El grupo afronta un futuro vencimiento de 30 millones

La banca mueve ficha para reestructurar 300 millones de deuda en Duro Felguera

En unas semanas vence un préstamo de Bankia de unos 30 millones, lo que se ha aprovechado para intentar cerrar una nueva estructura de pasivo

Foto: Junta general de accionistas de Duro Felguera. (EFE)
Junta general de accionistas de Duro Felguera. (EFE)

La banca estudia fórmulas para reestructurar más de 300 millones de deuda de la empresa de ingeniería asturiana Duro Felguera (ver cotización), ante las fuertes tensiones financieras que está soportando el grupo, según han explicado fuentes del sector bancario. La compañía está atravesando un mal momento por una caída de las ventas en plena crisis mundial del sector de la minería, donde había posicionado importantes proyectos.

En unas semanas vence un préstamo de Bankia de unos 30 millones, lo que se ha aprovechado para intentar cerrar una nueva estructura de pasivo. De hecho, en estos días se abrirán conversaciones con un conjunto de entidades para llegar a un acuerdo. Las primeras aproximaciones se basan en cancelar préstamos bilaterales e integrarlos en un nuevo crédito sindicado, que también se renegociaría ampliando los plazos de vencimiento, según fuentes conocedoras de los contactos entre las entidades financieras y la empresa.

Portavoces de Duro Felguera han declarado que “no existe ningún impago de créditos”. También han manifestado desde la ingeniería asturiana que “no existe negociación alguna a fecha de hoy acerca de una reestructuración sindicada. Por tanto, no hay agenda”. Según la versión de la empresa, los contactos con la banca se limitan a “negociaciones bilaterales con entidades de crédito para la extensión o renovación de pólizas, que son gestiones habituales en cualquier empresa”.

El presidente ejecutivo de Duro Felguera, Ángel Antonio del Valle Suárez.
El presidente ejecutivo de Duro Felguera, Ángel Antonio del Valle Suárez.

Sin embargo, fuentes financieras aseguran que la banca acreedora ya corteja asesor para las negociaciones, con la firma PriceWaterhouseCoopers en la 'pole position'. La intención de la negociación es mejorar las condiciones crediticias y dotar de liquidez a la empresa para hacer frente a nuevos proyectos, que compensen los que se han caído.

Además de Bankia, las principales entidades implicadas son Banco Santander, BBVA, CaixaBank, Popular, Banco Sabadell, Liberbank Banco Cooperativo. El problema se centra en refinanciar 335 millones y ver qué se hace con otros 750 millones de avales, en su mayoría vinculados a proyectos en marcha. El principal accionista de Duro Felguera es el magnate asturiano Gonzalo Álvarez Arrojo, que a través de su sociedad, Inversiones de Piles, tiene el 24% de la empresa.

El grupo que preside Ángel Antonio del Valle presentó resultados el pasado viernes. En el primer semestre del año, Duro Felguera siguió con pérdidas, con unos números rojos de 1,8 millones, según informó la propia compañía. La novedad era relativa, porque 2015 ya había finalizado en negativo, con pérdidas de 68,8 millones. Los seis primeros meses del año han estado marcados por la caída de la facturación, que respecto al mismo periodo del año anterior descendió un 14,8%, hasta los 334 millones.

Los problemas en su proyecto minero en Australia han provocado que su cliente en ese continente ejecute avales contra Duro Felguera por valor de 88 millones

Duro Felguera ha suspendido su proyecto minero en Roy Hill, en Australia, donde trabajaba asociada con Samsung, por diferencias con su dueña, la multimillonaria Gina Rinehart. Ahora, la empresaria ha ejecutado avales por valor de 88 millones de euros, de manera que han tenido que recurrir a un tribunal de arbitraje en Singapur, con las consiguientes incertidumbres. Además de en Australia, también se han paralizado proyectos en Argentina y Venezuela, de modo que gran parte de la actividad internacional se encuentra comprometida.

Reducir costes financieros

Agobiada por los números rojos y con un nuevo plan estratégico que aboga por el regreso a las renovables —que ahora suponen la mitad del negocio— para huir del hundimiento del sector minero, muy castigado por la crisis de las materias primas, la esperanza de la ingeniería asturiana pasa por reducir los costes financieros del grupo. El grupo acabó 2015 con una deuda financiera neta de 253 millones en su matriz, según consta en su propia presentación para inversores. En el primer semestre de 2015, Duro Felguera aseguró que tenía una caja neta de 83 millones, con lo que en 12 meses la situación se ha deteriorado de un modo muy importante.

Sede central de Duro Felguera.
Sede central de Duro Felguera.

Tras presentar resultados el pasado viernes, Duro Felguera cayó en bolsa un 4%. El descenso en los últimos meses ha sido continuado. Durante 2015, el valor se derrumbó un 57%, y en los nueve primeros meses del año en curso ha seguido la caída en picado. A principios del pasado ejercicio llegó a cotizar a 3,43 euros, pero desde entonces Duro Felguera ha perdido un 60% de su valor de mercado. Ayer, Duro Felguera cerró a 1,21 euros y el grupo valía en bolsa 193 millones.

La compañía intentó buscar puntos de optimismo en su comunicado de resultados. Aseguró, por ejemplo, que las ventas a final de año oscilarían ”entre los 700 y los 800 millones”. Y resalta que cuenta con una cartera de encargos de 2.175 millones a junio de 2016.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios