tras resolver el conflicto en brasil

Abengoa logra un préstamo de 200 millones para nóminas tras resolver la crisis de Brasil

Los 11 'hedge funds' que financian el rescate del grupo andaluz le han dado un crédito rápido para atender los compromisos más urgentes tras resolverse el conflicto de Brasil

Foto: Una de las torres solares de Abengoa en Sevilla. (Reuters)
Una de las torres solares de Abengoa en Sevilla. (Reuters)

Abengoa recibirá esta semana una bombona de oxígeno vital para salvar otra situación complicada. Según aseguran fuentes próximas a la empresa, los bonistas del grupo andaluz le van a conceder un préstamo de urgencia de 200 millones de euros para poder atender las próximas nóminas y los vencimientos de deuda más inminentes. Un adelanto que se restará de los 1.139 millones que aportarán en su totalidad si finalmente consiguen el apoyo del 75% de los acreedores al plan global de rescate.

Estos 200 millones son fundamentales, principalmente por tres cuestiones. La primera, abonar los sueldos de los cerca de 24.000 empleados, las indemnizaciones de los despedidos y la extraordinaria de verano, que aún sigue pendiente de cobro. La segunda, atender algunos compromisos perentorios de inversión, como la planta estrella de México, conocida como A3T, que será vendida por unos 700 millones para posteriormente repagar la deuda. Y la tercera, el pago de vencimientos acuciantes, como una emisión de bonos en Luxemburgo y una línea de financiación otorgada justo hace un año por 165 millones.

Este crédito fue una petición de Abengoa a los fondos este verano, antes de firmar el acuerdo de reestructuración el pasado 18 de agosto. Pero en ese momento, ni los bancos ni los bonistas atendieron esa solicitud por falta de garantías y, sobre todo, porque todavía no había mucha certeza de que el rescate se pudiese materializar. Los problemas judiciales en Brasil y México eran justo hace un mes un escollo que ponía en jaque la refinanciación de la deuda y la inyección de capital. Pero, según distintas fuentes, el más preocupante está a punto de despejarse, motivo por el cual los bonistas han decidido liberar el dinero.

La compañía andaluza ha entregado al fondo estadounidense EIG los activos en Brasil a cambio de nada para evitar la ejecución por parte del Gobierno

Se trata de las líneas de transmisión de Brasil, cuyo regulador del sistema —Agencia Nacional de Energía Eléctrica (Aneel)— inició los trámites para el embargo de los activos de Abengoa en el país sudamericano por incapacidad financiera. Tras varios meses de negociaciones infructuosas para encontrar un comprador de estas concesiones, Aneel hizo pública su intención de quitarle las plantas, al poner en riesgo el sistema eléctrico del país.

Pero según fuentes próximas a las conversaciones, Abengoa ha llegado a un acuerdo con EIG Global Energy Partners para que el fondo estadounidense se quede con los activos en Brasil y México de una sociedad que compartía con la sociedad española. Abengoa y EIG firmaron un acuerdo en marzo de 2015 por el que compartirían inversiones en estos dos países, además de Chile. Ambos grupos crearon Abengoa Projects Warehouse-1 (APW-1), con un compromiso de inversión de 2.000 millones de dólares (1.780 millones de euros), que un mes más tarde se amplió hasta los 3.500 millones.

Proyectos parados

El acuerdo inicial consistía en que EIG, que tiene 14.000 millones bajo gestión, se responsabilizaría del 55% de las inversiones (1.100 millones de dólares), mientras que Abengoa se encargaría del 45% restante (900 millones). Pero la empresa sevillana no ha podido hacer frente a sus compromisos por sus conocidos problemas de liquidez, lo que ha derivado en la paralización de varios proyectos que se han traducido en graves problemas con los gobiernos de turno y los bonistas de cada país.

Según las mismas fuentes, Abengoa ha aceptado entregar los activos en Brasil a EIG, lo que le exime de sus obligaciones financieras y le resuelve el conflicto con Aneel. Los fondos habían condicionado el rescate del grupo de ingeniería a solventar estos asuntos legales, que ponían en riesgo la viabilidad de la compañía. No obstante, el grupo salvado por Santander, CaixaBank, Bankia, Popular y 11 'hedge funds' no recibirá ninguna compensación económica.

Abengoa opera siete líneas de transmisión en el país más grande de Latinoamérica, con 6.300 kilómetros. Además, tiene otras nueve en construcción, incluida la enorme represa hidroeléctrica de Belo Monte, con 11.223 megavatios, en el estado de Pará, la tercera más grande del mundo. 

Tras resolver este asunto, Abengoa abrirá el calendario oficial para la recepción de las adhesiones al plan de rescate, que debe ser refrendado por el 75% de los acreedores para que el juez que dirige el preconcurso acepte la refinanciación. El grupo espera tener el resultado final sobre el 30 de septiembre, fecha en la que, de forma excepcional y agotando el plazo legal, publicará las cuentas del primer semestre. 

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios