Bombardier se cae del nuevo AVE de Renfe tras rechazar las bases del contrato del siglo
  1. Empresas
EL CONCURSO ENTRA EN SU RECTA FINAL

Bombardier se cae del nuevo AVE de Renfe tras rechazar las bases del contrato del siglo

La multinacional canadiense presentó una oferta que no se ajustaba al pliego de condiciones, por lo que ha sido expulsada del concurso que podría adjudicarse este mes

Foto: Foto: EFE.
Foto: EFE.

El concurso de Renfe para la compra de los nuevos trenes del AVE entra este mes en su recta final,una vez que la compañía dependiente del Ministerio de Fomento está culminando la fase de valoración de las ofertas técnicas. En el camino para la definitiva adjudicación del llamado ‘contrato del siglo’ se han planteado no pocos obstáculos, que la operadora ferroviaria ha solventado de manera sucesiva. El último y más importante reside en la oposición mostrada por la multinacional canadiense Bombardier, uno de los grandes constructores mundiales de material rodante, que ha quedado definitivamente fuera de la carrera tras despacharse con una oferta que no cumple los requisitos establecidos en la licitación.

Bombardier ha desplegado una estrategia realmente sinuosaque comenzó con la impugnación directa del concurso mediante un escrito ante el Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales (TARC). Este organismo, dependiente del Ministerio de Hacienda, admitió uno solo de los 12 argumentos de la multinacional, lo que provocó en cualquier caso la paralización del proceso emprendido por Renfe, que tuvo que adaptar el pliego de condiciones, devolver las ofertas al resto de empresas calificadas y abrir un plazo adicional de dos meses para la presentación de nuevas propuestas, que finalmente fueron formalizadas el pasado 29 de julio.

Con todo y con eso, la compañía canadiense que preside en España el también consejero de Bankia, Álvaro Rengifo, mantuvo una postura ciertamente sospechosa, que consistía en concurrir a la licitación con la puesta en marcha de una oferta teóricamente competitiva al tiempo que debatía, con una ambigüedad impostada, la opción de recurrir la resolución del TARC. Al final, la dirección de Quebec consideró que lo cortés no quitaba lo valiente y disparó en ambos sentidos, por lo que la empresa entró en el concurso al mismo tiempo que se despachaba con un recurso contencioso administrativo ante la Audiencia Nacional.

Renfe ofreció a Bombardier la posibilidad de subsanar su oferta para adaptarla a las bases del concurso, pero la multinacional canadiense declinó la propuesta

Esta singular y doble maniobra ponía de manifiesto las enormes dudas que Bombardier ha albergado desde un primer momento sobre la eficacia de toda la operación. No en vano, el concurso en liza supone una inversión multimillonaria de 2.640 millones de euros, que coincide en un momento complicado para cualquier entidad de naturaleza estatal. La imposibilidad de formar un Gobierno estable y operativo trastoca la planificación de todo el sector público, y Renfe no es una excepción, por muchas y muy urgentes que sean las dotaciones de nuevos equipos para la red española de Alta Velocidad.

Bombardier no ha tenido nunca del todo claro que el contrato pudiera materializarse, dado el clima de prolongada incertidumbre política. Prueba de ello es que la compañía canadiense ha rechazado la invitación de Renfe para que adaptase su propuesta a las bases del concurso. La operadora que preside Pablo Vázquez se ha negado a confirmar los términos del desencuentro con Bombardier, pero lo cierto es que el contratista ha sido materialmente expulsado del concurso con una tarjeta roja directa, loque podría dar lugar a un conflicto añadido en los tribunales.

El concurso para los nuevos AVE de Renfe dará lugar a un pedido de hasta 30 trenes, 15 adquiridos de manera inmediata y otros 15 en sucesivas entregas. El contrato incluye el mantenimiento conjunto entre el adjudicatario y la operadora ferroviaria por un periodo de 30 años prorrogable por otros 10 más. Del importe total del contrato,885 millones corresponden al material rodante y 1.757 al citado programa de mantenimiento. En estos momentos,Renfe maneja cinco ofertas, de las que dos corresponden a las empresas españolas Talgo y Caf y las tres restantes proceden de la alemana Siemens y la francesa Alstom; esta última con dos propuestas alternativas, como son el tren de dos pisos y el modelo 'español' fabricado en su planta de Barcelona.

Renfe Bombardier AVE Audiencia Nacional Pablo Vázquez Alstom Noticias de Siemens Gamesa Talgo CAF
El redactor recomienda