la opv comenzará el 16 de septiembre

Telxius debutará en bolsa el 3 de octubre y pondrá a prueba las dudas de los mercados

La multinacional española ya tiene en los mercados de capitales a su subsidiaria en Alemania y a la brasileña, divisiones a las que se podría sumar la británica O2

Foto: José María Álvarez-Pallete, presidente de Telefónica, ha reactivado las ventas de Telxius y O2. (Reuters)
José María Álvarez-Pallete, presidente de Telefónica, ha reactivado las ventas de Telxius y O2. (Reuters)

Telefónica ha decidido acelerar la salida a bolsa de Telxius para evitar que otra tormenta sobre los mercados de capitales pueda aguar sus planes para recortar deuda y asegurar su dividendo. Según fuentes próximas a la operación, la oferta pública de venta (OPV) de hasta el 50% del capital de la filial de infraestructuras de la operadora comenzará el próximo 16 de septiembre, si la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) autoriza el folleto informativo de la colocación el día anterior.

El calendario oficial que Telefónica ha comunicado ya al organismo supervisor y a los bancos directores de la operación —Goldman Sachs, JP Morgan, BBVA y CaixaBank— supone registrar la OPV en la CNMV el 15 de septiembre (el jueves de la próxima semana) y comenzar a vender las acciones al día siguiente. El periodo de colocación entre inversores institucionales —los minoristas han sido excluidos— durará dos semanas, hasta el 30 de este mes, fecha en que inicialmente se fijará el precio definitivo de Telxius. Si no hay cambios de última hora, la subsidiaria de Telefónica se estrenará en bolsa el 3 de octubre.

Ese día está previsto que Alberto Horcajo, consejero delegado del grupo de infraestructuras, dé el toque de campana en el parqué de la Bolsa de Madrid, para convertir a Telxius en la tercera filial de Telefónica cotizada en bolsa. La multinacional española ya tiene en los mercados de capitales a su subsidiaria en Alemania y a la brasileña, divisiones a las que se podría sumar la británica O2 si finalmente se opta por esta vía para la desinversión anunciada.

Fuentes de varios bancos de inversión están convencidos de que, salvo que ocurra algún hecho excepcional, como sucedió este verano con el Brexit, la OPV de Telxius se podrá llevar a cabo sin problemas. Este optimismo se justifica porque esta compañía tiene un carácter defensivo, con una rentabilidad por dividendo elevada garantizada, muy del apetito de los inversores que buscan valores refugio. Además, añaden que hay mucho dinero en fondos de infraestructuras que están buscando activos con poco riesgo e ingresos seguros, como sucedió en las salidas a bolsa de Aena y Cellnex.

Pero también advierten de que Telefónica sufrirá bastante presión bajista a la hora de fijar el precio de la OPV por varios motivos. Uno es la elevada volatilidad de los mercados, que ha provocado la suspensión de muchas colocaciones en bolsa. El segundo es el conocimiento de los gestores sobre las urgencias de la operadora de vender activos para reducir su deuda si quiere evitar una nueva rebaja del 'rating' tras el recorte de Fitch el pasado lunes. El tercero es que los multiplicadores de las empresas comparables ya no son tan altos, y el cuarto es, precisamente, el historial de las filiales cotizadas de Telefónica.

Telxius debutará en bolsa el 3 de octubre y pondrá a prueba las dudas de los mercados

Los inversores aún recuerdan los casos de Terra, Endemol, Telefónica Móviles y Telefónica Publicidad e Información (TPI o Páginas Amarillas). En la actualidad, Telefónica Deutschland cotiza un 37% por debajo del precio al que debutó en la Bolsa de Fráncfort hace cuatro años. Por su parte, Telefónica Brasil está en máximos de año y medio, pero todavía muy lejos del récord histórico que tocó en el verano de 2007.

Dinero a captar

A principios de este año, cuando la operación empezó a prepararse, Telefónica había valorado Telxius en 5.250 millones de euros. Como estimaba vender el 40% de las acciones de la filial, la operadora confiaba en ingresar unos 2.100 millones por la colocación de ese paquete. Estos cálculos se basaban en multiplicar el ebitda o beneficio operativo por 15 veces, pero en estos momentos compañías como Cellnex cotizan a ratios más bien próximos a las 12 veces. Tras la suspensión de la OPV por los efectos del Brexit, la compañía está analizando ahora con los bancos coordinadores qué porcentaje incluir en la OPV para saber cuánto podría captar.

El volumen a ingresar es relevante, dado que a Telefónica le urge reducir sus más de 50.000 millones de deuda para calmar a las agencias de calificación financiera y asegurar el 'cash' suficiente para poder pagar el dividendo comprometido (0,75 euros por acción). Pero José María Álvarez-Pallete, presidente del grupo, ya advirtió el pasado lunes a los inversores que quieren presionarle de que Telxius “no se venderá a cualquier precio porque no hay ninguna necesidad”.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios