ANTIGUO PRESIDENTE DE FEVE

Pablo Vázquez fulmina al director de Mercancías de Renfe, Antonio Aguilar

El nuevo responsable de la filial de Mercancías de Renfe es Abelardo Carrillo, un histórico de la operadora que fue director general de Cercanías y Largo Recorrido

Foto: El presidente de Renfe, Pablo Vázquez. (EFE)
El presidente de Renfe, Pablo Vázquez. (EFE)

El presidente de Renfe, Pablo Vázquez, ha relevado de manera fulminante al hasta ahora director gerente de Renfe Mercancías, Antonio Aguilar, para poner al frente de esta división a un histórico y reconocido ejecutivo de la casa, como es Abelardo Carrillo, antiguo responsable de los servicios de Cercanías y Largo Recorrido del operador ferroviario. El cambio ha producido cierta sorpresa dentro de la empresa dada la mayor proyección que el nuevo directivo ha protagonizado en distintas etapas de gobiernos socialistas y teniendo sobre todo en cuenta las relaciones más directas del ahora cesado con altos dirigentes del Partido Popular.

El empeño de Vázquez en profesionalizar la empresa ha primado por encima de todas estas consideraciones, sin olvidar también que el momento político con un Gobierno en funciones favorece un grado mayor de soberanía en la gestión de empresas directamente controladas por el Estado. No se puede olvidar que Renfe es una compañía manejada desde el Ministerio de Fomento y la salida de Ana Pastor tras su nombramiento como presidenta del Congreso de los Diputados ha propiciado un inusual margen de actuación a los responsables de las empresas integradas en lo que la antigua ministra denominaba el Grupo Fomento.

El ministro en funciones de Fomento, Rafael Catalá.
El ministro en funciones de Fomento, Rafael Catalá.

El actual ministro en funciones, Rafael Catalá, conoce de sobra las entidades empresariales asociadas a su ámbito de responsabilidad, pues no en balde fue cocinero antes que fraile cuando ofició como secretario de Estado de Infraestructuras en la etapa inmediatamente anterior a su designación como ministro de Justicia. No obstante, el celo supervisor del actual titular al cuadrado no es comparable con el que ejercía la ministra que ya, en su momento, llamó la atención a Pablo Vázquez cuando el presidente de Renfe llevó a cabo los primeros cambios directivos nada más llegar a la compañía.

Vázquez tomó posesión del cargo el 7 de octubre de 2014 y al día siguiente ya había cesado al número dos de la empresa, Francisco Minayo, al que sustituyó en la Dirección General de Operaciones por Berta Barrero, una profesional de reconocida valía en el sector y que había sido su mano derecha en Ineco, de donde procede el actual presidente de Renfe. Dos años más tarde, y tras un largo periodo de dura gestión para aliviar la cuenta de resultados, el titular de la empresa estatal ha decidido pasar a la acción con el fin de dar un nuevo impulso al negocio de mercancías que sigue siendo el gran lastre de la operadora.

El área de Mercancías de Renfe constituye el principal lastre en los esfuerzos de la cúpula directiva de la operadora por consolidar los objetivos de rentabilidad

Los datos del primer semestre del año son elocuentes al respecto y muestran una reducción de los ingresos en el transporte de mercancías del 11,6%, lo que se ha traducido en pérdidas para este segmento de actividad de casi 21 millones de euros. Por el contrario, el transporte de viajeros ha obtenido en la primera mitad del año un beneficio de 15 millones de euros gracias al rendimiento que aporta el AVE. El objetivo de Renfe es saldar el cierre de 2016 con una cifra de beneficios que consolide por segundo año la cuenta de resultados con una pequeña cifra de ‘números negros’.

Antonio Aguilar ha tenido que ‘bailar con la más fea’ desde que fue nombrado para el cargo de director gerente de Renfe Mercancías, una de las cuatro áreas de negocio en las que se desarrolla la operación de la compañía pública y que están sustentadas desde el punto de vista jurídico bajo la estructura de sociedades mercantiles estatales. Las otras tres son Renfe Viajeros, Renfe Fabricación y Mantenimiento y Renfe Alquiler de Material Ferroviario; esta última orientada a una liberalización que, de momento, sigue pendiente de una decisión política aprobada de boquilla pero que no termina de materializarse con todas sus consecuencias.

El directivo destituido procedía de la extinta FEVE (Ferrocarriles de Vía Estrecha), empresa integrada en Renfe a principios de 2013. A partir de esa fecha, Aguilar pasó a formar parte de la nómina de Adif, que ahora tendrá que buscar un nuevo cometido a su distinguido empleado, cuyas relaciones dentro del Gobierno le otorgan todavía un cierto ascendente en el sector público ferroviario. Aguilar es considerado como persona de confianza de Ana Pastor y cuenta en su pasada hoja de servicios con una dilatada carrera política en el País Vasco, habiendo sido compañero de fatigas del actual candidato popular a lendakari y exministro de Sanidad, Alfonso Alonso.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios