Es noticia
Menú
Abengoa amplía el plazo para sus acreedores 'premium' al tener solo el 48% del apoyo
  1. Empresas
necesita tener el ok del 75% de los bonistas

Abengoa amplía el plazo para sus acreedores 'premium' al tener solo el 48% del apoyo

La compañía ha dado una semana más a los inversores que deben aportar los 1.140 millones del rescate con unas condiciones especiales de remuneración del préstamo

Foto: Vista de la plataforma solar de Abengoa en Sanlúcar La Mayor. (Reuters)
Vista de la plataforma solar de Abengoa en Sanlúcar La Mayor. (Reuters)

Abengoa se juega en menos de una semana la última bala de su futuro. La compañía está agotando sus recursos para convencer al menos al 75% de los acreedores para que apoyen el plan de reestructuración que evite la entrada en concurso de acreedores. Para conseguir este objetivo, la compañía ha ampliado una semana el plazo preferente que tienen los que serán nuevos inversores de la nueva Abengoa para inyectar los 1.170 millones, con lo que espera esquivar la liquidación. Así lo han confirmado fuentes próximas al grupo, que de momento solo tiene el respaldo del 48% de los tenedores de su abultada deuda.

Foto: Una torre de Abengoa. (Reuters)

Las mismas fuentes explican que el pasado viernes expiró el plazo por el que los acreedores que hubieran confirmado la aportación de dinero fresco en esa fecha obtendrían una remuneración adicional del 4% sobre el tipo de interés que se le aplicará al nuevo préstamo. Pero la respuesta de la mayoría de los 'hedge funds' y bancos fue más bien fría, con muy pocas autorizaciones por parte de los respectivos comités de riesgo de los inversores. Ante esta situación, Abengoa, de acuerdo con el conocido G-5Santander. CaixaBank, Bankia, Popular y Crédit Agricole— decidieron dar una semana más de plazo con las mismas ventajas.

En consecuencia, el nuevo plazo para que los 'hedge funds' y bancos que se quieran convertir en accionistas de Abengoa en condiciones preferentes acaba este próximo viernes. Los que no den su visto bueno en las próximas 72 horas y aplacen su decisión al 25 de octubre, día en que expira la fecha final para cualquier tipo de acreedor, obtendrán una rentabilidad un 2% inferior a los que confirmen su aportación de capital antes de acabar esta semana.

placeholder El expresidente de Abengoa Felipe Benjumea. (EFE)
El expresidente de Abengoa Felipe Benjumea. (EFE)

Con esta medida, Abengoa y el G-5 quieren facilitar a los 'hedge funds', bancos y bonistas que aún tienen dudas sobre acudir o no a la ampliación de capital y al canje de la deuda el que dispongan de más tiempo para intercambiar opiniones con la dirección de la compañía, el resto de potenciales inversores y Lucid Issuer Services, una empresa especialista en asistir en este tipo de procesos a vida o muerte.

La decisión se adoptó al comprobar que hasta el pasado viernes solo se tenía el respaldo del 48% de los acreedores, cifra muy lejana del 75% mínimo que exige la ley para homologar judicialmente el acuerdo inicial entre las partes, anunciado a mediados de agosto. No obstante, otras fuentes sostienen que ese porcentaje de apoyo no es significativo, puesto que en este tipo operaciones los bonistas suelen esperar hasta prácticamente el último día para comunicar su postura. Por tanto, la compañía no sabrá si su plan sale adelante o no hasta prácticamente 24 horas antes de que culmine el plazo final.

Un poco o la nada

En Abengoa y el G-5 hay gran confianza en alcanzar el 75%, porque la otra alternativa es la entrada definitiva en concurso y la posterior liquidación. “O se conforman con recibir un poquito o la otra opción es nada”, explican desde la multinacional andaluza, a la que Cesce, la reaseguradora de mayoría de capital público, ya ha ofrecido su apoyo, al confirmar que está dispuesta a prestarle avales por 153,5 millones.

En principio, según la comunicación oficial remitida a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) en la madrugada del 11 de agosto, los fondos que se comprometieron a aportar los 1.140 millones —30 adicionales corren a cargo de Crédit Agricole— son Abrams Capital, The Baupost Group, Canyon Partners, D. E. Shaw, Elliot Management, Oaktree, Vârde, KKR, Centerbridge y Hayfin, así como otro fondo de menor tamaño cuyo nombre no se dio a conocer. Pero el abanico estaba abierto a que otros inversores se sumasen al plan con el cebo de una rentabilidad adicional al préstamo. Curiosamente, ninguna de estas entidades participó en la línea de liquidez de 200 millones que recibió la empresa para asegurar el repago de un préstamo y el abono de las nóminas, tal y como adelantó El Confidencial.

Si salva el 'match ball', la compañía está abocada a una nueva refinanciación, porque no podrá soportar los altos tipos de interés del nuevo préstamo

El interés oscila entre un 5% inicial, más otro 9% al vencimiento, más otro 2,5% en caso de amortización anticipada entre el tercer y el cuarto año. Unas condiciones —un 17,5% en total— complicadas de cumplir, según distintas fuentes, que obligarán a una nueva refinanciación en cuanto la compañía consiga vender los activos no estratégicos incluidos en el plan de refinanciación.

La reestructuración de los 9.000 millones de deuda financiera de Abengoa consiste en aplicar una quita del 97% de su valor nominal, manteniéndose el 3% de vencimiento a 10 años, sin devengo anual de intereses y sin posibilidad de capitalización. Las entidades acreedoras y bonistas pueden optar entre que el 30% del valor nominal se convierta en bono o préstamo o la capitalización del 70% del total de la deuda existente a cambio del 40% del capital de la nueva Abengoa.

Está previsto que los nuevos accionistas que aporten los 1.170 millones y acepten la conversión controlen el 95% del capital (en torno al 55% los bonistas y el 40% las entidades financieras), mientras que los actuales accionistas se quedarán con tan solo un 5%. En este último grupo se encuadran las familias tradicionales sevillanas encabezadas por el expresidente Felipe Benjumea, que se quedará con un paquete próximo al 2%.

Abengoa se juega en menos de una semana la última bala de su futuro. La compañía está agotando sus recursos para convencer al menos al 75% de los acreedores para que apoyen el plan de reestructuración que evite la entrada en concurso de acreedores. Para conseguir este objetivo, la compañía ha ampliado una semana el plazo preferente que tienen los que serán nuevos inversores de la nueva Abengoa para inyectar los 1.170 millones, con lo que espera esquivar la liquidación. Así lo han confirmado fuentes próximas al grupo, que de momento solo tiene el respaldo del 48% de los tenedores de su abultada deuda.

Concurso de acreedores Ampliación de capital Accionistas Crédit Agricole Hedge funds Felipe Benjumea Resultados empresariales
El redactor recomienda