INTERCONEXIÓN CLAVE EN LA ESTRATEGIA ENERGÉTICA

Red Eléctrica compite con REN de Portugal por 'echar el cable' a Marruecos

La interconexión con Marruecos es un proyecto acariciado desde hace tiempo por Red Eléctrica y permitirá dar salida a la producción excedentaria de energías renovables

Foto: José Folgado, presidente de Red Eléctrica. (E. Villarino)
José Folgado, presidente de Red Eléctrica. (E. Villarino)

Red Eléctrica (REE) considera que el Sur también existe, y aparte de los acuerdos de colaboración establecidos con Francia, está explorando la conveniencia de poner en marcha una nueva interconexión estratégica con Marruecos. El proyecto, aunque pueda parecer de menor envergadura, tiene una especial trascendencia para el operador del sistema eléctrico, dado el especial interés que Portugal ha manifestado igualmente en la conexión con el reino alauita. Marruecos puede ser un mercado potencial de indudable valor como destino esencial para asegurar la rentabilidad de la potencia instalada durante los últimos años en el sector, que ahora se encuentra claramente infrautilizada.

El enlace eléctrico con Marruecos supone una inversión del orden de los 200 millones de euros, de acuerdo con los estudios que maneja la compañía que preside José Folgado. El mayor inconveniente al que se enfrenta la operación radica en la indefinición que provoca un Gobierno en funciones, incapaz de adoptar acuerdos que supongan la mínima generación de gasto. En el caso del REE, la inversión tropieza además con las reticencias del Ministerio de Industria a aumentar los costes estructurales del sistema, después de los enormes esfuerzos que ha supuesto la gran reforma energética llevada a cabo en España.

Red Eléctrica va a dedicar a las interconexiones dos tercios de todo su plan de inversiones a medio plazo, lo que supone alrededor de 3.000 millones de euros

Red Eléctrica ha dedicado a las interconexiones dos tercios de todo su plan de inversiones a medio plazo, que está cuantificado en 4.500 millones de euros. Los 3.000 millones que absorberá el negocio básico de la compañía participada por la SEPI constituyen un elemento esencial para que España deje de ser una isla dentro del concierto energético internacional. Hace ya la friolera de 14 años que la Unión Europea fijó la obligación de interconexión eléctrica para todos sus Estados miembros en el 10% de la capacidad de generación, pero los intereses económicos de nuestros principales vecinos, y en especial de Francia, han hecho inviable este objetivo hasta ahora.

El nuevo impulso financiero que la Comisión Europea está imprimiendo de cara a la consolidación de un mercado único de la energía ha provocado un cambio reciente en la actitud del Gobierno que preside François Hollande. La financiación procedente del Plan Juncker ha sacado del letargo a la sociedad mixta Inelfe, creada en 2008 por REE y su homóloga francesa Réseau de Transport d’Électricité (RTE) para ampliar la colaboración efectiva entre ambos países. En la actualidad, las interconexiones con Francia son todavía muy limitadas y solo alcanzan los 3.000 megawatios (MW), lo que viene a representar un escaso 3% de la potencia instalada en España, situada en los 100.000 MW.

Fotografía facilitada por REE de Juan Lasala,consejero delegado de la compañía. (EFE)
Fotografía facilitada por REE de Juan Lasala,consejero delegado de la compañía. (EFE)

El consejero delegado de Red Eléctrica, Juan Lasala, ha señalado que los acuerdos vigentes con Francia y Portugal permitirán elevar la capacidad interconectada de España hasta los 8.000 megavatios. Con esta hoja de ruta sobre la mesa, la compañía encargada del transporte de electricidad trabaja actualmente en tres proyectos orientados al norte de Europa, entre los que destaca la interconexión submarina de Bilbao con Burdeos a través del Golfo de Vizcaya, una operación que va a suponer para la empresa española unas inversiones estimadas en torno a 1.300 millones de euros.

Los otros dos enlaces promovidos igualmente a instancias de la Comisión Europea se establecerán entre Huesca y Marsillon y desde Navarra hasta Landes. En ambos casos, la capacidad de intercambio se estima en torno a los 2.000 megavatios, si bien la entrada en funcionamiento no está prevista antes de 2023. En paralelo, existen también planes para la interconexión con Portugal, desde Galicia hasta la región de Minho, dentro de una estrategia de colaboración con el operador luso, Redes Energéticas Nacionais (REN), cuyo objetivo está cuantificado en un nivel de intercambio de 3.200 megavatios.

La parálisis del Gobierno en funciones está retrasando la toma de decisión, lo que puede ser aprovechado por Portugal para llegar antes a un pacto con Marruecos

Los contactos con la empresa homóloga de Portugal han convencido a Red Eléctrica de la urgencia que tiene la conexión con Marruecos, una operación que si no acomete España, será impulsada más pronto que tarde por el Gobierno del país vecino, que preside António Costa. La parálisis oficial que vive España no es el mejor aliado para la interconexión con el continente africano, pero la operadora del sistema viene insistiendo desde hace meses al secretario de Estado de Energía, Alberto Nadal, para que otorgue la preceptiva autorización antes de que sea demasiado tarde.

Foto: REE.
Foto: REE.

La interconexión con Marruecos incrementará lógicamente los costes del sistema, pero proporcionará a cambio una infraestructura esencial para dar salida a la generación de electricidad excedentaria, asegurando un punto de apoyo para la rentabilidad de las inversiones que España tiene que acometer en el horizonte de 2020. El objetivo de alcanzar un 20% de las energías renovables exige nuevos esfuerzos financieros en los próximos años, dado que en la actualidad la participación de las llamadas energías verdes sobre el total de producción es de un 17,5%. De hecho, las autoridades energéticas han anunciado para este otoño una nueva subasta que podría llegar incluso a los 3.000 megavatios.

El Gobierno marroquí está a la espera de noticias que permitan rubricar un acuerdo en los próximos meses, y Red Eléctrica cuenta con sobrada experiencia y capacidad técnica para abordar un proyecto que encaja como un guante dentro del plan energético nacional a medio plazo. Otra cosa distinta es que el momento presente de la política en España no permita ahora mirar más allá del dedo que señala la luna. Es en este tipo de operaciones donde se evidencian los enormes riesgos que supone la falta de Gobierno para la actividad económica y el desarrollo de los negocios en nuestro país.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios