está firmada por JB Capital Markets, la ‘boutique financiera’ de Javier Botín, para quien la fusión de Bankia y BMN sería un caso claro de transacción ‘win-win’. Una manera ciertamente expresiva para calibrar un mensaje en el que coinciden todos los expertos independientes de las distintas casas de bolsa, y que adquiere especial significación si se compara con los recelos mostrados por un banco tan familiar al propio Javier Botín como es Bankinter. Ni qué decir tiene que las declaraciones de Dancausa han caído como un jarro de agua fría en los aledaños del FROB y de las dos entidades de crédito nacionalizadas.

El Gobierno espera que el desbloqueo político permita aclarar el panorama con la Comisión Europea y el BCE para sacar adelante la fusión de Bankia y BMN

Las informaciones procedentes de medios comunitarios también han producido cierto desasosiego porque la Comisión Europea y el BCE se inclinan igualmente por avanzar en la privatización de Bankia y BMN, lo que no deja de ser un revés para los planes expuestos por el Gobierno en funciones. Previsiblemente, el desbloqueo de la situación política en España contribuya a aclarar en los próximos días el panorama de una operación que, en cambio, está siendo refrendada por los analistas de bolsa tanto a nivel nacional como internacional. Unos y otros coinciden a la hora de destacar la oportunidad y los beneficios que puede reportar la fusión desde el punto de vista estratégico y financiero.

Morgan Stanley considera que la reestructuración que promueve el FROB es una forma adecuada de dar un uso rentable al excedente de capital de Bankia, más si cabe teniendo en cuenta que la sólida posición de balance de la entidad presidida por José Ignacio Goirigolzarri no está siendo valorada por el mercado. La absorción de BMN aportará un negocio altamente rentable para Bankia, con altas cuotas de mercado en zonas dinámicas y cíclicas en las que Bankia no tiene presencia, como son Baleares, Murcia y Granada. Esta base operativa adicional reforzará el 'equity story' de la entidad resultante, mejorando el beneficio por acción y la cotización en bolsa, según pronostica el banco de inversión estadounidense.

Un cajero automático de Bankia en Madrid. (Reuters)
Un cajero automático de Bankia en Madrid. (Reuters)

Los analistas de entidades españolas refuerzan igualmente este mismo planteamiento. Alantra (antigua N+1) y BBVA destacan la complementariedad de redes como elemento básico que otorga sentido industrial a la transacción. El Banco Santander abunda en la idea, y señala que la operación sería una muy interesante vía de crecimiento en zonas de presencia actual muy escasa. A tal efecto, los bancos de inversión subrayan que Bankia y BMN han realizado esfuerzos significativos de costes, por lo que la fusión proporciona una base para reducciones adicionales mediante sinergias que añadirían valor a la entidad resultante de la integración.

La consideración de BMN a efectos del canje de acciones con Bankia es estimada por los analistas en una horquilla de 0,5 a una vez el valor en libros

Todos los analistas estiman muy probable que el acuerdo se materialice por un canje de acciones, lo que lleva a considerar una estimación de valor para BMN, dado que la entidad presidida por Carlos Egea no está cotizada en bolsa. La horquilla que se maneja a tal efecto se sitúa entre 0,5 veces y una vez el valor en libros, pero aun en la banda alta de este rango la operación se considera positiva para Bankia. En cualquier caso, y este es otro dato significativo, nadie apuesta por una ampliación de capital en la entidad compradora, pero todos creen que el banco fusionado facilitará las futuras desinversiones del FROB.

A este respecto, la opinión generalizada de los analistas apunta a una extensión del plazo de cinco años previsto en 2012 para la venta de Bankia. El objetivo inicial establece la privatización al término de 2017, pero no se descarta que el Gobierno alargue el periodo un mínimo de dos años más. La opción de colocar en el mercado la participación del 65% que el FROB posee en las dos entidades objeto de fusión ha perdido virtualidad en las actuales condiciones del mercado, porque ello implicaría una venta a la baja que no garantizaría la recuperación de las ingentes ayudas aportadas por el Estado; los 24.000 millones recibidos por Bankia y los 1.600 concedidos a BMN.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios