mediante tres bonus extraordinarios

Telepizza reparte la pasta: abona 26,32 millones a su cúpula tras hundirse en bolsa

La compañía no podrá pagar dividendos a sus accionistas tras registrar fuertes pérdidas, en gran parte provocadas por el abono de un incentivo oneroso a sus directivos

Foto: El presidente de Telepizza, Pablo Juantegui, posa en el parqué madrileño junto a una de las típicas motos de reparto. (EFE)
El presidente de Telepizza, Pablo Juantegui, posa en el parqué madrileño junto a una de las típicas motos de reparto. (EFE)

Telepizza se ha mostrado tan generosa con su cúpula directiva como tacaña con los inversores que se convirtieron en sus accionista tras la salida a bolsa protagonizada la pasada primavera. La compañía ha repartido 26,32 millones de euros en hasta tres bonus extraordinarios a sus principales ejecutivos, mientras que ha reconocido que no podrá dar dividendos este 2016 al entrar en pérdidas en el primer semestre del año.

La empresa de comida rápida ha perdido 19,3 millones de euros entre enero y junio, frente a los 900.000 euros de números rojos registrados en el mismo periodo de 2014. Telepizza, que no podrá remunerar a sus accionistas, atribuye estos malos resultados al impacto de las divisas y al coste de la salida a bolsa, pero no dice nada del gasto que ha supuesto cumplir con el premio especial que el consejo de administración dirigido por Permira, KKR y la familia Ballvé le dio a su cúpula directiva apenas dos semanas antes (6 de abril) de producirse el regreso al parqué (27 de abril).

Según reconoce en la documentación remitida a la CNMV, Telepizza ha pagado 26,32 millones de euros a sus seis principales ejecutivos, liderados por Pablo Juantegui, el consejero delegado. El CEO, por sus siglas en inglés, de la compañía distribuidora de pizzas percibió 12,42 millones entre dinero en efectivo y un paquete de 925.445 acciones. El número uno de la compañía recibió también un sueldo de 920.985 euros, parecido al que tiene pactado para el año en curso.

Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

Los resultados cayeron este lunes como una losa sobre la cotización, que se desplomó cerca de un 8%. Desde que volvió a cotizar en los mercados de capitales el pasado 27 de abril, la cotización de Telepizza se ha desplomado un 27%, teniendo el dudoso honor de protagonizar el peor debut en bolsa de la historia en España. Ninguno de los bancos que dirigieron la colocación –Bank of America Merrill Lynch, UBS y BBVA– se pronunciaron sobre estas cuentas tras recomendar a sus clientes comprar de forma agresiva el pasado mes de mayo.

Pero pese a las pérdidas y el nuevo batacazo bursátil, para Juantegui, la cuenta de resultados de Telepizza demuestra que “hemos tenido un sólido primer semestre del ejercicio, impulsado por nuestras operaciones en España e Internacional, registrando un crecimiento de ventas cadena a moneda constante superior al 6%”. Una evolución que, según el consejero delegado, se ha traducido en un crecimiento del ebitda subyacente cercano al 15% para el periodo”. El primer directivo de Telepizza obvia que el resultado operativo ha sido negativo en 5,16 millones, debido a los gastos de personal en los que ha incurrido la sociedad para beneficio de su cúpula ejecutiva.

Préstamos extra

Por si no fuera suficiente, el grupo de comida rápida ha dado a varios de sus directivos un préstamo de hasta 3,7 millones de euros para satisfacer el pago a Hacienda de las retenciones por sus planes de incentivos. Unos créditos personales sobre los que ellos no tienen ninguna responsabilidad, según consta en el folleto informativo de la salida a bolsa, y que están garantizados por las acciones recibidas. Dado que los títulos de Telepizza se han hundido, según distintas fuentes, la compañía tendrá que hacerse cargo de la reposición de garantías adicionales si el acreedor lo requiere.

El presidente de Telepizza, Pablo Juantegui. (Reuters)
El presidente de Telepizza, Pablo Juantegui. (Reuters)

“A pesar de los comparables más altos con los que nos enfrentamos en el segundo semestre, confiamos en nuestra capacidad de seguir creciendo de forma rentable en las geografías donde ya tenemos presencia, y estamos entusiasmados por la oportunidad de crecimiento que nuestras nuevas regiones con máster franquicias proporcionan al grupo”, ha resaltado Juantegui.

El caso de Telepizza es similar al de Euskaltel, cuyos directivos se metieron en el bolsillo un bonus de 44 millones de euros mientras despedían al 30% de la plantilla, como adelantó El Confidencial. Tras el escándalo, el Partido Nacionalista Vasco llevó el asunto al Parlamento autonómico y obligó a los beneficiarios a destinar ese dinero a comprar acciones de la operadora de telecomunicaciones. El negocio les ha salido peor, porque la cotización de Euskaltel ha perdido casi un 15% pese a integrar la gallega R Cable, adquirida por 1.155 millones.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios